Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 s 5 s 2007 LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL ESTADO MENTAL DE TRASHORRAS ESPAÑA 33 Trashorras sabía las consecuencias de vender explosivo, según los psiquiatras Un especialista afirma que el ex minero comprende la diferencia entre el bien y el mal D. M. P. M. MADRID. La posibilidad de que José Emilio Suárez Trashorras pueda ver atenuada su condena- -la petición contra él es la mayor de todos los procesados- -por enfermedad mental se disolvió ayer como un azucarillo. Nada más y nada menos que cuatro especialistas testificaron que la dolencia psquiátrica que padece el ex minero no le impedía conocer las consecuencias de vender explosivo y que su voluntad no la tiene afectada por lo que no estaba influido por otros cuando facilitó a los islamistas la Goma 2 utilizada para acabar con la vida de 192 personas. La cuadragésimo segunda sesión del juicio por los atentados del 11- M se abrió con el diagnóstico psquiátrico sobre José Emilio Suárez Trashorras, para quien la Fiscalía pide 38.667 años de cárcel. El estudio lo realizaron dos médicos forenses de la Audiencia Nacional (uno de ellos, el doctor Juan Miguel Monge) y otros dos facultativos que le atendieron en distintas épocas (José Luis Morán, psiquiatra de la Seguridad Social, que le trató desde septiembre de 1997 hasta diciembre de 2003, y Julio Bobes, catedrático de la Universidad de Ovido, propuesto por la defensa del ex minero) En la primera fase de sus testimonios, los especialistas mantuvieron posturas discrepantes, pero conforme ahondaron en explicaciones médicas acercaron posiciones, hasta el punto de admitir que el ex minero no tenía anulada su capacidad volitiva y cognitiva. Y, en este sentido, fue especialmente significativa la matización que hizo el psiquiatra de parte al afirmar que Trashorras es capaz de comprender la diferencia entre el bien y el mal y que lo único que tiene anulada es la capacidad de controlarse. No obstante, dijo que el procesado es un enfermo mental grave Para el psiquiatra de la Seguridad Social que atendió a Trashorras durante seis años, el acusado tenía su capacidad volutiva anulada en 2003 año en que el Ministerio de Trabajo le concedió la incapacidad laboral absoluta por padecer esquizofrenia paranoide. Morán agregó que el ex minero- -en la actualidad está tratado con fármacos- -no pudo ser capaz de planear algo como la venta del explosivo, ya que las personas que tienen episodios psicóticos lo que suelen hacer es esconderse Este diagnóstico no fue compartido por el doctor Monge, quien afirmó que cuando reconoció al procesado el 25 de julio de 2005 en la cárcel no le encontró ningún síntoma psicótico ni trastorno mental grave, aunque admitió que un psicótico con consumo de cocaína puede tener afectada la capacidad volitiva. Pero lo que sí está claro para el médico forense de la Audiencia Nacional es que Suárez Trashorras no cumple ningún criterio científico de esquizofrenia Revisión a El Gitanillo El juez de Menores de la Audiencia Nacional celebró ayer una vista para revisar si Gabriel M. V. El Gitanillo debe o no terminar de cumplir en régimen cerrado los seis años de internamiento que le fueron impuestos por transportar explosivos del 11- M. La defensa ha solicitado que sea trasladado a Avilés por la buena evolución que ha experimentado; la Fiscalía se opone pues cree que ese ambiente no le beneficiará. Discrepantes