Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 27 M LUNES 28- -5- -2007 LOS DISTRITOS nos momentos y, por descontado, con la pérdida de votos del PSOE. De 1999 a 2003, el porcentaje de votos del PP subió en todos los distritos excepto en los de Centro y Carabanchel. Los populares mantenían su hegemonía en 14 de los 21 distritos madrileños que eran los mismos que ya dominaba en 1999 y a los que, como queda apuntado, habría que añadir otros dos que se incorporaron al suma y sigue de este partido político: Moratalaz y Hortaleza. En Retiro, Salamanca y Chamberí el PP ha venido superando el 65 por ciento de los sufragios. Usera es un caso atípico. De las elecciones de 1999 a las de 2003 el PP ganó 3,5 puntos. Algo muy similar ocurrió en Hortaleza. En Puente de Vallecas, Villa de Vallecas, Villaverde, Vicálvaro y Barajas el porcentaje de votos subió en tres puntos. El PSOE subió en 2003- -respecto a 1999- -en porcentaje de votos en trece distritos: Centro, Retiro, Salamanca, Tetuán, Chamberí, Fuencarral, Moncloa, Latina, Carabanchel, Moratalaz, Villaverde, Barajas y Vicálvaro. En el caso de Moratalaz, pese a la subida, el PP superó en votos la suma de PSOE e IU. Por el contrario, los socialistas han visto mermadas sus fuerzas en otros distritos que, tradicionalmente, le habían votado. Entre ellos, Usera, Puente de Vallecas, Arganzuela, Hortaleza, Villa de Vallecas y San Blas, distritos todos ellos donde, por lo general, el PSOE ha rondado el cincuenta por ciento de los votos, es decir, la mayoría absoluta pese a no poder evitar una caída porcentual de un punto como media. Izquierda Unida (IU) mantuvo en 2003 mantuvo su tendencia a la baja, algo que ya había empezado a suceder en 1999. Tras unos espléndidos resultados en las elecciones de 1995- -en algunos distritos como Vicálvaro o Villaverde superó el 20 por ciento de los votos- sus seguidores le dieron de lado y optaron por otras opciones de izquierda o, simplemente, se abstuvieron, explican los mismos expertos. MADRID 79 encuentra en vías de desaparición o, cuando menos, muy difuminada. En 2003, el PP mantuvo todos sus feudos y recuperó dos donde con anterioridad el voto iba a los socialistas e IU: Moratalaz y Hortaleza. Despacio, pero sin pausa, en los últimos tres comicios municipales se ha registrado una lenta pero progresiva ascensión de votos para el PP en muchos distritos que antes votaban a la izquierda. El ejemplo más claro ha sido Puente de Vallecas, zona socialista de toda la vida, donde en 1991 el PP consiguió un 19 por ciento de los votos emitidos y en 2003 ya se acercaba al 31 por ciento. Expertos consultados por este periódico también apuntan a que en muchas zonas de la capital, el cambio de signo ha tenido mucho que ver con el descenso que sufrió IU en algu- Breves Accesibilidad Protestas por la falta de rampas para votar La falta de rampas de acceso obligó, en muchos colegios electorales de la capital madrileña, a que personas mayores o discapacitados no pudieran acceder a su correspondiente mesa electoral para depositar su voto. En la mayoría de los casos se optó porque los agentes de Policía que fueron asignados a los puntos para depositar los votos a fin de garantizar la seguridad y el orden, tuvieran que bajar las urnas a la calle para que los afectados pudieran depositar sus papeletas. Así ocurrió, al menos, en el colegio de Calvo Sotelo, de la avenida de la Ciudad de Barcelona y, también, en el Nuestra Señora de la Paz, en la calle de Valderribas, ambos en el distrito de Retiro. Esta solución no evitó, sin embargo, las protestas de quienes reclamaban rampas de acceso. papeletas en casa. Una persona de su equipo le facilitó, de inmediato, las listas. Y ahí no quedó todo porque en el momento de depositar su voto, a punto estuvo la presidenta de la mesa electoral de meter el voto de Sebastián para el Ayuntamiento en la urna para la Asamblea de Madrid. En otro colegio electoral, un hombre de unos 50 años se jugó su voto a Esperanza Aguirre o a Inés Sabanés tirando una moneda al aire. El azar quiso que este señor tuviera que votar a Aguirre. Cambios de signo Incidentes El Samur intervino en diez ocasiones El Samur tuvo que intervenir ayer al menos en diez ocasiones en diversos colegios electorales de la capital madrileña, seis de ellos por heridas de carácter leve y otros cuatro de carácter moderado, para atender caídas de mujeres de avanzada edad. Una mujer de 70 años se cayó por las escaleras y fue trasladada a la Clínica de la Zarzuela. Otra de 74 sufrió una luxación de hombro al caerse, también, por las escaleras de su colegio electoral en la avenida de Valladolid y los efectivos del Samur decidieron su traslado al hospital Puerta de Hierro. En las elecciones municipales de 2003 el PP ganó en quince distritos madrileños y el PSOE en seis La influencia de las obras de la M- 30, los parquímetros y el Metro a Villaverde Aunque con la boca pequeña, algunos dirigentes del PP madrileño temían que las largas y molestas obras de la M- 30, la ampliación del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) -con sus polémicos parquímetros- -y otras muchas obras que se han realizado en la capital a lo largo de los últimos años, hubieran enfadado a los ciudadanos y éstos optaran por castigar al alcalde. No ha sido así. Los vecinos de Usera y Arganzuela han sido los sufridores de las obras de la M- 30 y, sin embargo, han apostado por el PP. Con los parquímetros ha ocurrido otro tanto de lo mismo y no ha habido varapalo electoral para el PP. El Metro a Villaverde también parece haber sido un tanto a favor de la imagen de Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón. Los besos dan más votos que las inauguraciones llegó a decir Aguirre pero lo cierto es que Villaverde, que en 2003 votó PSOE, ayer se inclinó por el PP, aunque por un estrecho margen. Otras opciones Anécdotas Miguel Sebastián se deja las papeletas de votar en casa El candidato socialista a la Alcaldía de Madrid, Miguel Sebastián, protagonizó ayer una de las anécdotas más divertidas de la jornada electoral. Puede que no fuera el único al que le pasó pero, por ser quien es, el hecho trascendió. Lo cierto es que, al ir a votar, Sebastián se percató de que se había dejado las