Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo DOMINGO 27- -5- -2007 ABC Una red de barcos alertará de la llegada de los bancos de medusas en el Mediterráneo El Gobierno anunciará la próxima semana un plan especial para combatirlos y prevenir su aparición en las áreas de baño JAVIER YANES MADRID. El Ministerio de Medio Ambiente prepara la inminente puesta en marcha de un plan de choque contra la invasión de medusas que, en los pasados veranos, se ha convertido ya en una molestia recurrente en las playas del litoral español. Las nuevas medidas, que según fuentes del gabinete de Cristina Narbona deberían anunciarse la semana próxima, se implantarán en una primera fase en la costa mediterránea, habitualmente la más afectada por la incómoda epidemia estival. Según manifestó a ABC el doctor Josep María Gili- -vicedirector del Instituto de Ciencias del Mar (CSIC) y responsable del estudio científico encargado por Medio Ambiente- de concretarse el borrador de acuerdo a las recomendaciones del CSIC, el plan contemplará medidas en los ámbitos medioambientales y sanitarios, dirigidas tanto a la prevención como a la respuesta a la aparición de estas especies en las áreas de baño. En materia de actuación ambiental, el investigador explicó que se creará un sistema de predicción que estará plenamente operativo en el plazo de un año y que permitirá alertar a las autoridades costeras sobre la llegada de bancos de medusas Para ello se dispondrá una red de barcos dotados de instrumentos de medición para detectar los enjambres, evaluar su dimensión, su potencial reproductor, y predecir sus movimientos en función de las corrientes marinas y los vientos dominantes En cuanto a la recogida de los ejemplares que colonicen las aguas costeras, el plan preconiza la uniformidad en los mecanismos de captura mediante barcos- pelícano y redes de captura frente a la diversidad de técnicas que, a juicio de Gili, hoy dispersa los esfuerzos de las administraciones competentes y resta eficacia. En este sentido, el científico aboga por la eliminación de las redes fijas balizadas que, en lugares como el Mar Menor y Ceuta, se han utilizado con el objetivo de bloquear el acceso de las medusas a las zonas de baño. Según asegura el científico, estas mallas no solamente producen un impacto ecológico negativo, ya que capturan de forma pasiva otras muchas especies sino que, además, sencillamente no funcionan: los pedazos de las medusas atrapadas se filtran a través de la trama y son igual de activos, pero se detectan con más dificultad que el animal entero Otro capítulo del plan, desarrollado en coordinación con el Ministerio que dirige Elena Salgado, comprende los aspectos sanitarios en materia de prevención de picaduras, así como las acciones a adoptar en caso de sufrir el contacto de los tentáculos urticantes. Según informó Gili, para el enfoque médico del problema ha contado con la colaboración del doctor Santiago Nogué, jefe del servicio de Toxicología del Hospital Clínico de Barcelona, que acumula una contrastada experiencia en el tratamiento de picaduras de medusa. Nogué confirmó a ABC que en quince años este tipo de atención ha pasado de ser algo excepcional a algo habitual aun teniendo en cuenta que- -según sus datos- -sólo el uno por ciento del total de afectados requiere atención hospitalaria, normalmente por infecciones producidas a posteriori por el rascado de las heridas El fenómeno de los bancos de medusas no es nuevo en las playas españolas, pero su incidencia ha aumentado en los últimos años y, aseguró Gili, han venido para quedarse. Los cambios en las aguas litorales, como el aumento de salinidad y temperatura por el menor aporte de los ríos, por desgracia pronostican que el problema se repetirá año tras año Lo que ocurre en nuestras costas es reflejo de un fenómeno más general: Los datos publicados en otros países indican que las medusas han proliferado sin control en todos los mares en los últimos diez años. Los pescadores españoles que faenan en el banco de Namibia solían recoger una medusa por cada diez merluzas. Hoy, son tres medusas por cada merluza Respecto a las causas, el biólogo marino alberga pocas dudas: Por encima de todo, la sobrepesca, que barre del mar a los depredadores- -sobre todo atún rojo y tortugas- -y a los competidores Raúl García, experto en pesca de Adena- WWF, añade a lo anterior el efecto del cambio climático: En los cinco últimos años, la temperatura en las aguas superficiales del Mediterráneo ha crecido dos o tres grados, y se han alcanzado récords históricos. Esto afecta a los sistemas de corrientes y a la coincidencia de las medusas con sus predadores Los efectos son ya bien conocidos por los bañistas: como en años anteriores por estas mismas fechas, la plaga gelatinosa ha sido fiel a su cita. Baleares, Málaga, Murcia, el Cantábrico oriental y Ceuta han recibido las primeras medusas, y los dispositivos se han puesto en marcha. En la Ciudad Autónoma, la Cruz Roja atendió catorce casos el pasado fin de semana. Tras la reunión mantenida el pasado jueves por técnicos de Medio Ambiente con representantes autonómicos de la costa mediterránea, el plan está más cerca de su versión final. Tenemos que darnos prisa porque ya llegamos tarde sentenció Gili. Ya están aquí Más información sobre medusas: http: www. juntadeandalucia. es sal ud contenidos medusas Cosecha peligrosa 4 LA PICADURA Los tentáculos disponen de unas células urticantes (cnidocitos) que usan para capturar presas y como defensa 1 En el interior de la cápsula hay un filamento enrollado y un veneno Turistas que repiten Disparador Filamento urticante recogido Brazos de alimentación El plan pretende homogeneizar los sistemas de recogida de medusas mediante redes y barcos- pelícano 2 Cuando roza la superficie de la presa, la presión y el cambio de temperatura hacen que se libere el filamento Los filamentos salen eyectados Carabela portuguesa, la peor amenaza La mayoría de las picaduras de medusa que atienden los servicios de socorrismo corresponden a la Pelagia noctiluca abundante en el Mediterráneo y la más tóxica de la fauna costera española. Pero en los últimos años, un nuevo azote se acerca a nuestras orillas. La carabela portuguesa o Physalia physalis -en Francia y Alemania la llaman galera española -es también un cnidario, pero no una verdadera medusa, sino una colonia de pólipos; algo parecido a un coral flotante. Sin embargo, su aspecto semejante al de sus primas es un claro aviso de su poder urticante, que sin ser letal en la mayoría de los casos, sí representa un riesgo mayor que el de las medusas convencionales Aunque por el momento se trata aún de un visitante ocasional, el doctor Nogué sospecha que algunos de los casos de picaduras tratados en el Clínico de Barcelona el verano pasado correspondían a encontronazos con carabelas En opinión de Josep Maria Gili, la pérdida de control térmico de los mares facilita la entrada de especies exóticas como ésta La carabela portuguesa es, para este experto en medusas, la peor de sus pesadillas. Si su presencia en las playas se generalizase, podrían causar estragos 3 Se clavan en la presa e inyectan el veneno Piel de la presa Filamento urticante desplegado SON ESPECIALMENTE SENSIBLES: Niños Alérgicos (atopía, asma) Los que han sufrido picaduras anteriores Con problemas cardíacos ATENCIÓN