Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos DOMINGO 27- -5- -2007 ABC El Odyssey Explorer en las aguas en las que ha operado, con el Peñón y la bahía de Algeciras al fondo FOTOSUR Defensa tiene cientos de informes de los buques de la Armada sobre el Odyssey Con ellos, el Gobierno esclarecería si los cazatesoros dejaron el Estrecho para buscar pecios en el Atlántico JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Los buques de la Armada Española que patrullan por el Estrecho de Gibraltar se han encontrado en múltiples ocasiones con los barcos de Odyssey Marine Exploration y en cada uno de esos encuentros han dejado registrada la posición y actividad de estas naves cazatesoros Ha ocurrido en cientos de ocasiones y han informado a sus superiores. La existencia de estos informes es un protocolo normal, según diversas fuentes navales consultadas ayer por ABC. La oportunidad perdida por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero al no haber permitido que la Armada controlase los movimientos y actividades de Odyssey en el Estrecho- -algo que sí hizo el Gobierno de Aznar en 2001- parece haber dado alas a los cazatesoros que contaban con un permiso del Ministerio de Exteriores con fecha de 23 de marzo, a pesar de que llevan mucho más tiempo en la zona. Por cierto, en 2001 fueron expulsados por realizar prospecciones en zonas que no les correspondían y no embarcar a quienes vigilaban su actividad. Con esos antecedentes nadie entiende la impunidad de que han gozado. La polémica, tras la publicación en ABC de las alertas de algunos miembros de la Armada destinados en el Estrecho, tuvo ayer un eco en las declaraciones de dos oficiales que participaban en un programa de la radio autonómica mallorquina, con motivo de la ceremonia de entrega a Italia del mando en la fuerza anfibia que Italia y España comparten desde 1997. El comandante de Infantería Jaime Segalerva y el capitán de Corbeta Juan Bautista Pérez Puig, destinados en el buque de asalto anfibio Galicia explicaban en el programa informativo Ones de Mar las características de su barco, cuando el presentador, David Oliver, les preguntó por el papel de la Armada en el caso Odyssey. que está pasando. Nosotros informamos y el Estado es quien se encarga, en unos momentos con más acierto y en otros con menos, nosotros no entramos en eso Para el oficial, estos cazatesoros conocen la ley, y de algún modo han sabido dar la vuelta a la tortilla y por eso es complicado actuar o parar sus actividades. Actúan, no voy a decir que con total impunidad, pero sí sabiéndose legalmente respaldados. No creo que realmente teman cuando un buque de la Armada pasa por su lado En definitiva, la Armada ha visto operar al Odyssey Explorer y al Ocean Alert durante los pasado meses de febrero, marzo y abril, cuando se supone que operarios de la empresa americana extrajeron el cuantioso tesoro de 500.000 monedas de plata y algunos miles de oro. El Ministerio de Defensa cuenta así con un registro pormenorizado de las posiciones y zonas de actuación de los cazatesoros durante todos estos meses, un registro que, si el Gobierno quisiera, podría cotejar con la información de AisLive, la empresa civil que controla el tráfico en la zona. Defensa dispone de tanta información, según las fuentes navales consultadas por ABC, que con ella podría demostrar si los barcos de Odyssey nunca han salido de aguas españolas, y por tanto se ha cometido un expolio. Según la empresa americana, el tesoro yacía en el fondo de algún punto de aguas internacionales del Atlántico, más próxima a las islas británicas que a Gibraltar. Pero todos los indicios apuntan a una realidad distinta: los barcos no han abandonado aguas del Estrecho y han operado continuamente en una zona determinada, entre 15 y 20 millas a levante del Peñón. Nadie explica tampoco por qué Odyssey se niega a ofrecer información sobre las caracterísitas de las monedas encontradas y exportadas a Estados Unidos en un vuelo desde Gibraltar el pasado 16 de mayo. Como se recordará, poco antes de embarcarlas un operario hizo la foto publicada por ABC que muestra un real de a 8 de Carlos III, uno de los dos tipo de de monedas presentes en el envío. La presencia de esta moneda indica que el barco no es el HMS Sussex puesto que se hundió en 1694 y Carlos III reinó en España entre 1759 y 1788. Si se demuestra que el tesoro bajo sospecha de expolio de Odyssey fue extraído del Estrecho, el Gobierno británico se verá en la obligación de romper sus acuerdos con la empresa americana. Según el contrato entre ambas partes, al que ha tenido acceso ABC, el extenso documento tiene un apartado específico para dejar regulado qué cuestiones causarían su cancelación. Firmado en septiembre de 2002, el texto dice que el acuerdo quedará anulado si el pecio no es el HMS Sussex Tampoco sobreviviría si después de 18 meses, a contar desde la aceptación del plan de exploración no se ha podido comenzar. Por último, el contrato quedará como papel mojado en el momento que Odyssey quebrante gravemente cualquiera de las obligaciones a las que el documento le ata. Reportaje sobre los cazatesoros de los mares, hoy en el suplemento D 7 Los vemos y nadie es ajeno Los oficiales del Galicia explicaron que nosotros vemos los barcos, cómo están haciendo este tipo de extracciones y se informa al Estado, dentro de la cadena de mando, de forma lógica y natural; pero ya son otros los organismos que tienen la competencia y se encargan de vigilar. El capitán Perez Puig aseveró que cualquiera que navegue por allí, sea en un velero, o sea en el Galicia como es mi caso, los ve y no es ajeno a lo Si se demuestra que el tesoro procede del Estrecho, el contrato entre Odyssey y Gran Bretaña quedará anulado