Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA DOMINGO 27 s 5 s 2007 ABC EL GUIÓN SE COMPLICA Se les ha dicho a Savater y compañía que la integridad del territorio y de la ley tienen ya en el Partido Popular un valedor suficiente pulares no desdeñan un pacto con CiU, o incluso el PNV Y es igualmente notorio que lo último condiciona seriamente el alcance de las reformas que se encontrarían en situación de intentar. El partido en ciernes, en fin, alimenta ambiciones que quedarían muy diluidas si se cerrase un arreglo con el centro derecha. El segundo argumento es más sofisticado. Sería mejor, se afirma, quedarse en el PSOE y esperar a la ocasión propicia- -verbigracia, un traspié de Zapatero- -para rescatar al partido socialista de la que, evocando a Croce, quien a su vez evocó a Dante, podríamos llamar la via smarrita la senda errada. Esto está muy bien, en abstracto. Ocurre, empero, que los testigos vascos, de perfil marcadamente intelectual, sienten, ante todo, la urgencia de hablar claro, y comportarse de la misma manera. Pedirles que permanezcan retranqueados, o se esmeren en las virtudes sigilosas del cazador al acecho, implicaría invitarles a algo para lo que no sirven, y además no les gusta. Ello sentado, resta todavía por establecer si el partido cumplirá, en la hipótesis de que salga adelante, un papel útil. Por descontado, no se sabe. Pero se pueden aventurar algunas reflexiones de tipo general. La más importante, en mi opinión, es la siguiente: sería muy improbable que el partido entrara en las combinaciones parlamentarias sobre las que se edifican los gobiernos. ¿Por qué? Porque no podría comprometer su agenda, de índole, en el fondo, monográfica. A un partido grande no le es difícil pactar gracias, precisamente, a su tamaño. Los intereses que protege son múltiples y su abanico programático dibuja un ángulo muy abierto. En consecuencia, estará siempre a su alcance hacer una sisa acá o un metido allá con objeto de habilitar un hueco a un socio parlamentario más pequeño. A la viceversa, un partido pequeño será máximamente combinable en aquellos casos en que actúe de portavoz de intereses sectoriales. Imaginemos que los productores de colza, uva o remolacha se alían y logran sacar tres o cuatro diputados. Podrán cerrar tratos con un partido del signo ideológico que sea, puesto que lo único que ansían es la cartera de Agricultura. Ninguna de estas ventajas adhesivas distinguiría al partido nuevo. En primer lugar, por una circunstancia ya mencionada: su agenda se centraría en la reforma de la Constitución, una materia magna que no se ventila con una cartera de más o de menos. Además, el partido nuevo tendría que ser inflexible. En la medida en que toca un solo registro, no podría demediar su mensaje sin defraudar a su electorado. El amor a las ideas de quienes lo patrocinan no impulsará, tampoco, su capacidad de adaptación. Todo esto autoriza a presumir que los diputados que se cosecharan no serían cooptados por los dos grandes partidos. Operarían como heraldos de un concepto, no como amarracos de la aritmética parlamentaria, la cual se haría aún más complicada de lo que es ahora. ¿Es esto bueno o malo? Lo ignoro. Los factores cuantitativos, aparte de cualitativos, pueden pesar definitivamente, máxime en el País Vasco. Álvaro Delgado Gal Familiares de los fallecidos, en el acto de ayer CHEMA BARROSO Los familiares piden una investigación imparcial sobre el accidente del Yak Turquía recordó ayer a los 62 militares en el monte en el que se estrelló el avión S. E. MADRID. Los familiares de los 62 militares muertos en el accidente aéreo del Yak- 42 en Turquía reclamaron ayer, durante un homenaje a los fallecidos, una investigación imparcial que esclarezca los hechos ocurridos hace ahora cuatro años y acusaron de falta de voluntad a la Audiencia Nacional porque entienden que la investigación está paralizada. El homenaje en cuestión consistió en una ofrenda floral y en una concentración silenciosa y emotiva de unos cincuenta familiares ante el monumento levantado ante el Cuartel General del Ejército del Aire, en Madrid, en memoria de los soldados fallecidos en misiones humanitarias de paz desde el año 1987. Tras el acto, el portavoz de los familiares, Pacho González, leyó un comunicado en el que subrayó que el verdadero homenaje a las víctimas es el de la verdad Posteriormente, en declaraciones a los medios de comunicación y cuatro años después de la mayor catástrofe del Ejército de España en tiempos de paz exigió que se agilicen los trámites judiciales se avance en el esclarecimiento de los hechos y se depuren responsabilidades judiciales informa Efe. Además, González pidió que el Yak- 42 no sea objeto de controversia y manipulación En definitiva, el portavoz de los familiares reclamó el derecho a que la sociedad española reconozca como se merece la labor de los militares fallecidos y el trabajo de todos aquellos militares que realizan labores humanitarias Turquía, por su parte, recordó ayer a los 62 militares con una ceremonia en el monte Macka, localizado en la norteña provincia de Trebisonda, donde tuvo lugar el siniestro. Escuela en Afganistán La Asociación de Familiares del Accidente del Yakovlev 42, ha recaudado a lo largo de estos cuatro años varios miles de euros a través de distintas actividades para aportar fondos para la construcción de escuelas en Afganistán, las cuales contarán en sus instalaciones con una placa de homenaje a los militares españoles. osa Díez, Savater, Martínez Gorriarán y otros defensores de la democracia en el País Vasco proyectan crear un partido político nuevo. La pregunta pertinente es... por qué y para qué. No se trata de preguntas equivalentes: ciertas cosas, como presentarse a unas oposiciones, se hacen con la mira puesta en la obtención de determinados fines. En otros casos, no nos mueve un fin sino lo que Aristóteles llamó una causa eficiente la causa eficiente de un caballo desbocado me dispara hacia arriba y me hace dar una pirueta que no está enderezada a ningún propósito prefijado. En lo que se refiere a nuestros amigos vascos, la causa eficiente es bastante obvia. Están hasta los pelos de lo que ocurre en su región y de los disparates que en ella han perpetrado Zapatero y el PSE. La indignación a secas explica, suficientemente, que hayan decidido organizarse por su cuenta. Pero existe, simultáneamente, un para qué y éste es más contencioso. En principio, la idea consiste en impulsar desde el Congreso la reforma de la Constitución, una reforma de signo federal clásico que rehabilite al Estado y asegure la libertad y la igualdad en los territorios comanches en que ahora mandan los nacionalistas. Este propósito ha sido contestado apelando a dos argumentos completamente distintos. El primero procede del PP, que no sabe qué hacer: si alegrarse de que surja una fuerza rival del PSOE, o preocuparse ante la posibilidad de que los recién llegados también les quiten a ellos, de refilón, un puñado de votos. La composición de los dos sentimientos ha dado lugar a una suerte de reproche cariñoso: más o menos, se les ha dicho a Savater y compañía que la integridad del territorio y de la ley tienen ya en el PP un valedor suficiente. El argumento no es del todo convincente. Orientaciones ideológicas a un lado, nos encontramos con que no es lo mismo promover la causa del Estado sin ninguna clase de hipoteca política, que hacerlo desde la obligación de tocar poder. Es notorio, por ejemplo, que los po- R Fernando Savater Sería muy improbable que el futuro partido entrara en las combinaciones parlamentarias sobre las que se edifican los gobiernos No es lo mismo promover la causa del Estado sin ninguna hipoteca política que desde la obligación de tocar poder