Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 27 s 5 s 2007 ABC AD LIBITUM LAS PRÓXIMAS ELECCIONES OS decía José María Aznar, y repite José Luis Rodríguez Zapatero, que España va bien Salvo que reduzcamos la realidad a lo estrictamente económico, poca cosa, la expresión ni fue ni es de recibo. El progreso de los pueblos tiene dos patas, con las que se sostiene y avanza, que no son reemplazables por ningún artilugio ortopédico ni, mucho menos, por formulaciones platónicas o místicas. El relativo bienestar material que disfrutamos- -el desarrollo económico- -no va mal y Pedro Solbes mantiene el brillo y el mérito de la etapa política que, a estos efectos, podemos concretar en los nomM. MARTÍN bres de Rodrigo Rato y FERRAND Cristóbal Montoro. No corre igual suerte el proceso educativo, la otra pata del progreso, que, de mal en peor, degenera desde los últimos años del franquismo. Hoy acudiremos a las urnas y, al final de la jornada, habrá concluido un periodo municipal y autonómico de desiguales resultados en las distintas circunscripciones. En razón de la fatalidad que asiste a las democracias secuestradas por sus partidos políticos, está misma noche comenzará el proceso que ha de conducirnos a las próximas legislativas. Es más que probable que, en uso de sus prerrogativas y aplicación de su instinto de conservación, el presidente del Gobierno las adelante al otoño; pero, aún cumpliendo su tiempo hasta la primavera, debieran ser las elecciones en las que, muy por encima de los intereses menores o parciales, triunfen los de mayor dimensión. Ha llegado el momento de anteponer la grandeza del todo- -España- -a la de sus partes para que, de verdad y sin concesiones caciquiles, podamos hablar de actualizar, generalizando su ámbito, las ideas de Francisco Giner de los Ríos y desarrollar la otra pata, la más canija, que sostiene el cuerpo fofo y el ánimo decaído de la Nación. No sé si habrá que pasar por un pacto de Estado o cualquier otro planteamiento grandilocuente; pero, si las próximas legislativas, no traen como primera consecuencia la búsqueda consensuada de unos planteamientos educativos desde la exigencia, el rigor, el sentido unitario- -al menos en lo que respecta al conocimiento de España- -y la pretensión de la excelencia, la realidad nacional dejará de ir bien. Se quedará en nada. O en algo menos. Todos los asuntos que se tienen por prioritarios, desde el terrorismo a la definición territorial del Estado, no tendrán solución sin elevar, primero, el nivel formativo de las nuevas generaciones. Desde el principio de la igualdad de oportunidades y en el entendimiento más estricto de la libertad individual, urge una gran revolución educativa. Ninguna de nuestras universidades, muchísimas, figura en la lista de las cien mejores del mundo. No quiero imaginar dónde estaríamos en un hipotético ranking de las enseñanzas primaria y media... PROVERBIOS MORALES FERNANDO N S sea, que la lealtad débil y la ausencia de lealtad represenAVATER, por supuesto. Disculpen que comience tan un bien político de importancia fundamental. Los citando versos de un poema mío a él dedicado: partidos rivales deben esmerarse en mantener la fideli Pues bien, ha sido un lujo seguirte en la dad de sus respectivos zócalos con una política coherendistancia y a veces no seguirte pero con la certeza del te de izquierda o derecha y en ganarse a la mayoría del encuentro futuro En ellos se resume lo que Fernando voto móvil mediante ofertas de las llamadas de cenSavater ha sido y es para mí desde hace cuarenta años. tro Una consecuencia de la voladura del bipartidismo Una referencia en el horizonte, que a menudo pierdo de por parte del PSOE- -que ha buscado apoyos para ello vista deliberadamente. Pero, sobre todo, una certeza. en los nacionalismos y en la izquierda antisisteLa certeza absoluta de que aparecerá en los moma- -ha sido la decepción de una parte todavía mentos más difíciles y estará contigo en la batadifícilmente mensurable de sus apoyos tradiciolla, como ha hecho siempre. Sus desplazamiennales, entre los que se cuentan Savater y sus tos tácticos no me preocupan. De Fernando Savacompañeros, cuya deriva lógica, toda vez que las ter se puede prescindir en las escaramuzas- -insuyas son lealtades fortísimas a valores alegrecluso es recomendable hacerlo con frecuencia- mente abandonados por los socialistas, no apunpero, sin él en las Termópilas, estás perdido. ta a engrosar el voto oscilante, sino a crear peContra lo que andan largando por ahí alguqueños partidos ad hoc, como Ciutadans Ciudanos despistados de buena fe y algunos otros de JON danos, muy respetables en su dimensión ética muy mala, no es mi intención sumarme al nueJUARISTI pero inevitablemente particularistas. Así nos vo partido que auspicia Fernando junto a Carvamos alejando cada vez más del bipartidismo y relajanlos Martínez Gorriarán y Rosa Díez. Éste es uno de do el ya muy maltratado pacto nacional. esos momentos en que hay que decirse un hasta lueFrente al destrozo causado por la ética buenista de la go Las razones están claras: yo no creo que la democonvicción, Savater podría ofrecer a la izquierda un atiscracia sea un fin en sí mismo, sino un método para diribo de ética de la responsabilidad, aunque su iniciativa mir conflictos de intereses en un régimen liberal. partidaria, es cierto, complica el panorama. Mario Creo que este tipo de régimen funciona mejor sobre el Onaindía, cuya amistad compartí con Savater, decía bipartidismo, como se demuestra en países como Estaque el fin de la democracia es suscitar más democracia. dos Unidos, Francia o Reino Unido, y como se demosNunca estuve de acuerdo. El fin de la democracia es pretró en España hasta que Rodríguez se empeñó en carservar la libertad, y para ello debe evitar la desmesura. gárselo. La proliferación de partidos desestabiliza el Dicho esto, añado que Savater y su gente son lo poco que sistema (ahí están los casos recientes de México, Israel queda de la izquierda liberal y que la derecha asimismo o Serbia, entre otros muchos) Obviamente, la demoliberal no tiene derecho a enfurecerse con el filósofo, cracia implica pluralidad, pero prefiero la pluralidad que no es de los suyos. Fernando Savater es la única figude sólo dos, porque impide que el particularismo de los ra de la izquierda de mi generación que nunca fue a Sirapequeños partidos- bisagra parasite al Estado hasta cusa, ni de visita. Evidentemente, la idea de España no desvertebrarlo (y los ejemplos sobran) le obsesiona, pero nadie ha defendido la Constitución El bipartidismo supone una gran masa de voto adscon más coraje que él ni con más riesgos personales. Y criptivo, inmutable, adherido a los valores permanenaunque pregone a los cuatro vientos que no cree en Dios, tes de la izquierda y la derecha. Lo que determina la alsospecho que Dios jamás ha dejado de creer del todo en ternancia es una franja de voto flotante que se mueve de Fernando Savater. un partido a otro en función de programas concretos. O