Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27- -5- -2007 El MoMA dedica a Richard Serra una muestra por sus 40 años como escultor 89 Lorenzo Pipe Sarmiento Abogado maritimista DOS FORMAS DE TRATAR EL MISMO ASUNTO uando en el año 2001 Odyssey Marine solicitó un permiso para buscar el Sussex el Ministerio de Cultura que dirigía entonces Pilar del Castillo lo dio tras su aprobación en el Consejo de Ministros de 10 abril 2001, previo informe del Consejo de Estado, los servicios jurídicos de su Ministerio y la implicación del Ministerio de Defensa. Además, en la autorización se exigió la presencia permanente en el buque Minibex, arrendado por Odyssey, de un oficial de nuestra Armada y del director del Centro Nacional de Arqueología Submarina de Cartagena, Ivan Negueruela. El ejecutivo del PP entendió que las aguas en las que se iba a trabajar, por su proximidad a Gibraltar, y como luego sucedió, podían generar conflictos, por lo que decidió, con muy buen criterio, que fuese el Estado quien llevase el asunto, a pesar de que reconocía las competencias en arqueología submarina de las diferentes comunidades autónomas. Consideró el permiso como un acto de Estado. Sin embargo, y a pesar de tan acertadas decisiones, tuvieron que expulsar al barco cuando se puso de manifiesto que en dos ocasiones se hicieron a la mar sin cumplir dichos requisitos, y navegaron fuera de las coordenadas en las que se les había permitido operar. Por una vez en este lamentable asunto de más de ocho años de duración se aplicó la legalidad vigente, que sigue dando las competencias operativas a la Armada, a través de la Ley de Auxilios, Remolques, Extracciones y Hallazgos de 1962: un cuerpo legal que quedó inmerso en la Ley de Puertos y de la Marina Mercante en su disposición transitoria décima, y que lo hará suyo la nueva Ley General de Navegación, actualmente en el Parlamento. Durante las posteriores actuaciones de Odyssey, en concreto en las campañas de búsqueda realizadas en 2005, 2006 y 2007 con el Gobierno socialista, los permisos los ha dado el C Ministerio de Asuntos Exteriores, a través de lo que los diplomáticos llaman notas verbales saltándose las competencias de la Junta de Andalucía y las de su propio Ministerio de Cultura, lo que ha propiciado una confusión inaudita para tratarse de estamentos que pertenecen a un mismo signo político. Todavía nadie se explica por qué Exteriores ha llevado la voz cantante: qué esconden, qué tapan: quién presiona. Este Ministerio ha contradicho reiteradamente tanto a Cultura como a la Junta, y ha llevado el prestigio marítimo y cultural de nuestro país hasta cotas cercanas al ridículo. En esta original etapa no se han embarcado los arqueólogos y nunca se contó con la Armada, en un tema que, operativamente, y por ser los únicos con verdaderos medios y conocimientos en la materia, habrían puesto un poco de orden en esta carrera de desatinos jurídicos, administrativos y políticos. El resultado, ya lo hemos visto: nos han expoliado a escasas millas de nuestras costas. Y lo que es peor, hemos dado una lamentable imagen de descoordinación, improvisación y permisividad. Cuando un país decide pactar con cazatesoros, o está muy vigilante en las concesiones que hace, o, simplemente, se niega a establecer acuerdos con gentes para las que los bienes arqueológicos sólo se miden por el valor económico que representan. Las retiradas de Paul Newman y cincuenta huevos duros A los 82 años, el indomable actor, el hombre más guapo de la historia, deja el cine. Ya no puedo trabajar al nivel que me gustaría FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Sábado de granizo y reflexión. Las agencias susurran. Efe distribuye una foto, de hace cuatro años, con la barba mal podada y unos lupos de abstención, impropios del mito, que se le cae a los pies a alguna compañera del diario. Paul Newman se retira Noticia de impacto, si no fuera porque los periódicos ya publicaron hace dos años, él con los ochenta recién estrenados y nosotros con las ganas de olvidar puestas. La Junta Electoral Central guarda respetuoso silencio. En realidad, el primer mutis del buscavidas parecía tan definitivo como su matrimonio con Joanne Woodward, ca- Paul Newman, el pasado 9 de noviembre si cincuenta años cosidos con buen humor. El estreno de la miniserie televisiva Empire Falls (la última vez que la pareja compartió cámaras) llegó en la prórroga y el doblaje de uno de los personajes animados de Cars no dejaba de ser un guiño para la galería, pero el bueno de Paul compareció el viernes en el programa despertador de la ABC y a más de uno el café se le quedó helado. Buenos días, América, soy Paul Newman y me retiro para siempre Adiós, Paul Newman lloró a coro el imperio. El guión exigía que el astro confesara en directo, con la voz quebrada: Ya no puedo trabajar más como actor admitió. No estoy disponible para trabajar al nivel que me gustaría apuntaló. El Brick de La gata sobre el tejado de zinc admitió que cuando uno comienza a perder su memoria, su confianza y su capacidad de inventar es motivo más que suficiente para considerar la actuación como un capítulo cerrado El hombre que se comía cincuenta huevos duros en La leyenda del indomable el ídolo sexual inmarchitable, de ojos más azules que la viagra, también se mostró agradecido por su vida. Espléndido actor y notable director, ganó un Oscar honorí- AP FRANCISCO SECO La lluvia da tregua a la Feria del Libro Aunque la lluvia deslució la inauguración de la Feria el pasado viernes, ayer dio una pequeña tregua y las tradicionales firmas de libros congregaron a cientos de visitantes. Una de las que más éxito tuvo fue la de Manuel Francisco Reina, que dedicó numerosos ejemplares de su última novela, Mirada de sal fico en 1986 y se vengó en la siguiente edición con otro inoxidable por El color del dinero de nuevo en la piel y los pulgares de Eddie Felson, con Scorsese en la tronera. Su última película de verdad. Camino a la perdición supuso su décima candidatura (la de Raquel, Raquel debut tras las cámaras, como mejor filme) En el trayecto deja títulos inolvidables y personajes de leyenda: un Rocky Graziano marcado por el odio, el indomable y tragón Luck Jakson, el desgastado abogado Frank Galvin, que cuelga toda su carrera de la percha incandescente de una negligencia médica, el investigador privado Harper (Archer, en la novela) el ladrón de bancos y corazones Butch Cassidy... Quizá porque no frecuentó las fiestas también le dio tiempo a tener seis hijos, repartidos equitativamente entre su mujer eterna y la prehistórica Jackie Witte (casi otra década de matrimonio) además de crear su propia línea de salsas, con las que nunca pringó su prestigio. Muy al contrario, las ganancias de Newman s own van a parar a obras de caridad. Bien entendida, por supuesto. Más información sobre los negocios del actor: www. newmansown. com