Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 ELECCIONES 27 M ESPAÑA LA CONTRA LUNES 28 s 5 s 2007 ABC Una familia llena una de las cabinas electorales de un colegio de Valencia EDUARDO MANZANA La vuelta al cole (electoral) Normalidad, qué bonito nombre tienes. El sagrado derecho al voto, es decir, el derecho a elegir a esos candidatos que previamente han elegido otros, se desarrolló ayer con normalidad. Con la excepción de las notas de color que siempre animan la rutina en la casa de Isabel Preysler. O en la de Isabel Pantoja (sedes en Cantora, Mi gitana y La Moraleja) Pero lo que tenemos es la vuelta al cole. Y así no se incentiva al ciudadano. De todas maneras, hay gente que no falla. Por ejemplo, esos temerarios novios de Humilladero (Málaga) vestidos de novios que se presentaron tras la juerga de la boda los primeros en su colegio. Insensatos. Éstos no saben que si alguien de la mesa falla se engancha al primer votante que aparece. Pero se han librado. Aguirre (Javier) tenía la esperanza (con minúscula) de que su mesa estuviera constituida, como así fue. Si ese segundo vocal del que era suplente hubiera sido del Nástic quizá se habría escaqueado para que el entrenador del Atlético de Madrid se quedara sin ir al Calderón. Problema que no habría existido con un colegio como el de la localidad riojana de Villarroya, que echó el cierre a las diez menos veinte de la mañana, una vez despachados los nueve ciudadanos con el sagrado derecho a votar por candidatos que previamente han elegido otros. Por lo demás, normalidad, la palabra del día. Y probablemente normal es que una niña no sepa quién es Aznar. ¿Tú eres Rajoy, no? preguntó al ex presidente, pese a que el único parecido entre ambos esté en las canas del bigote (claro, que más parecido hay entre el bigote de Aznar y las cejas de Gallardón) Y anormalidad normal en el País Vasco y Navarra gracias a los señoritos con los carteles del pucherazo. Algunos candidatos de allí deben de salir de su casa como salió Josefina Carabias para informar de las elecciones del 12 de febrero del 36, cuando su familia le decía: Procura que no te den en la cabeza, que es lo peor, y llévate una tarjetita con el número de teléfono en sitio visible para que nos avisen enseguida de la Casa de Socorro Rosa Belmonte El fallo del sistema electoral está en el colegio. ¿Cómo no va a haber abstención? ¿Qué interés, descartado el que puedan despertar los candidatos, tiene votar en un aula? O usar esas cabinas de cortinas tan arrugadas como las camisas del doctor House. Otra cosa sería husmear en las casas de los famosos con nuestras papeletas (es una idea copiada de algún autor anglosajón, pero no me acuerdo de cuál) Seguro que iría a votar mucha más gente si el colegio electoral estuviera Urnas medio vacías en un día con mucha abstención EDUARDO MANZANA