Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ELECCIONES 27 M ESPAÑA EL DECLIVE DE LOS NACIONALISMOS CLÁSICOS MARTES 29 s 5 s 2007 ABC EVOLUCIÓN DEL PODER LOCAL DE CiU Y PNV Número de concejales 4.500 4.000 3.500 3.000 2.500 2.000 1.500 1.000 500 0 CiU 4.240 4.089 3.687 3.384 CiU y PNV, víctimas del efecto Zapatero Los nacionalistas clásicos menguan con Zapatero y ERC y BNG son sus referentes. Ya no es tabú para CiU y PNV hablar de pactos con el PP MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Para CiU y PNV los resultados del 27- M han supuesto, sobre todo, un paso intermedio en su estrategia de pactos a nivel nacional. Ambas formaciones nacionalistas analizan ya los votos obtenidos con la mente puesta en una posible alianza para hacer presidente a Zapatero o Rajoy en 2008. No les va bien al PNV y CiU con Zapatero en la Moncloa, desde donde se da aire a los nacionalistas de izquierdas (ERC, BNG) en una clara estrategia de erosión de los nacionalistas de derechas El contundente avance del PP confirma, cuanto menos, que las mayorías absolutas han quedado atrás y que el PSOE tiene problemas para enderezar su curva descendente. Hasta el momento, el Gobierno ha optado por el derrapaje, es decir, por recurrir a arriesgadas maniobras con formaciones más radicales, dejando en la cuneta al nacionalismo moderado, que ahora lucha por salir de su enquistamiento convirtiendo en prioridad su posible participación en un futuro Ejecutivo español. En lo que respecta a los resultados logrados por los nacionalistas catalanes y vascos, no se han producido excesivas sorpresas: han aguantado la presión ejercida por el tripartito y por los partidos proetarras, respectivamente, pero poco más. Eso sí, en el caso del PNV se ha producido una imprevista fuga de votos al PSE. El PNV tiene problemas. 1.309 PNV 1.295 1.499 1.024 Elecciones 1995 Elecciones 1999 Elecciones 2003 Elecciones 2007 El repunte del PNV en las municipales de 2003 que indica el gráfico se debe a que Batasuna no pudo comparecer a esos comicios Situación cómoda CiU ha descendido en número de votos al pasar de los 789.871 logrados en 2003 a 722.553; han perdido concejales- -de 3.687 a 3.384- -y el gobierno de la ciudad de Tarragona- -la única capital de provincia que mantenían- pero se mantiene como la tercera fuerza más votada en toda España. A duras penas ha logrado salvar las diputaciones de Lérida, Tarragona y Gerona. La cúpula nacionalista, reunida ayer, asegura que estos resultados colocan a la federación en una situación más que cómoda de cara a las elecciones generales, donde están convencidos de que ampliarán su representación (ahora tienen diez escaños en el Congreso) sobre todo si se tiene en cuenta que han logrado arañar votos en el área metropolitana de Barcelona, tradicional feu- El nacionalismo moderado convertirá el discurso de la centralidad en su seña de identidad