Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MARTES 29 s 5 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Democracia en la mesa electoral Navarra será lo que los navarros quieran Es una frase repetida hasta la saciedad por Zapatero cuando se la ha preguntado sobre lo que hará el PSOE en Navarra tras las elecciones municipales. El mapa que ha salido de estas elecciones da a entender que los navarros quieren que Navarra siga siendo parte de España sin renunciar a sus características forales; no hay más que ver la suma de escaños entre PP y PSOE, naturalmente, en el supuesto de que los navarros socialistas no quieran que Navarra forme parte del País Vasco, porque si a los votantes socialistas navarros no les importa que Navarra deje de ser Navarra, entonces... apaga y vámonos. Si, aplicando cierto voluntarismo, buena voluntad y alguna lógica, pensamos que los votantes socialistas de Navarra han votado en la creencia de que su partido no se avendrá a componendas con quienes ponen como primera premisa para llegar a pactos de gobierno la entrega de Navarra, Zapatero se encuentra en una encrucijada entre mantener el llamado proceso de paz -le cueste lo que le cueste, incluso su propio electorado- o permitir un Gobierno que refleje el sentir mayoritario de los navarros, es decir, que Navarra siga como siempre, siendo una comunidad foral dentro de España. Zapatero tiene un gran problema en Navarra, porque depende de Nafarroa Bai, cuando Zapatero creía que, tras las elecciones, sería Nafarroa Bai quien dependería de él. En los próximos días todo quedará despejado y los socialistas navarros, así como todos los españoles, descubriremos lo que, tapado por una cortina de humo y apoyado en la ambigüedad, esconde Zapatero. Manuel del Rosal García. Navarra especial saña irracional. Los extremeños hemos perdido el tren de la renovación institucional, del frescor político, de los proyectos innovadores. Somos culpables de mantener en el despacho a cientos de políticos intervencionistas que, desde tiempos inmemoriales, dirigen nuestros destinos sin ideas ni programa, manipulando con virulencia aquello que Ortega y Gasset denominó masas Las instituciones extremeñas, inmovilistas y deficitarias, continuarán dominadas por los de siempre. En los últimos setenta años de Historia, nuestra región únicamente ha sido gobernada por dos personas: Franco e Ibarra. Sin destrucción no hay renovación, y un Gobierno que no cambia está muerto, pierde el pulso. La oxigenación democrática era la mejor oportunidad para crear una Extremadura nueva, mejor o peor, pero radicalmente opuesta al actual modelo, que nos está convirtiendo en el parque de jubilados y parados de España. César Rina Simón Cáceres ZAPATERO MALABARISTA anarán mañana los ganadores de ayer? Nadie duda en Europa ni en las Américas quién ganó ayer: Advertencia para Zapatero (La Tribune de Genève) Problemas para los socialistas españoles (Financial Times Deutschland) En España, la derecha sale reforzada de las municipales (La Croix) Semi fracaso de Zapatero, con advertencia seria (Liberation) El PP gana las municipales por estrecho margen y arrasa en Madrid (El Mercurio) Los análisis se suceden, todos, en la misma línea, con matices. En Viena, Kurier estima que hubo dos victorias electorales y ningún ganador reservando su opinión sobre el próximo futuro. Victoria Burnett estima, en el New York Times, que Rodríguez Zapatero fracasó en el terreno cívico más sensible al alimentar un desencanto ciudadano que algo tiene de angustia social. Silvia Pisani es mucho más brutal en La Nación bonaerense: Rodríguez Zapatero puede perder la magia política de la que ha hecho gala con dones de malabarista La magia de Zapatero se perdió la noche del domingo. Nadie le vio el pelo, cuando sus seguidores aplaudían la cobardía de su principal protegido En París, Cécile Chambraud estima en Le Monde, sin embargo, que Zapatero se beneficia de su alianza con los partidos regionales mientras que, a su modo de ver, Rajoy continúa maniatado por las teorías de la conspiración muy gravosas para la credibilidad de su partido. A juicio de Christian Galloy, por el contrario, esas alianzas de ZP con los partidos nacionalistas pueden conducirlo hacia ninguna parte, ya que, a juicio del analista de Latin Reporters, esas negociaciones a muchas bandas son muy peligrosas para los socialistas e incluso pudieran tener una dimensión desestabilizadora para Zapatero, víctima, a su modo de ver, de los peligrosos compromisos de política territorial. Por su parte, Gregorio Salvador sigue dando guerra lingüística y declara a Clarín, en Buenos Aires: En España hay sitios donde se está consumando la