Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ELECCIONES 27 M ESPAÑA BALEARES Y EXTREMADURA MARTES 29 s 5 s 2007 ABC El PP mantendrá a Floriano hasta las generales pese al varapalo extremeño F. R. MADRID. ¡Aquí no dimite nadie! exclamó ayer Mariano Rajoy cuando un periodista le preguntó por el anuncio realizado la madrugada anterior por el presidente del PP extremeño, Carlos Floriano, de que no volverá a presentarse a una tercera convocatoria electoral tras el durísimo varapalo sufrido en las urnas. En la calle Génova no quieren ni oír hablar de conflictos internos territoriales a apenas unos meses de las generales. El mensaje que se ha transmitido es el de cerrar filas hasta entonces y que después de las elecciones ya habrá tiempo para buscar un relevo en aquellas comunidades como Extremadura, Asturias, Aragón o Canarias donde no han cosechado unos resultados precisamente satisfactorios. De todos estos casos, el fiasco más llamativo es el de Carlos Floriano, que no sólo no ha sabido sacar partido de la jubilación anticipada de Ibarra, sino que ha perdido terreno respecto a su oponente, el semidesconocido Fernández Vara. El secretario general del PP de Extremadura, César Díez Solís, reconoció ayer que el partido no esperaba en absoluto unos resultados tan malos, y anunció que los miembros del PP regional analizarán pormenorizadamente las causas por las que el proyecto popular no ha sido entendido por la mayoría de los extremeños. Entre las razones para tal descalabro, algunas fuentes señalan errores de estrategia como la obsesión de Floriano por intentar involucrar a Ibarra en las teorías conspirativas que en torno al 11- M vienen propalándose desde diversos ámbitos políticomediáticos. La agria disputa de Matas con UM dificulta un pacto para su reelección Acusaciones del PP de compra de votos han indignado a quien es la llave en las islas JOSEP MARIA AGUILÓ S. R. PALMA DE MALLORCA. La noche del pasado domingo, el Partido Popular rozó la gloria en Baleares, ya que conforme se iban escrutando los votos hubo un momento en que parecía que conseguiría la mayoría absoluta en tres de los cuatro consejos insulares, la revalidaría en el Ejecutivo autonómico y también estaría a punto de renovarla en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca. No obstante, una vez escrutado el cien por cien de los votos, el panorama había pasado a ser muy diferente. El candidato popular, Jaume Matas, había perdido la mayoría absoluta conseguida hace cuatro años en la Comunidad y Catalina Cirer la había perdido también en el consistorio de la capital balear, aunque en ambos casos por unas pocas décimas. En cuanto a los consejos insulares, que por primera vez presentaban candidaturas independientes a las del Parlamento balear, ninguno contó con mayoría absoluta del Partido Popular, si bien en Mallorca quedó en primer lugar Rosa Estarás, a tan sólo un escaño de poder gobernar en solitario. En Menorca, en Ibiza y en Formentera, el triunfo fue para el Partido Socialista, en solitario o en coalición. Los socialistas mejoraron en Baleares sus resultados con respecto a 2003, si bien no lo suficiente para poder gobernar en solitario, y ni siquiera con el apoyo del denominado Bloque, coalición que se ha presentado por vez primera en las elecciones del pasado domingo y que está formada por el Partido Socialista de Mallorca (PSM) Izquierda Unida, Los Verdes y Esquerra Republicana. Las cuatro formaciones de esta coalición han obtenido unidas unos resultados mucho peores que los obtenidos hace cuatro años por separado, por lo que la clave de la gobernabilidad en el archipiélago la vuelve a tener, una vez más, el partido nacionalista de centro Unión Mallorquina (UM) que preside Maria Antonia Munar. Cabe recordar que en estas últimas legislaturas Unión Mallorquina ha pactado tanto con el PP como con los partidos de izquierdas. Así, por ejemplo, en el Consejo de Mallorca hubo entre 1995 y 1999 un primer Pac- POSIBLES ESCENARIOS EN BALEARES PP- AIPF (en minoría) AIPF 1 PP 28 PSOE PSOE EXC 16 6 PSM Bloque 5 PP- AIPF- UM AIPF 1 PP 28 59 diputados Nuevo Pacto de Progreso PSOE PSOE EXC 16 6 PSM Bloque 5 AIPF 1 PP 28 59 diputados UM 3 PSOE 16 PSOE EXC 6 PSM Bloque 5 UM 3 ABC 59 diputados UM 3 En varias direcciones to de Progreso, que fue presidido por Munar, y que fue reeditado en 1999 y ampliado al resto de la Comunidad ese mismo año, que entre 1999 y 2003 fue presidida por Francesc Antich con