Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26- -5- -2007 Roberto Alagna cancela su debut en el Real para someterse a una operación 75 Una o dos diferencias entre Asia Argento y Robert Duvall Catherine Breillat y James Gray presentaron la penúltima tanda de cine en competición E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL CANNES. Asia Argento necesita urgentemente un curso acelerado de sutileza interpretativa. Robert Duvall es un actor más grande que la gorra de Maradona. Joaquin Phoenix y Mark Walbergh lo serán también con el tiempo. Eva Mendes chasquea dos dedos y se calla el hall del aeropuerto JFK de Nueva York. James Gray es un cineasta poco pródigo, pero con una fuerza y un clima polar. La francesa Catherine Breillat ha cambiado de estilo: su cine guarrindonguete y pretencioso ya sólo es pretencioso... He aquí algunas de las reflexiones que propició el último cine en la competición, We Own the nigth de Gray, y Une vieille maitresse de Breillat. Ya sólo le quedan a esta edición dos títulos dentro del saco antes de que mañana den los premios, el de Emir Kusturica, Prométeme y el de Naomi Kawase, El bosque de Mogari Por verse, se ha podido ver ya hasta la película de clausura, del canadiense Denys Arcand, L Age des ténebres de la que no es, según parece, el momento aún de hablar de ella. Tras días y días de cine con vocación de Palma y palmarés, por fin ayer salieron dos películas sin la menor opción a ganar ningún premio, aunque por motivos muy distintos: la francesa de Breillat porque es una castaña pilonga y la americana porque es un policíaco duro y magníficamente planteado, pero con uno de esos finales made in... que disgustan tanto a la parroquia cinéfilo- festivalera, que, aunque parezca contradictorio, por del cine clásico más que nada, es profundamente antiamericana y antiséptimo- de- caballería. La francesa Une vieille maitresse es la adaptación de la novela de Jules Barbey d Aurevilly hecha por la directora Catherine Breillat, conocida y hasta reconocida por sus películas subidillas de tono, sin llegar a lo pornográfico, pero sobrepasando ampliamente lo cursi y lo relamido, con perdón. Aquí, además de un texto al modo de esa época de las amistades peligrosas cuenta con el personaje de la Velli- EFE El PP denuncia la negligencia del Gobierno por lo sucedido ante nuestras narices J. G. C. MADRID. La portavoz de Cultura del PP en el Congreso, Beatriz Rodríguez- Salmones, que ha pedido la comparecencia de cuatro ministros por el escándalo del Odyssey, denunció ayer la negligencia del Gobierno, que desde marzo, cuando se hizo el expolio, hasta hoy, no había hecho nada. No se entiende que, habiendo firmado acuerdos con un país aliado, esto haya sucedido ante nuestras narices La diputada culpa a la pasividad de Carmen Calvo porque la defensa del patrimonio recae en su Ministerio y debería recabar apoyos en Exteriores y Defensa para poner en marcha todo el peso de la maquinaria jurídica del Estado No entiende el hecho de que Exteriores esté al timón y ni Cultura ni la Junta andaluza hayan enviado buzos para controlar lo que se extraía Si hubieran hecho en marzo lo que se está haciendo ahora, el posible expolio no habría sucedido, la hora de pedir información era entonces si se quería evitar la catástrofe. Desde que surgen las sospechas hasta hoy el Gobierno ha sufrido de parálisis. Joaquin Phoenix y Eva Mendes sonríen delante de un Robert Duvall cada vez más serio ni una malagueña descarada en el París licencioso de entonces que interpreta Asia Argento (y que está para ponerle literalmente una multa) y el otro personaje, Ryno de Marigny, algo así como el jaguar Valmont asaltador de honras y sedas, pero interpretado por un actor debutante y candoroso (Fu ad Aït Aattou) que si lo ve aquel canalla vejestorio y verduscón que interpretaba Malkovich se le desencaja la quijada de la risa. Como no hay para más, la cosa consiste en ir hilando conversación y posturitas en rincones ad hoc como de época, y con un vestuario ostensiblemente alquilado, como el texto. En fin, con ésta y aquel musical del principio de programa, el cine francés deja una impresión entre surrealista y dadá. No es raro que no encuentren películas españolas para incluir en el programa oficial competitivo, con este nivelón AP XXY de Lucía Puenzo, gana el gran premio de la Semana de la Crítica La película hispanoargentina XXY dirigida por Lucía Puenzo, hija del director Luis Puenzo, y producida por Wanda, ha ganado el gran premio de la sección La Semana de la Crítica, que le fue entragado anoche junto a otro premio y otra mención. XXY trata un asunto realmente desconcertante alrededor de una joven hermafrodita y los inevitables y lógicos dilemas que le surgen a ella y a sus padres, con la sombra amenazante de la cirugía como medida o desmedida... La protagonizan Ricardo Darín, Carolina Pelleritti, Valeria Bertuccelli y, muy remarcadamente, Inés Efron, en ese personale tan completo en fondo y forma y que ha conmocionado a los miembros del jurado de esta sección, según ellos mismos confesaron. que han de subir como sea ellos por la escalera de Jacob, Gil. James Gray hace un cine muy turbio y turbador Little Odessa y The Yards y lo usa en We own the night para construir un policíaco tenso y consistente que reaviva viejos dilemas entre el lado bueno y el malo, la lealtad, el sacrificio o la venganza, y que tiene como protagonistas a un padre policía (Robert Duval) sus dos hijos (Wahlberg y Phoenix) uno también policía y el segundo con una pierna en el umbral de la delincuencia y la otra ágilmente puesta sobre su impresionante novia, papel que se le ha encomendado con buen ojo y criterio a Eva Mendes. Las descripciones de personajes, el clima, la cortante acción, los ambientes policíacos y de la mafia rusa neoyorquina... todo es macizo, espeso, lioso y peligroso, aunque comete el error de dejarse llevar hacia un desenlace un peldaño por encima de lo dramático y moralista, lo que le supuso que los vigilantes de la playa de la corrección política y antiyanqui le silbaran, pero después de comérsela de un solo golpe como si fuera una ostra.