Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo LUNES 28- -5- -2007 ABC DISTRIBUCIÓN DE LA TÉCNICA PET EN ESPAÑA España (39) Centros privados Centros públicos Galicia 1 1 Cantabria 1 País Vasco 1 Navarra 1 Aragón Castilla y León 2 CastillaLa Mancha 1 1 Cataluña 4 2 Baleares 1- 28 11 Del estudio del cáncer al alzheimer El PET nunca desbancará al popular TAC porque ambos se complementan. Tanto es así que se han diseñado sistemas híbridos PET- TAC que combinan ambas técnicas. Mientras el TAC proporciona una buena imagen del aspecto o la forma de la lesión, el PET obtiene fotos fisiológicas. Una información clave en el cáncer porque se puede sospechar si la lesión tiene un comportamiento benigno o maligno. Su mayor aplicación es en las enfermedades oncológicas aunque otras especialidades como la cardiología o la neurología están apoyándose en ella. Permite estudiar el flujo sanguíneo al corazón y evaluar los signos de enfermedad coronaria. o valorar el tejido cardiaco que queda vivo tras un infarto. La aparición de nuevos contrastes también podría revolucionar la detección precoz del alzheimer y el parkinson. Madrid 6 1 Extremadura 1 Tomografía por emisión de positrones (PET) Andalucía 5 2 Murcia 1 Comunidad Valenciana 6 1 España necesita duplicar sus escáneres PET, clave para diagnosticar el cáncer Oncólogos y radiólogos piden que se generalicen estos sistemas y se facilite el acceso de los enfermos oncológicos para mejorar la detección y el tratamiento N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Términos como TAC o resonancia magnética suenan con familiaridad en los oídos de muchos españoles. Menos conocida es la tomografía por emisión de positrones o PET, una prueba diagnóstica similar a un escáner, que cada vez se hace más imprescindible en el diagnóstico del cáncer. Aunque España cuenta aún con pocos equipos. Un informe de la Sociedad Española de Medicina Nuclear señala que existen 39 equipos funcionando, de los cuales 28 están en manos privadas. A cada millón de españoles les correspondería un PET, pero sólo 11 están en hospitales públicos. El 72 pertenecen a la Sanidad privada. Las cifras son más generosas que las del último Catálogo Nacional de Hospitales, donde sólo se citan 25 tomógrafos. La Comunidad Valenciana y Madrid son las que cuentan con el mayor número de equipos, seguidas de Cataluña o Andalucía. Prácticamente, todas las autonomías tienen algún PET, aunque la distribución geográfica es desigual y está incentivada por la iniciativa privada. Comunidades como Aragón, Baleares o País Vasco sólo tienen un PET y ninguno pertenece a la Sanidad pública. se han convertido en una de las estrellas del diagnóstico del cáncer. No sustituyen al escáner clásico, sino que lo complementan. El PET permite ver alteraciones muy pequeñas, invisibles en el TAC. Y valorar, con mayor fiabilidad, si se ha producido la temida metástasis y el cáncer se ha extendido. Es una prueba clave en el diagnóstico y también en el tratamiento explica Alfredo Carrato, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) Si el PET detecta pequeños nódulos muy diseminados sabemos que hay que recurrir a la quimio o radioterapia antes de extirpar el tumor en el quirófano. Con estos equipos también podemos ver, de forma precoz, la respuesta del enfermo. Si en 3- 4 semanas no disminuye el tamaño del tumor podemos cambiar a otra terapia más eficaz, sin perder un tiempo precioso indica. Carrato también considera insuficiente el número de equipos para atender las necesidades actuales y, sobre todo, las futuras. La población vive cada vez más años y el cáncer está ligado al envejecimiento. Ahora no hay listas de espera porque los gobiernos autonómicos restringen el acceso a esta prueba advierte el presidente de la SEOM. No es necesario que todos los enfermos de cáncer pasen por un PET, pero sí los casos en los que se duda si el cáncer está localizado o extendido Dice que los médicos no utilizan esta técnica como deberían hacerlo y el diagnçostico no es tan fino La diferencia es como ir en coche con GPS o seguir las indicaciones de las estrellas Ya nadie cuestiona la utilidad de una tecnología para la que cada vez se encuentran más aplicaciones. El pasado mes de septiembre, la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, el organismo públi- ABC Para despejar dudas co que valora la eficacia de nuevos tratamientos, elaboró un informe tras evaluar a 2.000 enfermos en los que despejó cualquier duda. En sus conclusiones dice: en la mayoría de los casos (92 el PET ha aportado información complementaria. en un 39 detectó lesiones nuevas que ni siquiera se habían sospechado con las técnicas convencionales. La prueba cambió el tratamiento previsto en un 79 de los casos. Evitó la realización de biopsias y cirugías en un 76 de los pacientes y evitó terapias innecesarias en un 76 de casos. La investigación y el diseño de los primeros tomógrafos PET coinciden en el tiempo con el desarrollo de los primeros equipos TAC. Pero la falta de contrastes adecuados retrasó la llegada a la clínica. A España, el primero llegó al País Vasco en 1998 y hasta el 2001 la Sanidad pública no adquirió su primer equipo. No se cuentan con datos fidedignos con los que podemos compararnos al resto de países de nuestro entorno. La historia de una técnica Uno por unidad oncológica Para que existiera una cobertura adecuada debería duplicarse el número de equipos actuales estima Antonio Cabrera, autor del informe del Grupo PET de la Sociedad Española de Medicina Nuclear. No se pide un equipo por hospital, pero sí un PET para todos los centros con unidad oncológica que aspire a un buen diagnóstico y tratamiento del cáncer opina este experto, también jefe del Servicio de Medicina Nuclear del Hospital Quirón de Madrid. Estos sofisticados equipos Es una prueba clave. Determina si el tumor está localizado o si se ha diseminado y hay metástasis Aragón, Baleares o País Vasco sólo tienen un PET y ninguno pertenece a la Sanidad pública Más información: www. semn. es