Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
118 DEPORTES Tenis s Roland Garros LUNES 28 s 5 s 2007 ABC La Liga española y Nadal marcan el paso en París Vivir en blanco con pasión. Eso fue lo que hicieron Nadal y algunos de sus compañeros en las últimas horas viendo el partido del Real Madrid ante el Deportivo. Luego, fue él mismo la atracción en una jornada francesa arruinada por la continua lluvia JOSÉ MANUEL CUÉLLAR ENVIADO ESPECIAL PARÍS. Viene uno a París huyendo del mundanal ruido futbolístico y no hay manera. Madrid- Barça por todos lados y sin que nadie pueda escapar al duelo final de la Liga. Así que Nadal y algunos de sus compañeros tampoco quisieron eludir su cita con el fútbol. El de Manacor, madridista enfebrecido, se juntó con Feliciano López y Juan Carlos Ferrero, blancos radicales también- -sobre todo el primero- -en un pub para ver el encuentro. Lo hicieron valientemente, rodeados de parte de su entorno que, lógicamente, son mayoritariamente del Barcelona: entrenadores, ayudantes, y Álex Corretja y Carlos Moyá para compensar los colores. Lo vivieron con pasión, sobre todo Feli, que es de los que no cenan cuando pierde el Madrid. Había que ver a los tres blancos saltando alborozados abrazándose cuando marcó Sergio Ramos. Estaban en la parte superior del pub y los de abajo miraban extrañados la algarabía. Beckham era de los que más elogios se llevaba por sus plátanos y su continua lucha, que es algo que enardece a los aficionados blancos. Claro que los tres eran pocos para el tumulto azulgrana que les rodeaba (más de diez, triplicándoles en número) El gol de Capdevila pilló desprevenidos a los blancos. Nadal se mesaba los cabellos y Feli se tapaba la cara. Ferrero, que es más comedido, callaba. Fueron pocos minutos porque en cuanto marcó Raúl, aquello fue un manicomio. Los blancos gritaban ¡capitán, capitán, qué grande eres! con el rostro irradiando felicidad. Cuando Van Nistelrooy hizo el tercero se acabó la fiesta pues ya se vio el partido con la tranquilidad que da el encuentro totalmente resuelto. Al final, hubo gritos de apoyo a los blancos y muchos parabienes para Casillas, Raúl y Beckham, héroes por una noche. A los azulgrana, que iban con el Deportivo, sólo les quedó agachar la cabeza y esperar a que, poco después, Ronaldinho les sacase las castañas del fuego. No pararon los partidarios de los azulgrana de elogiar a Casillas, sobre todo cuando el portero sacó tres balones consecutivos en una ocasión múltiple del Deportivo cuando el resultado aún peligraba. Eso sí, en cuanto acabó el partido todos salieron disparados hacia el hotel para descansar y prepara la jornada siguiente que, en el caso de Ferrero, prometía ser dura. Nada más lejos de la realidad pues el agua le amargó la fiesta. Horas más tarde, ya en su hábitat natural, el gran protagonista fue el propio Nadal, que ayer congregó en su entrenamiento a más gente que en el único partido que se jugó por la mañana, el Fernando Vicente- Safin, en el que el ruso se llevó por delante al español por 6- 1, 6- 3 y 6- 1. A esa hora Nadal jugaba en la cancha ocho de entrenamiento con Albert Montañés. La pista es pequeña y no se podía entrar de abarrotada que estaba viendo a los dos españoles. A tanto llegó la cosa en que las pistas colindantes estaban entrenándose Ana Ivanovic y Vasilisa Bardina por un lado y Ramírez Hidalgo con Pablo Cuevas por otro. La gente se colaba en estas pistas, subía a lo alto de las gradas y daba la espalda a los que estaban jugando para poder ver a Nadal y Montañés. Por cierto, fue un entrenamiento tremendo. Montañés, número 50 del mundo, es menudo, pero lo que hace lo hace muy bien y es fino y elegante jugando, además de rápido y duro. Nadal, que no entiende de entrenamientos ni de nada parecido, se tomó el partido en serio y entre ambos ofrecieron un