Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 s 5 s 2007 INTERNACIONAL 39 Negocios con manual de uso El incidente de la empresa Zara en sus tiendas de Israel ha puesto de relieve la complejidad de comerciar con países donde el integrismo respira por todos los rincones de la vida cotidiana POR HUGO MEDINA JERUSALÉN. Los judíos conservan innumerables ritos y costumbres arcaicas que se remontan a tiempos muy remotos y que han hecho perdurar hasta la actualidad, a través de los siglos, de una manera que muchos consideran anacrónica. De hecho, el judaísmo es tal vez la religión más conservadora de cuantas hay en el mundo. El origen de algunas de estas costumbres es de índole religiosa aunque otras veces hay que buscarlo en épocas mucho más antiguas, anteriores a la formación del judaísmo, que, según algunos historiadores modernos, se formó con posterioridad al siglo IX antes de Cristo y no, como sostiene la tradición judía, hace 4.000 años. Esta semana la empresa española Zara se vio obligada a publicar en algunos diarios israelíes un anuncio pidiendo disculpas a los judíos por mezclar algodón y lino en algunas prendas de vestir, una mixtura que el judaísmo no tolera al considerarla contra natura. Las normas alimentarias son muy rigurosas entre los judíos, quienes de entrada no pueden mezclar comidas lácteas y cárnicas. La inmensa mayoría de los restaurantes del país observan este mandamiento bíblico y un gran número de hogares cuentan con dos vajillas y dos lavaplatos para evitar que los platos donde se ha comido carne contaminen a los platos donde se ha comido productos lácteos, y viceversa. Debido a esta regla, la mayoría de los restaurantes McDonalds que hay en el país no sirven hamburguesas con queso. A principios de mayo se celebró en Jerusalén un congreso de rabinos para estudiar la marcha y el respeto de las normas alimentarias en nuestros días. La conferencia estrella fue la presentación de unas gambas especiales, que abundan en un mar de Canadá, y que podrían ser comestibles pa- Una banda de músicos ultraortodoxos toca sus instrumentos y baila durante la celebración de la Pascua judía en Jerusalén ra los judíos, puesto que las gambas normales, como todos los mariscos y peces sin escamas, no son comestibles. Una norma que también se remonta a la época en que se escribió el Levítico es la de la shmita que consiste en la obligación de dejar en barbecho la tierra de cultivo cada siete años para que descanse. Lo normal es que los agricultores judíos vendan sus tierras a un árabe cada siete años, por un año de duración, para así cultivar una tierra que nominalmente no es judía y por lo tanto no está sujeta a la shmita En Israel existe una empresa estatal cuya única función es estudiar mecanismos para hacer trampa a las leyes religiosas, estrategias que luego se ponen a la venta. Como en el shabat no se puede utilizar la electricidad, casi todos los hoteles del país cuentan con ascensores especiales que, durante este día de descanso y enriquecimiento espiritual, suben y bajan de piso en piso recogiendo a todos los usuarios religiosos que no pueden apretar el botón de la planta a donde se dirigen, puesto que si lo hicieran, estarían encendiendo una chispa eléctrica, algo que está rigurosamente prohibido. Algunos extranjeros han tenido una experiencia curiosa durante su estancia en Israel. Un desconocido les ha abordado en la calle, una noche de shabat y le ha invitado a ir a su casa con la única intención de AFP Prohibido mezclar Un gran número de hogares judíos cuentan con dos vajillas y dos lavaplatos para evitar la contaminación entre carne y lácteos Los hoteles de Israel tienen ascensores que funcionan en shabat sin necesidad de apretar los botones Una mano gentil que encendieran la luz del comedor donde toda la familia se encontraba reunida para cenar. Los judíos religiosos no Con la ayuda del Nombre JERUSALÉN. En los muchos años que he vivido en Israel jamás he oído a un judío, religioso o no, la palabra Yahvé Su mera pronunciación constituye el mayor tabú del judaísmo, un tabú al que prácticamente ningún judío escapa. Los judíos, especialmente los religiosos, hacen al cabo del día muchas cosas en nombre de Yahvé, aunque, bajo ninguna circunstancia, pueden pronunciar ese nombre en voz alta. Está rigurosamente prohibido siguiendo, a su manera, el mandamiento bíblico de No pronunciarás el nombre de Dios en vano Cuando un judío religioso está leyendo el Antiguo Testamento y en el Génesis, por ejemplo, se topa con el nombre Yahvé, automáticamente dice El Nombre y de esta manera evita pronunciarlo. Todo el mundo que lo oye sabe que lo que quiere decir es que en ese lugar de la lectura figura la palabra Yahvé. El Nombre está muy presente en la vida cotidiana de los judíos. Existen numerosas situaciones en las que aparece esta expresión vicaria, en sus más distintas formas. La más común de ellas es la de Be esrat ha- Shem literalmente con la ayuda del Nombre que quiere decir, de manera solapada, con la ayuda de Yahvé pueden encender la luz pero los gentiles pueden hacerlo sin problema. Es normal que durante el servicio militar, si hace frío y conviene encender la calefacción o un fuego, los soldados judíos digan a un soldado no judío, dando un rodeo, algo así como está refrescando El no judío tiene que interpretar que lo que quieren sus compañeros es que encienda la calefacción, puesto que los judíos no pueden pedir directamente a un no judío que la encienda, ya que está prohibido. Las mujeres de los grupos ultraortodoxos no pueden enseñar en público su cabello, puesto que si lo hicieran, podrían estimular malos pensamientos entre los hombres, incitándoles al pecado, de ahí que cuando salen a la calle se cubren el cabello completamente con un pañuelo, o simplemente se ponen una peluca. La peluca es a menudo más hermosa que el cabello natural, pero las mujeres no son, en este caso, las que incitan al pecado entre los hombres, porque las pelucas no son ellas. Otra costumbre o mandamiento que puede resultar extraño a los gentiles, y especialmente a las feministas, radica en que los hombres agradecen a Dios a diario, en la oración de la mañana, el hecho de que les haya creado hombres y no mujeres.