Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ESPAÑA MARTES 29 s 5 s 2007 ABC Mata a su ex novia y a su ex suegra y prende fuego a la casa de su primo El joven, de origen ucraniano, quería reanudar la relación rota con la chica ISABEL RODRÍGUEZ DE LA TORRE VALENCIA. La puerta no estaba forzada y las víctimas, supuestamente dormidas. Entró de madrugada en la vivienda ubicada en el número 7 de la calle San Francisco; degolló a Julia C. de 53 años, y asestó al menos cuatro puñaladas a Sandra, la joven de 19 años con la que había mantenido una relación sentimental. El hallazgo de los cadáveres de madre e hija conmocionó ayer a los vecinos de la localidad valenciana de La Pobla de Vallbona. Como trasfondo del crimen se adivina el final mal digerido de un amor adolescente. Vladimir R. B. llegó desde su Ucrania natal a esta localidad de 20.000 habitantes ubicada en la comarca del Camp del Turia siendo un niño. Una familia le abrió las puertas de su hogar en el marco del programa de vacaciones solidarias para niños afectados por el accidente nuclear de Chernobil. Aquel acogimiento temporal mutó con el tiempo en definitivo: el matrimonio tenía ya dos hijas adolescentes, pero decidió adoptar a Vladimir y a su hermano. Vladimir tiene ahora 22 años y desde ayer permanece detenido en las dependencias de la Guardia Civil como presunto autor del doble crimen. Le buscaban desde las seis de la mañana, tras hallarse los cuerpos sin vida de las dos mujeres. La Policía Local le encontró a mediodía, deambulando por las calles de Valencia. Le llevó primero al hospital: estaba herido en una mano. Hacía unos tres meses, según el testimonio de varias personas próximas a las víctimas, el noviazgo entre Vladimir y Sandra se había roto. Habían estado dos años juntos. Él quería que todo siguiera igual; ella no, pero desoyó los consejos de su padre- -que vivía a escasos metros junto a su otro hijo- para que denunciara el supuesto acoso al que él la sometía para reanudar la relación. Las puertas y ventanas de la residencia de las víctimas permanecían ayer cerradas a Vladimir R. B. poco después de ser detenido en Valencia cal y canto, protegiendo el trabajo de los agentes de la Policía Judicial y la Científica para localizar las pruebas que permitan reconstruir lo ocurrido entre esas cuatro paredes. MIKEL PONCE Nunca denunció El primo, muy grave Consumado el doble crimen, Vladimir R. se dirigió a la calle Parra, donde reside su primo, que no veía con buenos ojos el trato que el joven ucraniano daba a Sandra. Prendió fuego a la vivienda. El primo, de 28 años, consiguió salvar de las llamas a su madre enferma y a su abuela. Él tuvo peor suerte y está muy grave con quemaduras en el 90 por ciento del cuerpo. El prólogo En el exterior, las manchas de sangre en los escalones que dan acceso a la puerta principal de la casa de dos plantas eran la única evidencia visible de una tragedia que comenzó en el interior pero que tuvo su prólogo unas calles más allá, y que a punto estuvo de costarle la vida a una tercera persona. Porque tras apuñalar a su ex novia y degollar a su ex suegra, Vladimir fue a la calle Parra, donde vive uno de sus primos, que, al parecer, había tomado partido por Sandra en la disputa sentimental que enfrentaba a los dos jóvenes. Media hora después de segar la vida de las dos mujeres, roció la casa de su tía, una planta baja, con un líquido inflamable y le prendió fuego. Concluía así la espiral de sangre y fuego en la que el joven ucraniano envolvió a todo su entorno.