Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 s 5 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA LOS BUENOS, DE TITULARES ODAVÍA ayer lunes, mientras Mariano Rajoy, Ruiz- Gallardón, Esperanza Aguirre, Francisco Camps y demás rutilantes vencedores de las elecciones acaparaban los parabienes y la atención de la opinión pública después del primer triunfo del PP en siete años, el portavoz parlamentario Eduardo Zaplana aparecía en algún periódico hablando... de los explosivos del 11- M. Unos exprimiendo los réditos de la flamante victoria, y otro hurgando con un palito de nosequétrolueno en las cenizas de la más amarga y caducada derrota. He IGNACIO ahí la doble fotografía, en CAMACHO color y en sepia, del anverso y el reverso del Partido Popular. Los que ganan elecciones mirando al futuro, y los que las pierden anclados en el pasado. Los que han de ocupar el protagonismo inmediato de una esperanza de nueva mayoría social, y los que deben ir pasando la página de su honorable servicio en una etapa amortizada por el vértigo de la Historia. En los equipos de fútbol es ley sagrada que cuando un grupo de jugadores alcanza el estado de gracia y ánimo que les conduce al triunfo, nada ni nadie debe tocar la alineación victoriosa. Así debe actuar a partir de ahora un Rajoy convertido en el míster de un equipo que vuelve a confiar en sus virtudes políticas y muestra razonables posibilidades de continuar la racha frente a un Gobierno tocado del ala que ha dilapidado en tiempo record su capital de confianza ciudadana. No se entendería de otro modo. No sería comprensible que este PP catapultado por la jornada electoral del domingo dejase de aprovechar el crédito de un cuadro de dirigentes capaces de catalizar sus objetivos estratégicos y proyectarlos hacia un éxito incuestionable y mayoritario. Para convertir la victoria parcial del 27- M en un vuelco de las generales, el Partido Popular ha de apoyarse en quienes han demostrado capacidad, eficacia, apertura y pulso para ganar. Los Gallardón, Aguirre, Camps, Barberá y compañía conforman una excelente segunda línea de pretorianos decididos, con sus legítimas ambiciones propias, a catapultar a Rajoy hacia la Moncloa, y tienen experiencia sobrada para ocuparse de la gestión de sus asuntos territoriales al mismo tiempo que para ofrecerse al conjunto de ciudadanos de España como referencias esenciales del discurso nacional del partido. Con el respaldo moral y político de poseer ellos mismos un discurso ganador, integrador y motivador, y con un prestigio que hoy por hoy no tiene el exánime entorno de un Zapatero que ha tardado 24 horas en salir a escena para malencajar su primera gran derrota. Los buenos tienen que jugar siempre de titulares. Sin desmerecer a nadie, para sumar sin restar. Pero ahora todo el mundo sabe que en el PP hay gente que tiene que dar un paso adelante y gente que ha de dar un paso atrás. Y el primero que tiene que saberlo es el entrenador que hace las alineaciones del equipo. Y que es el que se va a jugar su propia cabeza en el cada vez más próximo final del campeonato. T QUIENES NIEGAN EL HOLOCAUSTO E lo último que se sabe del negacionista David Irving es que estaba arengando a la extrema derecha húngara. Irving- -junto a Robert Faurisson- -es el personaje que más destaca en defensa de las tesis que niegan el Holocausto judío: no hubo judíos exterminados en la Alemania nazi o tan sólo unos pocos, en todo caso Hitler no sabía nada, el diario de Anna Frank es una impostura y Auschwitz únicamente fue un campo de prisioneros con una alta tasa de mortandad. En libros como La guerra de Hitler y otros, Irving fue deslizándose velozmente por el tobogán del descrédito. Han sido constantes y aparatosas las contradicciones en datos y argumentos de sus libros, casi siempre ambiguos en la concreción de sus conclusiones. Si no de pronazi inicialmente, hay algo de mitómano y provocador que le ha llevado a una secuencia casi ininterrumpida de episodios judiciales, hasta el extremo de que fue él mismo quien se querelló contra la autora antinegacionista Deborah Lipstadt y perdió el juicio. El juez británico sentenció de forma clarísima: Para sus propias razones ideológicas, Irving ha tergiversado y manipulado de VALENTÍ forma persistente y deliberada la eviPUIG dencia histórica; por las mismas razones ha retratado a Hitler desde una perspectiva favorable injustificada, principalmente en relación a su actitud y responsabilidad en el tratamiento de los judíos; es un negador activo del Holocausto; es antisemita y racista, y se asocia con extremistas de derecha que promueven el neonazismo Para Irving, con buenos contactos entre los supervivientes de la jerarquía nazi, en Hitler no existe un componente agresor, destructivo o maléfico: se limitó a reaccionar contra las agresiones británicas lideradas por el infame Churchill, un borracho racista. El Führer nada supo del Holocausto, si es que es verdad que hubo hornos de incineración. La prueba es que, si en verdad Hitler hubiese diseñado y decidido personalmente la Solución Final- -dice un argumento atroz de los negacionistas- no habría ningún judío superviviente. En otro de sus libros, Irving califica los hechos de Hungría en 1956 como revuel- D ta antijudía Gran parte de sus insinuaciones antisemitas encajan a la perfección con la nueva judeofobia. El islamismo radical comparte esos supuestos negacionistas: el líder musulmán británico Asghar Bukhari reconoce haber dado dinero a Irving, el actual presidente palestino- -Abbas- -escribió su tesis doctoral en Moscú sobre la conexión entre el nazismo y los sionistas y recientemente el Irán de Ahmadineyad- -socio de Zapatero en la Alianza de Civilizaciones- -convocó un congreso para la negación del Holocausto. En paralelo, Noam Chomsky ha salido en defensa del derecho de Faurisson a negar el Holocausto. Ahí se suman los detractores de la conspiración judeomasónica y también los de la trama judeocapitalista. El líder antiglobalización José Bové sostiene que los actos de violencia antisemita en Francia están inspirados por el espionaje del Estado de Israel. Lo ha escrito Faurisson: El antisemitismo no es el peor de los racismos, pero una buena manera de hacérnoslo creer es precisamente hacernos creer en el genocidio de los judíos El año pasado, Irving estuvo unos meses en la cárcel, en Austria, por infringir la ley austriaca que considera delictivo negar el Holocausto. Países con leyes parecidas son Bélgica, la República Checa, Alemania, Francia, Israel, Rumania, Eslovaquia, Suiza, Polonia, Lituania. En sentido similar han legislado Italia, el Reino Unido o Canadá. En la Unión Europea existe el propósito de criminalizar la negación del Holocausto. En el caso de Irving, otros países ni siquiera le han dejado entrar para no dar publicidad a unas posiciones ideológicas que manifiestamente incitan al odio. ¿Hasta qué punto esas iniciativas legislativas pueden ser un límite indebido a la libertad de expresión? Precisamente la historiadora Deborah Lipstadt es una de las que sostienen que Irving debiera poder proclamar sus tesis. Creen que esas batallas no deben ganarse por vía de la censura, sino con realidad histórica y verdad. Desde luego, para lo que fueron territorios del Tercer Reich, las leyes antinegacionistas tiene más de una razón de ser, como para el conjunto de la Europa que Hitler invadió y sojuzgó. Ahí y en otras partes también hay negacionistas a favor de Stalin, Mao o Pol Pot. Por negar, hay quien niega el atentado del 11- S. vpuig abc. es