persecución del idioma castellano ¿G Queremos dar ejemplo de democracia y en un día tan clave como es el de las mismas elecciones se sigue menospreciando la figura tan significativa del presidente de mesa, y se abusa de la buena fe de los ciudadanos. Una jornada que nunca es inferior a dieciséis horas, casi siempre en día festivo, y por la que se cobran 53 euros- -apenas 3,3 euros por hora- -y un bocadillo. Ni en el más rastrero de los convenios se paga la hora a un precio tan irrisorio, ¡y menos en domingo! Creo que las soluciones son varias y sólo requieren un poco de esfuerzo y menos dejadez por parte de nuestros gobernantes, que ni en esto dan ejemplo. O bien aumentar, lógicamente, la remuneración o, lo que me parecería mas razonable, asignar dicha presidencia a funcionarios, interventores de forma pareada, desempleados que cumplan los requisitos, etcétera. Luis Rosillo Vallinas Madrid Derrota democrática Ya nos vamos acostumbrando a eso de que el día después de las elecciones todos los partidos han ganado. Pero lo de Cataluña es de vergüenza. Los cinco grandes partidos han perdido votos y la abstención ha aumentado ocho puntos, hasta situarse en el 46 por ciento. Pero eso no es todo: los votos en blanco (a mi juicio muy significativos) se han duplicado. Si a esto le añadimos los votos nulos (que también han aumentado) nos vamos al vertiginoso 50 por ciento de la población que está descontenta con el sistema o que, simplemente, pasa de él. En el resto de España no es que los resultados sean como para tirar cohetes, pero lo de Cataluña es vergonzoso, y más vergonzoso aún es que no haya ni un solo partido con la suficiente dignidad como para reconocer este hecho tan sencillo. Aquí, que nos enorgullecemos de ser la vanguardia de Europa, de ser casi más franceses que españoles... lo que queda demostrado es que lo que se discu- Si la democracia es el gobierno del pueblo para el pueblo, el Estado español es una partitocracia puesto que nuestro régimen es el del gobierno de los partidos para los partidos. Se acaba de ver de forma palmaria en las recientes elecciones. Los candidatos que figuraban en las listas eran los que el aparato de cada partido consideraba mejor para sus intereses, aunque éstos no fueran los más idóneos, ni los que hubieran preferido los electores. Durante la campaña electoral apenas se ha hablado de los problemas que interesaban a los ciudadanos, pues los debates han estado centrados en los rifirrafes entre los diferentes partidos. Y también los resultados demuestran que los gobiernos municipales y autonómicos que se configurarán, en bastantes casos, no responderán a las preferencias que la ciudadanía ha expresado con sus votos, sino a los pactos postelectorales que se hagan en función de los intereses partidistas, para los cuales, como es bien sabido, lo importante es mandar, aunque para ello haya que pactar con quien sea y esto suponga que determinadas minorías impongan su voluntad. Difícilmente podremos tener auténtica democracia mientras la ley electoral permita la hegemonía de los partidos sobre la voluntad de los ciudadanos. Juan Ángel Flores Sandoval Albacete ¿Democracia o partitocracia te no le interesa a la mitad de los votantes, así que la solución está clara: hablen de lo que preocupa, vivienda para los jóvenes, políticas reales para la inmigración, disminución de la violencia y la inseguridad, empleo digno y estable... Mientras los temas sigan siendo la normalización del uso del catalán, las listas paritarias, el colectivo homosexual o la importancia de la bicicleta les aseguro que la cosa sólo irá a peor. Porque, seamos sinceros, para monólogos, nos quedamos con los de Buenafuente. Francesc Gómez Morales Hospitalet (Barcelona) El proceso electoral, fiel reflejo de la complaciente sociedad, ha emitido su veredicto. La presión mediática, los tópicos y los mensajes simplones se han impuesto sobre el sentido común (en el caso de existir) otorgando el poder regional a las mismas personas que, durante un cuarto de siglo, nos llevan gobernando con Perdimos el último tren en Extremadura Hacer política Terminadas las elecciones, pasados los discursos triunfalistas, derrotistas y de agradecimiento, quizá sea el momento de replantearnos qué es hacer política, oposición y campaña... ¿No es posible una política que trate lo que se va a hacer, mejorar, construir y dotar, y no una política comparativa, despreciativa y argumentada en lo malo que es el vecino, o en si le añado un insulto mejor? ¿No es mejor una política basada en las virtudes, programas y proyectos? Posiblemente, ésa sea una de las causas que ha provocado una menor participación. Pablo Puente Bonilla Madrid