Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ELECCIONES 27 M ESPAÑA MADRID: ANÁLISIS LUNES 28 s 5 s 2007 ABC Miguel Sebastián, que votó ayer en el colegio público Escuelas del Bosque de Madrid, llevó al PSOE a una derrota histórica en la capital La derrota más personal de Zapatero El presidente del Gobierno quiso presentar él mismo a Miguel Sebastián como candidato del PSOE a Madrid. Era su apuesta, y ahora ha perdido. La histórica derrota de los socialistas en la capital afecta inevitablemente al líder de los socialistas POR MARIANO CALLEJA FOTO FRANCISCO SECO MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero se la jugó en Madrid, y ha vuelto a perder, con más diferencia que hace cuatro años. La candidatura de Miguel Sebastián ha cosechado un fracaso histórico de los socialistas en Madrid, y ha arrastrado en su derrota a su mentor, el secretario general del PSOE. Zapatero eligió personalmente en octubre del año pasado al candidato que debía conquistar la capital de España, donde no gana el PSOE desde las elecciones locales de 1987. Hace 20 años. Para los socialistas, ganar en Madrid suponía pegar fuerte al PP donde más le podía doler, y dejar tocado no sólo a uno de los pesos pesados de este partido, como es Alberto Ruiz- Gallardón, sino también al líder de la oposición, Mariano Rajoy. El 25 de octubre, Zapatero presentó a un desconocido Sebastián, sin más mérito que ser su asesor económico en La Moncloa, como candidato perfecto para Madrid. Tras la negativa de José Bono a pugnar por la Alcaldía, Zapatero convocó a los medios de comunicación a la sede socialista de Ferraz y compareció junto a su pupilo y al candidato socialista a la Comunidad, Rafael Simancas, convidado de piedra en todo este asunto: Miguel Sebastián es la persona idónea para traer a la capital de España lo que Madrid necesita dijo Zapatero. En cuanto conoció la noticia, el alcalde Gallardón lo vio claro, y envió esta advertencia al presidente del Gobierno: José Luis Rodríguez Zapatero se involucra personalmente en la campaña electoral de Madrid y asume la responsabilidad del resultado Es Zapatero quien, a través de Sebastián, ha decidido librar la batalla política por la Alcaldía de Madrid y será él quien asuma las consecuencias recalcó. La batalla estaba servida: Zapatero contra Gallardón y Rajoy. Dos por el precio de uno. Siete meses después, los madrileños han vuelto a dar la espalda al líder del PSOE, como ya hicieron en mayo de 2003, cuando Trinidad Jiménez, la anterior apuesta personal de Zapatero para Madrid, tuvo una derrota contundente, al conseguir 21 concejales frente a los 30 del PP. Entonces, el número dos del PSOE, Enrique Barón, fue el primero en abandonar el barco socialista en cuanto naufragó, y Jiménez aguantó en la oposición hasta que en septiembre Zapatero la premió con la Secretaría de Estado para Iberoamérica. Un premio menor, si se tiene en cuenta que siempre apareció en las quinielas para ser ministra. Miguel Sebastián, que no es militante del PSOE, fue recibido con duras críticas por los socialistas de Madrid, como Juan Barranco y Joaquín Leguina, quienes advirtieron que la capital no se gana con aves de paso y auguraron problemas en el partido. Anoche, los problemas se tradujeron en unos resultados pésimos en las urnas. La gran apuesta personal de Zapatero no ha podido acabar peor: un 30,88 por ciento de los votos, casi seis puntos menos que Trinidad Jiménez en 2003, y 18 concejales, tres menos que su compañera en las elecciones pasadas. La diferencia con Gallardón es abismal, sonrojante para los socialistas: casi la mitad de votos, a una distancia de 25 puntos en porcentaje, y 16 ediles menos. El fracaso de Zapatero se hace redondo con los resultados del PSOE en la Comunidad de Madrid, donde el PP ha cosechado su cuarta mayoría absoluta, la segunda consecutiva de Esperanza Aguirre. El candidato socialista, Rafael Simancas, se hunde en el pozo y queda en una situación muy delicada dentro de su partido. En las últimas semanas, desde el Partido Socialista de Madrid se expresó el descontento por la campaña que estaba realizando Sebastián- -las críticas se dispararon por su juego sucio- -y se advirtió que una nueva derrota en la Comunidad obligaría a Simancas a presentar su dimisión y a abrir una nueva etapa en el socialismo madrileño, sin nuevas apuestas por enchufe Dos apuestas malas Tras el fracaso de Trinidad Jiménez en 2003, el nuevo pupilo de Zapatero ha tenido una derrota aún peor Los socialistas madrileños creen necesario un cambio en el partido y el fin de las apuestas personales