Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 26 de Mayo de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.400. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Hito transexual en Cambridge Cambridge ha elegido alcaldesa a Jenny Bailey, un transexual que lleva al puesto de primera dama a otro hombre convertido en mujer; son pareja desde que se conocieron durante el cambio de sexo EMILI J. BLASCO n la histórica Cambridge, con el sesudo poso de su Universidad, hasta ahora la historia la hacían las piedras medievales y el conocimiento aportado por sus ilustres premios Nobel. Pero Jenny Bailey ha aportado un inesperado hito al convertirse en el primer transexual que llega a una alcaldía británica. Y no sólo eso: se trata de una transexualidad por partida doble, pues quien pasa a tener consideración de primera dama de la ciudad es su pareja, Jennifer Liddle, que también se sometió a un tratamiento de cambio de sexo. Jenny tiene 45 años, y Jennifer 49. Una estudió ingeniería de radio, y la otra ingeniería informática. Se conocieron en sus visitas al médico para someterse a operación hace quince años. Ambas asistieron al ceremonioso acto en el Ayuntamiento de Cambrige de entronización del alcalde número 801 de la población deseosas de no ser tratadas como un estandarte transexual, ya que, según aseguran, cambiaron de sexo no para reivindicar nada sino para intentar llevar una vida normal. La alcaldesa Bailey, del Partido Liberal- Demócrata, es progenitora de dos hijos, que ahora tienen 18 y 20 años. Los concibió antes de su reasignación cuando, todavía como hombre, estaba casado y formaba una pareja heterosexual con su esposa. Bailey comenzó a tener dudas sobre su sexo a la edad de los 6 o 7 años. Su confusión creció con la adolescencia, pero no dio el paso final hasta mucho más adelante. Hay gente que puede tenerme como modelo si quiere, pero lo que los transexuales queremos es desaparecer y llevar una vida normal; no quiero que esto me defina. Cuando pasas por esta expe- DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany LAS REGLAS DEL JUEGO ste país no es serio. Y digo este país porque en eso nos hemos convertido. En este tinglado, este conglomerado de viruta pomposa, esta lata de variantes, este puzle de raíces y puntas, este parque de coches oficiales, esta cumbre de próceres canijos, esta oscura trastienda de pócimas y trueques, este palio confuso de banderas, este polvo disperso, esta tierra de nadie. No es serio andar en charlas con unos asesinos, y tolerar sus golpes, insultos y amenazas, y negar a las víctimas un pedazo de calle. No es serio que la ministra de Sanidad proyecte convertir el vino en un pecado, y al tiempo su partido promueva entre los jóvenes curdas electorales. Aunque luego la Junta las prohíba. Y digo electorales por no decir dolosas, por no quedarme muda, o de estuco, o de piedra. Votar, que a mí me conste, no viene de botella. ¿Cómo puede un partido democrático, aunque en este país casi nada lo sea, usar una ciudad y sus muchachos para llenar las calles de potas y violencia justo cuando la ley impone a las campañas su flor de pensamiento, su tic de reflexión, su pudor de respeto al adversario? En las tabernas del lejano oeste, tan sólo los rufianes escondían un as bajo la manga. En la ruleta rusa, la derrota o el triunfo dependen para todos de una sola, pero la misma y caprichosa bala. En los duelos, los hombres se quitan la chaqueta, y apuntan en el orden que les toca. En los países serios, la norma es garantía de libertades. Pero éste es un país de bandoleros, donde ya no respeta la ley ni el que la hace. La civilización no es más que un juego. Pero un juego crucial en que las reglas importan tanto o más que quién lo gane. E E Jenny Bailey se ha convertido en la primera alcaldesa transexual del Reino Unido riencia y sales al otro lado, eres simplemente feliz con tener una vida normal y afrontar los problemas normales, lo que supone una maravillosa oportunidad ha declarado a The Times Asegura que en su carrera política todo esto no ha supuesto ningún debate en su partido, ni tampoco entre los electores que le dieron su confianza. De lo que hablo- -añade Bailey- -es del cambio climático, de la promoción de la industria tecnológica y de los barrios. Cuando fui advertida de que los diarios AP sensacionalistas podrían meterse en mi vida, me sentí como una marciana, viviendo en los años 70 más que en 2007, pero he hablado a mucha gente, y todos han dicho que todo esto no supone ningún problema La anterior esposa de Bailey, que ha declinado desvelar su identidad en los medios, ha manifestado que se siente increíblemente orgullosa de quien fue padre de sus hijos, el menor de los cuales vive con la recién nombrada alcaldesa y su compañera.