el apoyo del PSM, Izquierda Unida, Los Verdes y UM. No obstante, hace cuatro años Jaume Matas consiguió la mayoría absoluta en el Gobierno balear y se quedó a un escaño de conseguirla en el Consejo de Mallorca, por lo que Matas y Munar suscribieron un acuerdo de gobernabilidad por el cual el Partido Popular cedía la presidencia de la institución insular a la formación nacionalista. Y a pesar de que en estos cuatro años ha habido diversos desencuentros entre ambas formaciones, el pacto funcionó razonablemente bien y todo apuntaba, en principio, a que en caso de que fuera necesario un segundo acuerdo habría una nueva reedición del mismo. Sin embargo, en estos últimos meses se ha abierto una importante brecha personal y política entre populares y nacionalistas a raíz de las continuas acusaciones de presunta corrupción y de presunto nepotismo, que días atrás incluso derivaron en acusaciones de presunta compra de votos, vertidas contra el partido de Munar por el periódico El Mundo El Día de Baleares acusaciones que UM ha considerado instigadas y apoyadas por el Partido Popular, lo que en estos momentos ha creado un clima poco propicio para el diálogo entre ambas formaciones. Este hecho podría hacer peligrar un nuevo acuerdo, con lo que pasaría a ser viable un nuevo Pacto de Progreso en Baleares, como hace ocho años, o un gobierno de Matas en minoría. Además, el PSOE tiene ahora el gobierno de tres de los cuatro consejos insulares de Baleares y opción de gobernar en el otro. Por ello, un portavoz socialista planteaba a Efe una cuestión que podría ser clave ante un eventual pacto PP- UM: ¿Hay algún gobierno capaz de gobernar con la mayoría de las islas en contra? Según fuentes populares citadas por Efe, la primera cuestión que deberán clarificar los partidos es si las negociaciones se abren en un sólo paquete es decir, que incluya también pactos para el Consejo de Mallorca y el Ayuntamiento de Palma (en los que el PP tampoco tiene mayoría absoluta) o si cada institución se negocia por separado En definitiva, todo es posible en el intrincado laberinto de la gobernabilidad balear. El PSOE domina las islas El PSOE tiene ahora mayoría abosoluta en tres de los cuatro consejos insulares En la negociación serán claves el Ayuntamiento de Palma y el Consejo de Mallorca UM ha pactado tanto con PP como con los partidos de izquierdas en los últimos años La mayor victoria del PSOE desde 1991 Hay que remontarse a la época más boyante del felipismo para encontrar una victoria tan condundente del PSOE sobre el PP en las autonómicas extremeñas. Ni el mismísimo Juan Carlos Rodríguez Ibarra había logrado en los últimos 16 años vencer por una diferencia de 14 puntos. Su sucesor Fernández Vara obtiene 349.000 votos, casi 100.000 más que su adversario, el popular Carlos Floriano, quien se ha tenido que conformar con menos de 256.000 sufragios. Munar asusta al PP: Cada uno recoge lo que siembra La presidenta de Unión Mallorquina, María Antonia Munar, sabe que es la clave de la gobernabilidad en las islas, pero, de momento, no se casa con nadie y reparte guiños a diestro y siniestro. Aunque también propina alguna bofetada. Especiamente al PP. En declaraciones realizadas ayer, Munar aseguró que espera que los populares se arrepientan ahora de las críticas personales y de las impertinencias innecesarias lanzadas contra su persona durante la campaña electoral y, por ello, tiró con bala al decir que cada uno recoge lo que siembra Sin embargo, también indicó que es más fácil formar un pacto entre dos formaciones que entre tres o cuatro en clara referencia a la posibilidad de un acuerdo con el PSOE y el Bloque, una coalición de varios partidos de izquierdas y nacionalistas- catalanistas. Además, la líder de UM explicó que el candidato del PSOE al Gobierno balear, Francesc Antich, le llamó la noche del domingo para felicitarle por los resultados favorables, mientras que el candidato del PP, Jaume Matas, lo hizo en la mañana de ayer. En todo caso, Munar se mostró prudente y no se decantó por ninguno de los dos líderes: Es el partido el que deberá dirimir sobre lo que tenemos encima de la mesa. Luego será el momento de tomar una decisión racional y lo más agradable para nuestros votantes y seguidores En definitiva, que se tomará su tiempo, una consigna todos los partidos han decido tomar como propia a la hora de afrontar la reconstrucción del complejo puzzle que ha deparado la convocatoria electoral.