Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 ELECCIONES 27 M MADRID LAS IMÁGENES DEL DÍA LUNES 28 s 5 s 2007 ABC LAS IMÁGENES DEL DÍA Los más pequeños también acompañaron a votar JAIME GARCÍA Dos religiosas se acercan a votar a una de las meses electorales Tensión, canapés y teléfonos móviles La larga jornada de ayer se vivió con intensidad en los cuarteles generales establecidos por los partidos. Los escrutinios se fueron siguiendo al minuto, aunque los candidatos prefirieron ir conociéndolos sólo junto a sus más allegados. Al final, la alegría fue por barrios POR MARIO DÍAZ MADRID. De la absoluta desolación de Simancas y Sebastián a las alegrías exultantes de Aguirre y Gallardón- -y hasta de Sabanés y Pérez- -van años de trabajo, una larga campaña y una intensísima jornada electoral, la de ayer, donde no faltaron en ninguna de las sedes los televisores a todo volumen, los ordenadores actualizando datos al minuto, las bandejas de avituallamiento para los sufridos militantes, y los teléfonos móviles funcionando a pleno rendimiento. La tensión, cómo no, fue in crescendo tanto por los cambios de color de algunas localidades emblemáticas como por ir conociendo, sobre todo, las subidas de PP e IU y la caída del PSOE en la capital y la Comunidad de Madrid. Todos los candidatos comenzaron a vivir la decisiva jornada de ayer, primero rodeados de su familia, y luego, ya por la tarde, de su equipo de confianza. Cada uno eligió una sede, un cuartel general desde el que la maquinaria de su partido fue cambiando de cara según iban avanzando los escrutinios. Los candidatos, mientras, se dejaron ver menos: fueron conociendo los resultados rodeados de su círculo más íntimo, hasta que tuvieron que salir a la palestra para comentarlos: si la cara es el espejo del alma, Simancas y Sebastián tenían anoche el alma en un estado lastimoso, nada que ver con las de Aguirre, Gallardón, Sabanés y Pérez. La normalidad y la falta de incidentes marcaron las elecciones madrileñas de ayer. En las sedes elegidas por los partidos también se impuso esa tranquilidad. La Casa de la Villa acogió, por primera vez en democracia, una noche electoral. Gallardón, rodeado de su familia (mujer y tres de sus hijos) y de todo su equipo (salvo Paz González, interventora en una mesa) fue conociendo los primeros resultados. En torno a las 20.00 horas, se encerró con sus más allegados hasta que no haya datos fiables previendo una noche larga, muy larga que concluiría en la sede del PP, en la calle Génova. Su equipo, mientras, relajado, incluso tuvo tiempo de hacerse fotos muy sonrientes. IU compareció en un hotel de Atocha. Mientras, el Círculo de Bellas Artes fue el lugar que eligió el PSOE para velar armas. Tras algunas valoraciones pidiendo cautela ante sus penosos datos iniciales, la hecatombre se materializó. ¿Perdemos Alcobendas? se preguntaba una militante. ¡Bien por Montoyita! animaba otro tras conocer que el candidato de Leganés gobernaría. Cierta desolación se extendió tras conocer que se perdían distritos tan emblemáticos como Villaverde. Las horas pasaban y no se sabía nada de los dos candidatos. No sabemos cuándo bajarán ni si lo harán juntos o separados explicaba la oficina de Prensa pasadas las 22.30 horas. A las 23.00 horas parecía que, por fin, iban a comparecer: Aguirre y Gallardón ya lo ha- La participación en estos comicios fue muy similar a la de 2003 CHEMA BARROSO