Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 INTERNACIONAL LUNES 28 s 5 s 2007 ABC Los primeros de Nahr se fueron por miedo, nosotros nos vamos por hambre Fatah al Islam recurre a francotiradores contra los refugiados que intentan huir LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL TRÍPOLI (LÍBANO) La población de Nahr al Bared no sólo es la víctima trágica de un conflicto que amenaza con derramar todavía mucha sangre. La población de Nahr al Bared se ha convertido también en un escudo humano detrás del que se parapetan los milicianos yihadistas de Fatah al Islam y en un estorbo para el Ejército del Líbano, que en los últimos días ha impedido el acceso al campo de refugiados de todo tipo de alimentos e incluso de agua para que los vecinos que quedan se rindan pronto y se vayan cuanto antes. Que vacíen Nahr. Que lo abandonen por completo. Y así tener vía libre para, de una vez por todas, iniciar la operación militar a la caza de los insurgentes que- -según fuentes del Ministerio del Interior- -ya es una decisión política. Pero para cuando no ponga en riesgo la vida de todos los palestinos que todavía están dentro. La estrategia del Ejército de desgastar a base de necesidades y de sed a la población de Nahr para que deje de estorbar está causando efecto. El éxodo hasta el vecino campo de Badawi o la ciudad de Aker, o incluso a Beirut, se ha intensificado en las últimas fechas, según han ido faltando las provisiones y los líquidos en los hogares: Los primeros se fueron por miedo, nosotros nos vamos por hambre reprochaba junto al control militar de salida del campo de Nahr al Bared una madre de nombre Haina, que asegura que los que tiran la toalla ahora después de haber aguantado dentro siete días, estaban ya decididos a resistir en sus casas, con sus cosas, pasara lo que pasara. Que muchos son ancianos, enfermos crónicos, familias con niños. Pero no hay leche, tampoco nada para darles de comer, se acabó el agua... La población de Nahr también es el escudo humano que, desde el primer día, desde que el Ejército lanzó el primer disparo de artillería, los de Fatah al Islam han utilizado precisamente para evitar la tormenta que les ha jurado el Gobierno. Por eso, según fuentes del Ejército, han recurrido a francotiradores para disuadir a los que recogen sus trastos e impedir más huidas. Cada palestino en Nahr es como un seguro de vida para los yihadistas atrincherados y mejor no dejarlos escapar. Bien mirado, la población de Nahr no le importa lo más mínimo ni al Ejército ni a los insurgentes. La situación humanitaria es dramática denuncia la Cruz Roja, que sabe que dentro se mueren de hambre, que los matan a tiros. Pero no pueden entrar. Inspectores judíos estudian el automóvil alcanzado ayer por el Qasam palestino AP Escudo humano La contención de Israel con Hamás toca fondo, dice Olmert Un israelí muere en Sderot por el impacto de un Qasam s Los milicianos palestinos han llenado Gaza de trampas explosivas HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. La muerte ayer de un israelí de 36 años por impacto directo de un cohete Qasam en Sderot forzó al primer ministro Ehud Olmert a advertir a Hamás que la política de contención del Ejército puede cambiar en un futuro cercano si no se detiene el lanzamiento de cohetes desde Gaza. Durante el consejo de ministros ordinario de los domingos, Olmert dijo al Gabinete que el conflicto con Hamás será de larga duración y que las operaciones militares no se detendrán incluso en el caso de que las milicias dejen de disparar los cohetes. El jefe del Shin Bet, los servicios secretos para Israel y los territorios ocupados, Yuval Diskin, se mostró sombrío en su análisis de la situación diciendo que las milicias se preparan a conciencia para recibir al Ejército desde el momento en que entre en la franja. Diskin señaló que desde hace tiempo las milicias están preparando túneles cargados de explosivos y plantando bombas en las carreteras con el fin de recibir a los carros de combate y demás vehículos militares hebreos que entren en la zona de Gaza. En su informe, el jefe del Shin Bet agregó que las milicias contarán con gran número de francotiradores en las zonas urbanas, así los soldados se convertirán en un blanco fácil. Diskin, sin embargo, no quiso hacer especulaciones sobre el número de bajas que una operación terrestre de gran envergadura podría significar. Concluyó su exposición diciendo que la mejor opción de Israel es continuar por el sendero de los últimos días, es decir, intensificar los ataques de la aviación que, según él, han puesto en una situación difícil a los milicianos, como lo demostraría el hecho de que la intensidad de los cohetes ha disminuido significativamente. Olmert, por su parte, no descarta reanudar los asesinatos extrajudiciales de los líderes políticos de Hamás, comenzando por el primer ministro Ismail Hanniye, a pesar de las amenazas de represalia de quienes desde hace casi un año tienen en su poder al soldado Guilad Shalit. La reunión del gobierno estuvo marcada por la muerte de Oshri Oz, un israelí de 36 años que por la mañana resultó herido de gravedad por el impacto directo de un Qasam contra su vehículo. El coche se estrelló y Oz consiguió caminar algunos pasos antes de caer. Falleció poco después en el hospital. La muerte de Oz, que se suma al reciente fallecimiento de una mujer israelí de 35 años en circunstancias similares, hace que la presión sobre Olmert sea más fuerte, aunque el primer minsitro se resiste a ordenar una invasión terrestre como exige la oposición de la derecha, tal vez porque todavía tiene presentes las consecuencias políticas de la invasión de Líbano el pasado verano. En el otro lado del frente, cinco grupos palestinos, incluidos Hamás y la Yihad Islámica, han enviado a sus representantes a El Cairo para dialogar acerca de una posible tregua. Hamás parece interesada en un alto el fuego siempre y cuando el Ejército interrumpa sus operaciones en Cisjordania, y no sólo en Gaza, algo que los israelíes rechazan por ahora. Recuerdo de El Líbano Bombas y francotiradores El primer ministro israelí no descarta reanudar los asesinatos extrajudiciales de los líderes de Hamás, incluido Ismail Haniye ABC. es Una niña refugiada palestina en Nahr muestra su entorno AFP Más información sobre el conflicto israelo- palestino en abc. es internacional