Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es DOMINGO 27- -5- -2007 ABC Es una invención que haya habido distintas naciones dentro de España Sebastian Balfour s Hispanista y profesor de la London School of Economics España reinventada, nación e identidad desde la Transición es el nuevo libro de Sebastian Balfour, escrito al alimón con Alejandro Quiroga. Según el profesor inglés, la reforma del Senado es esencial para clarificar el actual panorama autonómico TEXTO EMILI J. BLASCO FOTO DAVID J. SALAS LONDRES. El hispanista Sebastian Balfour alerta sobre la deriva que está tomando el sistema autonómico español, tras la petición inacabable de atribuciones por parte de los Gobiernos regionales, que compiten entre sí por tener el mayor nivel de competencias. La situación es muy tensa y algo hay que hacer advierte. En su opinión, es necesaria una mayor corresponsabilidad e involucración de las autonomías en el proyecto común de todos los españoles. Autor junto con el español Alejandro Quiroga, profesor de Historia en la Universidad de Newcastle, de España reinventada, nación e identidad desde la Transición Sebastian Balfour considera, en la reflexión que hace para ABC, que los nacionalismos reividican una identidad nacional que no encaja en absoluto con la historia de España. ¿Ve usted, entonces, una Espa- -El libro es un análisis de cómo desde la Transición se ha intentado entender lo que es la nación y la identidad española. España se ha reinventado, como ha ocurrido a lo largo de los siglos, a la luz de la nueva democracia. En estos momentos hay quien habla de la desintegración del país, del suicidio de España, del asalto al Estado... Pensamos que es un problema suscitado por las élites políticas y las instituciones, mientras que la gran mayoría de los españoles asume con bastante facilidad tener identidades múltiples. En realidad, el problema no es tanto de nomenclatura como de arquitectura del Estado. Lo que hay aquí es un ménage à trois las llamadas comunidades históricas, las demás regiones y el Estado. ¿Cómo encajar eso en una misma nación? La Constitución Española implícitamente daba la posibilidad de un café para todos. No hay indicio de que en el 78 se pensara que las regiones no históricas, por llamarlas así, iban a entrar en una dinámica tan fuerte de petición de competencias. Lo que pasa es que el sistema de las autonomías en España ha desatado una dinámica de federalismo o semifederalismo competitivo, basado en agravios comparativos. La creación de instituciones y de redes sociales, políticas y clientelares hace que cada Gobierno autonómico tenga muchos intereses que defender y satisfacer. ¿Hay una depredación de las EL ESTADO El Estado amenaza con cierto desahucio ante la continua demanda de traspasar competencias, en un proceso que puede amenazar la cohesión social LAS AUTONOMÍAS tiene el País Vasco, Valencia quiere lo que pide Cataluña... Es como una Liga de fútbol, en la que todos quieren alcanzar al que está arriba. Esto a la larga crea problemas para el encaje autonómico. ¿Qué solución aporta su libro a- -No creemos que haya una solución fácil. En nuestro libro nos limitamos a examinar dos escenarios en particular. Uno es el propuesto por el economista De la Fuente, que no requiere modificar la Constitución. Puede significar incluso mayor autonomía si no se mina la solidaridad, la cohesión en la recaudación de impuestos, la integridad de la Seguridad Social. El otro es el sugerido por Ferrán Requejo, que plantea un modelo asimétrico, también en esos aspectos, y que obligaría a un cambio constitucional. Otras soluciones no las vemos posibles: la independencia de ciertas regiones es imposible de concebir; y proceder ahora a un recorte de competencias es algo políticamente muy difícil. este problema? Cataluña quiere lo que tiene el País Vasco; Valencia quiere lo que tiene Cataluña... Es algo parecido a una Liga de fútbol en la que todos quieren alcanzar al que está más arriba competencias exclusivas del Estado? -Efectivamente, el Estado amenaza un cierto desahucio ante la continua demanda de traspasar competencias, en un proceso que puede crear unas asimetrías que amenacen la cohesión social. Cataluña y el País Vasco tienen una identidad, con razón o sin ella, de distinción o diferenciación respecto a otras partes de España, y otras regiones quieren los poderes que tienen ellas. Cataluña quiere lo que ¿Y una reforma constitucional que establezca explícitamente el carácter unitario de España, para prevenir derivas federalistas o confederalistas? ña reinventada? ESTUDIOSO DE LA GUERRA CIVIL Y DE LA TRANSICIÓN Este profesor británico ama España y habla y escribe un perfecto español. Es más, en los últimos tiempos se dedica a aprender catalán El inglés Sebastian Balfour es profesor emérito de Historia Contemporánea de España en la London School of Economics (LSE) Hispanista destacado, ha escrito decenas de libros y ensayos sobre la España del siglo XX, con especial atención a los efectos del Desastre de 1898, la Guerra Civil y la Transición. Ha colaborado en algunas publicaciones con Paul Preston, director del centro Cañada Blanch de la LSE, en el que Balfour también está integrado. Entre sus libros está Abrazo mortal. De la guerra colonial a la Guerra Civil. España y Marruecos (1909- 1939) España y las grandes potencias en el siglo XX y El 98 y el nacionalismo español También es autor de un estudio sobre el PP: La reinvención del conservadurismo español. El Partido Popular desde 1989 Apasionado de España, de su variedad y sus gentes, habla y escribe un perfecto español y también se ha lanzado en los últimos tiempos a aprender catalán. -Usted asegura que los nacionalismos utilizan la historia a su antojo y beneficio. -Creo que sí. La situación es muy tensa y algo hay que hacer. La reforma más importante que se ha planteado, que por ahora parece difícil de realizar, es la reforma del Senado como Cámara regional; esto implicaría una mayor involucración de los políticos de las regiones en el quehacer político a nivel nacional, y una mayor corresponsabilidad. Una estructura confederal tendría muchos problemas y riesgos, y un sistema federal no sería posible por la diferenciación cultural. De modo que habría que buscar mecanismos federalizantes sin federalismo o confederalismo, entre los cuales el más importante es la reforma del Senado. En Alemania, por ejemplo, está el Bundesrat. En España, el Senado apenas representa a las regiones. Se han hecho esfuerzos para involucrar a los presidentes autonómicos en una planificación a nivel nacional, pero no es un sistema formal. se, pero la nación moderna tal como la entendemos es un concepto bastante nuevo, de finales del siglo XVIII. El modo con que los nacionalismos de distinto signo- -del vasco al español- -intentan narrar una continuidad ininterrumpida de identidad nacional no encaja con la historia. Es difícil reivindicar una continuidad desde el Paleolítico o los visigodos. Antes del siglo XVIII, por ejemplo, la nación no era un concepto de horizontalidad, de ciudadanía, sino que tenía que ver con la propiedad de un rey. -Su libro defiende la innegable- -La identidad de España es el entretejer de la historia de sus diferentes regiones. Se comparte la misma historia. Es una in- existencia de la española... -Las identidades nacionales son siempre inventadas. No quiere decir que no tengan ba-