Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 s 5 s 2007 Primera división s Trigésima sexta jornada Racing Levante DEPORTES 113 2 3 Racing (4- 4- 2) Calatayud; Cristian Álvarez, Rubén, Oriol, Cristian Fernández (Balboa, m. 59) Scaloni (Juanito, m. 59) Vitolo, Colsa (Antonio Tomás, m. 76) Serrano; Melo y Zigic. Levante (4- 2- 3- 1) Cavallero; Descarga, Álvaro, Serrano, Rubiales; Camacho, Tommasi; Ettien (Bergson, m. 57) Riga (Dehu, m. 87) Courtois; y Salva (Reggi, m. 70) Árbitro: Rodríguez Santiago. Amarilla a Salva, Álvaro, Reggi, Descarga, Tommasi y Cristian Fernández. Goles: 0- 1, m. 12: Ettien. 1- 1, m. 32: Zigic. 1- 2, m. 39: Riga. 1- 3, m. 73: Riga. 2- 3, m. 78: Melo. Se aprovechó el Levante de la apatía mostrada por el Racing ELOY FRANCISCO ARGOS SANTANDER. Con su victoria en El Sardinero, el Levante ha dado un paso firme para su continuidad en Primera. El equipo azulgrana puso más ganas y ardor en el envite que el Racing, apático y desmotivado. El Levante buscó la la victoria desde el principio. Y pronto, a los 12 minutos, se adelantó en el marcador. Fue un centro de Salva al segundo palo que Ettien empalmó a gol. El Racing no había empezado bien, con mucha precipitación y muy poca claridad de ideas. Justo hasta que llegó el empate a los 32 minutos, tras un saque de esquina ejecutado por Cristian Álvarez que Zigic cabeceó a gol. Pero enseguida el Levante supo aprovechar un error defensivo de Rubén y Oriol y Riga puso el 1- 2 en el marcador. La segunda mitad se inició con una doble ocasión para Salva, a escasos metros de la portería, evitando Calatayud que los azulgrana incrementaran su ventaja. Estaba claro que el único enchufado en el partido era el Levante, mientras que el Racing sólo podía crear algo de peligro en las estrategias a balón parado, faltas o córners. Con la entrada en el campo de Balboa y Juanjo, el Racing se rehizo un poco y llegó con más frecuencia a las inmediaciones de Cavallero. El partido quedó abierto y el Levante siguió buscando las contras. Y de este modo, en un pelotazo largo a los 73 minutos se escapó Riga, quien supo esperar la salida de Calatayud para batirle por bajo. Parecía sentenciado el partido, que no lo fue por el tanto de Melo. Incluso, en la prolongación pudo lograr la igualada el Racing si el remate de Cristian Álvarez no lo repele el larguero. Luis Fabiano, autor del primer tanto andaluz, en un lance del encuentro AFP El Sevilla no pierde comba Sacó adelante un partido ante el Zaragoza que debió resolver mucho antes s Kanouté falló un penalti y Diogo fue expulsado Sevilla Zaragoza 3 1 dores detestan las celebraciones en la antesala de los partidos. El Sevilla hizo oídos sordos. Homenajeó a su afición con la UEFA que logró hace unos días en Glasgow. Javi Navarro alzó con entusiasmo el pesado trofeo e instantes después, como su equipo, se puso el mono de trabajo. No había devorado el reloj el primer minuto cuando Alves elevó las pulsaciones. Un centro suyo se paseó delante de las narices de César sin encontrar un rematador. Fue el primer aviso. La primera carga de un Sevilla que no se vio afectado por la presión del resultado del líder y del Barça. gó al Zaragoza a multiplicarse en las labores defensivas para cerrar cualquier tipo de fisura y perdió algo de poder ofensivo, disfrazado en el contragolpe. Lo hizo muy bien hasta que Luis Fabiano, en una jugada personal, rompió la cintura de Sergio y fusiló a César. El portero rechazó el disparo, pero se hizo con el rechace. No falló a puerta vacía. Abrió un boquete que desembocó en un correcalles porque el Zaragoza se vio obligado a estirar sus líneas. Los de Víctor Fernández siempre tuvieron un peligro sordo, pero les faltó un punto de convencimiento en sus posibilidades. Sergio García fue el único que inquietó. Obligó a Palop a esforzarse en dos claras ocasiones de gol. El descanso no aclaró las ideas del Zaragoza. Todo lo contrario. Creció el Sevilla como la espuma y le arrinconó. Pudo resolver en el primer cuarto de hora, pero se encontró con un inspiradísimo César y con la mala puntería de Kanouté. El delantero desaprovechó un penalti. Metió la bota a ras del césped y el balón salió del estadio. Los errores no minaron la capacidad local. Al revés. Les espolearon y arrinconaron aún más al Zaragoza. Víctor vio a su equipo K. O. y movió el banquillo. Metió a Celades y a Piqué para sujetar el juego en el medio del campo. Le salió bien la baza y empató en una jugada a balón parado. Fue en un saque de esquina. D Alessandro, desaparecido en combate, fabricó un centro envenenado que desvió Alves para despistar a Palop. Pareció gol olímpico, pero fue Alves al intentar despejar. El Sevilla sintió el golpe y casi tira el partido en otra contra. Ewerthon pudo decidir, pero fue Kerzakhov, en otro arreón, quien sacó petróleo e hizo justicia. Luego, Kanouté puso la guinda. Sevilla (4- 4- 2) Palop; Alves, J. Navarro, Escudé, Dragutinovic; Navas, Poulsen, Renato, Adriano (Puerta, m. 62) Luis Fabiano (Kerzhakov, m. 68) y Kanouté. Zaragoza (4- 4- 2) César; Diogo, Sergio, G. Milito, Juanfran (Piqué, m. 61) D Alessandro, Movilla (Celades, m. 61) Zapater, Aimar; Sergio García (Ewerthon, m. 73) y Diego Milito. Árbitro Mejuto. Amarilla a Adriano, Gabi Milito, Sergio, Poulsen, Kerzakhov y Movilla. Roja a Diogo (m. 89) Goles 1- 0, m. 26: Luis Fabiano. 1- 1, m. 74 Alves, en propia puerta. 2- 1, m. 81: Kerzhakov. 3- 1, m. 90: Kanouté Salva, sin puntería LO QUE LES QUEDA R. MADRID BARCELONA SEVILLA 72 72 70 PTOS Recta final vibrante PTOS PTOS JULIÁN ÁVILA El Sevilla mantiene su persecución. Ganó al Zaragoza en un partido que se le puso cuesta arriba con un gol de Alves en propia puerta. Sufrió como un perro el equipo de Juande Ramos después de desperdiciar un carrusel de ocasiones y un penalti. Con esta derrota, el Zaragoza se complica su plaza para jugar la UEFA. La mayoría de los entrena- Un martillo pilón Y es que el equipo de Juande es un tsunami. Va a lo suyo sin importarle la motivación o los intereses del rival. Con estos ingredientes, el partido comenzó a todo trapo. Con viveza, al ataque. El Sevilla, con permiso del Zaragoza, se adueñó del centro del campo y del balón para comenzar cual martillo pilón una labor de acercamiento. La ofensiva sin tregua obli- ABC En MAYÚSCULAS, equipos que juegan en casa