Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27- -5- -2007 DEPORTES www. abc. es deportes 97 Otra ración más de convencimiento El Real Madrid, a falta de juego, se impuso por empuje a un Deportivo que no volvió la cara Real Madrid Deportivo 3 1 dro de Caparrós. No hubo más. A la vuelta del descanso el Deportivo salió con una velocidad extra y el Real Madrid, extrañamente sorprendido y pusilánime, fue una marioneta y un coladero. Estoyanoff y Cristian entraban y salían por los costados; Sergio y De Guzmán no dejaban dar un pase a derechas a los locales y la portería de Casillas se convirtió en una diana de feria. Bien es verdad que Beckham mandó al palo un lanzamiento de falta made in Pero el Real Madrid estaba perdido y se demostró en un barullo delante de su portería en el que hubo hasta cuatro remates y dos paradas de Íker antes de ceder córner. A la salida del mismo, Cristian abrió de forma magistral a la banda y el centro de De Guzmán lo remató a la red Capdevila. Es en esos momentos, de frente a la adversidad y con sus hinchas agotando los tranquilizantes de todas las farmacias, cuando el Real Madrid se crece. No por fútbol, que tiene el justo, sino porque, de perdidos al río, apela a otros argumentos que le sobran. Y se puso a empujar. Cierto es que tuvo suerte de remontar pronto, gracias a ese guante que Beckham (otra vez fantástico en sus pases) tiene en la bota derecha y a la habilidad de Raúl, que se adelantó a la defensa para cabecear de forma perfecta el 2- 1. No se rindió el Deportivo. Caparrós puso más artillería y Bodipo hizo emplearse a Casillas. Pero el Madrid encontró otra jornada más- -y van seis- -el ya habitual tanto de Van Nistelrooy, un canto a la lucha de Raúl. Y se acabó. ¿Y el fútbol? Para el año que viene. Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Torres, Sergio Ramos, Cannavaro, Roberto Carlos (Cicinho, m. 87) Beckham, Diarra, Gago, Robinho (Guti, m. 75) Raúl y Van Nistelrooy (Higuaín, m. 89) Deportivo (4- 2- 3- -1) Aouate; Coloccini, Lopo, Andrade, Capdevil; Sergio (Verdú, m. 78) De Guzmán; Estoyanoff (Bodipo, m. 61) Juan Rodríguez, Cristian; y Arizmendi (Barragán, m. 85) Árbitro: Fernández Borbalán. Amarilla a Beckham, Estoyanoff, De Guzmán y Coloccini. Goles: 1- 0, m. 28: Sergio Ramos. 1- 1, m. 54: Capdevila. 2- 1, m. 57: Raúl. 3- 1, m. 74: Van Nistelrooy. JOSÉ MIGUEL MATA MADRID. Con menos sufrimiento y mayor holgura que en las últimas jornadas, pero con los mismos atributos que le han hecho comandar la tabla, el Real Madrid dio ayer otro paso hacia el título. Cumplió con la rutina que le acompaña las últimas jornadas, ganar, y sigue poniendo de los nervios a sus perseguidores. Si la Liga acaba en las alforjas del Real Madrid los eruditos del balón tendrán que cerrar sus cátedras y tomarse unas vacaciones. Eso o elevar a los altares a Fabio Capello, lo cual se antoja más humillante que enterrarse una temporada bajo la arena de cualquier playa paradisiaca. Y es que el italiano, o sus jugadores, que ya no se sabe quién monta más, ha hecho del descontrol y la motivación virtud. Todos a una, por lo civil o por lo testicular. El Real Madrid volvió a ofrecer ayer otro partido pestoso. Raúl grita su gol, que encarriló la victoria blanca De esos embarullados, sin clarividencia en su fútbol porque ni Diarra ni Gago fueron un faro del que fiarse, sobre todo en la primera mitad. Se vieron embotellados por la agresividad de la medular del Deportivo, que a falta de brillantez opuso una tenacidad a prueba de dádivas de terceros, que si las hubiere bien podría emplear el club en una equipación que no dañe la sensibilidad del espectador En los primeros 45 minutos el Real Madrid fue siempre hacia adelante, pero a trompicones. En el mejor de los casos llevaba el balón a las bandas en busca de un centro salvador, porque por el medio Diarra y Gago no conectaban con sus compañeros, perdían infinidad de balones y facilitaban las contras del Deportivo, que AP asustó con un disparo cruzado de Arizmendi y otro lejano de Capdevila. El Real Madrid sólo remató una vez entre los tres palos en el acto inicial. Y fue gol. Una jugada polémica porque Van Nistelrooy pareció ayudarse de la mano más que de la cabeza para llevar el balón al larguero. Sergio Ramos, atento, fusiló en el rechace la portería del cua-