Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 s 5 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 77 Es peligroso confiar en desconocidas Consiga mañana, con ABC, una nueva entrega de la colección de cine clásico, El terror dirigida por Roger Corman, por tan sólo un euro y el cupón del día. Joyas del cine ofrece los mejores filmes en blanco y negro POR MANUEL LUCENA GIRALDO En el cine, como en todo arte y en la propia vida, los milagros tienen su explicación. El caso que nos ocupa resulta transparente al respecto, en la medida en que El terror (1963) así llamada también en su título original, remite a las andanzas de Francis Ford Coppola y Jack Nicholson durante su etapa de formación, mucho antes de que su fama fuera a un tiempo instantánea y universal. La singular figura de Roger Corman, héroe y villano de la serie B a un tiempo, bajo cuya sombra también se formaron Martin Scorsese, Jonathan Demme o James Cameron, patrocinó esta singular y divertida película, que reúne las constantes que le hicieron famoso. En sus primeros tiempos como director Corman dirigió el primero de sus cerca de 400 films en 1955- -la productora le daba una pequeña cantidad de dinero, un título o una modesta campaña de publicidad y él ponía el resto: el guión, los actores y la película. Su fama se cimentó por el aprovechamiento que hacía de los recursos: si debía filmar en un lugar, siempre intentaba hacer otra película para aprovecharlos. Sus tiempos de trabajo eran mínimos. Tardó dos días en filmar La pequeña tienda de los horrores (1960) -una marca mundial- -y un chiste que corría por Hollywood señalaba que Corman podía negociar un film llamando por un teléfono de monedas, grabarlo con el auricular y financiarlo con las monedas que sobraban en el cajetín. tentación artesanal- -son evidentes en El terror Aunque el crédito de la dirección pertenece a Corman, tanto Coppola como Nicholson, además de Monte Hellmann y Jack Hill colaboraron en esa labor. El escenario ya había sido utilizado en dos películas ese mismo año y el tiempo de filmación fue de sólo cuatro días para uno de los protagonistas, el pobre Boris Karloff (Baron Von Leppe) que ni siquiera contó con marcas de orientación para las distintas escenas. El resto del plantel de actores tuvo, a ratos sueltos, unas diez semanas. El guión fue preparado por el propio Corman, junto a Leo Gordon y Jack Hill, y como es natural cuenta una historia de miedo. A finales del siglo XVIII en Francia el joven teniente André Duvalier (Jack Nicholson) se ve separado de su regimiento y vagando por la costa se encuentra con Elena, una mujer joven y atractiva (encarnada por la hemosa Sandra Knight) que se desvanece. Para descifrar su misterio, deberá ir al castillo del Baron Von Leppe. El resto, ni se lo imaginan. Utilizar los recursos Esta extrema parquedad de medios, de cuyo uso intensivo se sentía tan orgulloso, así como los demás elementos habituales en su cine la atmósfera gótica, la pretensión de definir caracteres, el descuido ambiental al borde de lo risible, la os-