espectáculo de primera con jugadas coreadas por el público como si de un partido real se tratara. En la puerta, la cola, esperando a que el número dos del mundo firmara autógrafos, era aún mayor. Los empleados de las pistas trabajaron duro sacando agua EPA El de Manacor se juntó el sábado con su entorno para ver por televisión el decisivo partido de Liga del Real Madrid contra el Deportivo Y ayer, el campeón del torneo congregó en su entrenamiento a más gente de la que acudió a ver el partido que disputó el ruso Marat Safin frente a Fernando Vicente Jornada marcada por la lluvia Fernando Vicente cayó ante Safin y luego apenas se jugaron partidos J. M. C. PARÍS. Por la mañana, Safin se llevó por delante a Fernando Vicente por 6- 1, 6- 3 y 6- 1 en un partido sin historia. Por cierto, que Marat dio la cara por su rival cuando un periodista le preguntó por la excesiva facilidad con la que había resuelto el partido y la poca lucha que se había visto en el español: ¿Poca lucha? -contestó- ¿Qué haría usted si con más de treinta años tiene que jugar una previa durísima, saliendo de una serie de lesiones y metiéndose en un cuadro final de Grand Slam ante un rival con mucho más ranking? Tiene mucho mérito lo que ha hecho Vicente y yo le doy el valor que se merece La jornada fue una ruina casi total para los aficionados. Sólo pudieron ver el partido de Safin y luego todo se suspendió hasta las seis de la tarde, cuando se decidió que se jugasen los encuentros que habían empezado y el de la pista principal, entre Henin y Vesnina, ganado por la primera 6- 4 y 6- 3. La que pasó un susto fue Serena Williams, que se fue al aplazamiento con 6- 5 abajo en el marcador con Pironkova. En la reanudación perdió el set por 7- 5, pero enseguida se recuperó y solventó el choque con un 6- 1 y 6- 1 contundente, pero con más problemas de lo esperado en un principio y dejando algunas dudas. Resultados Hombres: Safin (Rus. gana a Fernando Vicente, 6- 1, 6- 3, 6- 1; Starace (Ita. a Minar (Rch. 4- 6, 6- 1, 6- 4 y 7- 6 (5) Tipsarevic (Ser. a Vernic (Ser. 7- 6 (3) 6- 4, 4- 6 y 6- 3. Mujeres: Henin (Bel. a Vesnina (Rus. 6- 4 y 6- 3; S. Williams (EE. UU. a Pironkova (Bul. 5- 7, 6- 1 y 6- 1; Safina (Rus. a Fedak (Ucr. 7- 5 y 6- 4; Paszek (Aus. a Nakamura (Jap. 6- 4 y 6- 0 Del Potro espera entre la ilusión y el realismo Juan Manuel del Potro tiene 18 años, mide 1,96 y pesa 78 kilos. Es decir, un espárrago parecido a Crouch, el delantero del Liverpool. Dicen que es la gran esperanza argentina, pero hay quien empieza a dudarlo porque comienzan a ver síntomas de que no progresa lo debido. El caso es que al chico le ha tocado vérselas a las primeras de cambio con Nadal y anda entre la desesperanza y la cruda realidad. El año pasado le echó a la cuneta otro español, Juan Carlos Ferrero, también en primera ronda, y ahora teme que le pase lo mismo. El jugador tenía previsto realizar ayer una firma de autógrafos, pero la suspendió por la lluvia. El chaval intentaba darse autoánimos para el partido ante el español diciendo que he mejorado bastante mi saque y también mi derecha e intentaré llevar el partido a mi terreno Quería decir a saque, ataque y puntos rápidos, algo que no va a conseguir ni harto de vino. Además, su revés es una pesadilla, pero para él mismo pues es un desastre. Por eso, junto a los sueños, también lleva una buena dosis de realismo: Sé la gran diferencia que hay ahora entre él y yo, así que si las cosas salen mal lo tomaré como un paso más para coger experiencia y seguir progresando Un problema añadido para el argentino es que acaba de salir de un gripe virulenta y, físicamente, no ha llegado aquí a tope. Los españoles hoy Robredo- Roitman (Arg. Ferrero- Delic (EE. UU. I. Navarro- Pashanski (Ser. Ramírez Hidalgo- Wawrinka (Sui. Almagro- Gimelstob (EE. UU. Nuria Llagostera- Smashnova (Isr)