Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 26- -5- -2007 ABC Miembros de la Armada lamentaron la impunidad de los barcos de Odyssey Fernández de la Vega dice que España ejercerá sus derechos y esclarecerá si hubo delito de expolio a la espera de las explicaciones de la empresa americana JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Un lugar en el Estrecho de Gibraltar, el más vigilado de los mares de todo Occidente. Allí confluyen los ojos de las fuerzas y cuerpos de Seguridad de Estado, empezando por el Servicio Marítimo de la Guardia Civil. Pero entre los millares de ojos, humanos y electrónicos, que escrutan día y noche el Estrecho, figuran los de la Armada Española y también los radares y satélites desplegados por las fuerzas aliadas de la OTAN. ABC ha podido saber de fuentes de Ecologistas en Acción que algunos miembros de la Armada han alertado y dado muestras expresas de su rabia e impotencia por la impunidad con la que han operado los barcos cazatesoros de Odyssey Marine Exploration. Es difícil que algo se mueva en estas aguas sin que las autoridades lo sepan. ¿Los motivos? Atajar la inmigración ilegal que patronean los negreros del siglo XXI y que ha convertido el fondo del Estrecho en un cementerio, y también el temor a un golpe del terrorismo mundial a las puertas de Europa. Durante los meses de febrero y marzo, a unas pocas millas a levante de Algeciras, los barcos de Odyssey Marine Exploration peinaron el fondo con permiso del Ministerio de Exteriores español en busca del tesoro de un barco inglés cargado de oro y plata españoles, hundido en 1694: el HMS Sussex Los buques de la empresa americana contaron con la cobertura de la Armada británica y han extraído un tesoro. Londres ha afirmado que lo hallado no es del Sussex. Muchos sospechaban que este juego de cazatesoros no era limpio, a pesar del patrocinio de un Estado amigo y aliado. Ecologistas en Acción tuvo la certidumbre de la tristeza e impotencia que presidía las labores de la Armada española cuando el 10 de mayo pasado recibió un mensaje desde uno de los miembros de la tripulación del buque de rescate Neptuno, destinado a patrullar por las aguas del Estrecho. Este miembro de la Armada cuya identidad protege la asociación ecologista les envió un email con el asunto El expolio del Sussex que dice lo siguiente sobre uno de los barcos de Odyssey: Trabajo a bordo del buque Neptuno de la Armada, le hemos seguido en varias ocasiones en la zona del Estrecho, verdaderamente nadie controla lo que puede estar expoliando, pero eso no es todo, parece que después de estar algunos días en la zona no entra en el puerto español, ni siquiera Gibraltar, sino que puede entrar en algún puerto del norte de Marruecos para sacar piezas sin control. Lo firmado por Exteriores es una vergüenza. Y además parece que el oro puede ser español ya que este barco que iba en misión secreta entró antes en Cádiz, posiblemente para cargar el oro y la plata para pagar al Duque de Saboya en la Guerra de los 9 años, entonces España e Inglaterra eran aliadas, de dónde iban a sacar los ingleses 10.000 kilos de oro y 100.000 de plata... El mensaje expresa la preocupación existente en el Estreho, que afecta a civiles y militares, también oficiales de alta graduación, según otros testimonios narrados a ABC. Los ecologistas consideran que el posible expolio es un problema de la Nación. Los partidos deben trabajar juntos para proteger nuestros fondos afirma Antonio Muñoz, miembro de la asociación, que recuerda sus denuncias a la Junta de Andalucía en marzo de 2007 y su colaboración con diligencias anteriores. El capitán del Odyssey Explorer no se presentó a un requerimiento judicial, huyó a Florida y se le abrieron diligencias. Lo que pasa es que cuando Igual de grave que el Prestige Un mensaje del buque Neptuno Flota de Odyssey en el puerto militar de Gibraltar en 2006 regresó el barco el 25 de diciembre, venía otro capitán al mando del buque y la Guardia Civil no pudo hacer nada La polémica por el posible expolio fue abordada ayer en el Consejo de Ministros. A su término, la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega explicó que España ejercerá sus derechos tal y como corresponde y afirmó que el Gobierno trabaja para esclarecer lo que puede ser un presunto delito de expolio aunque está a la espera de las explicaciones de la empresa implicada, y se ha abierto una investigación con la Guardia Civil y una vez que se tengan todos los datos se tomarán las decisiones pertinentes desde el punto de vista legal Carmen Marcos Alonso Jefa del Departamento de Numismática Museo Arqueológico Nacional REAL DE A OCHO, Y LUEGO DÓLAR ntre las piezas más significativas de la numismática española moderna destacan los reales de a ocho, un múltiplo del real, la moneda de plata castellana creada en el siglo XIV por Pedro I (1350- 1369) que, emitido sin interrupción durante siglos, se convirtió en la unidad de plata del sistema monetario español hasta el siglo XIX. E El real de a ocho, acuñado desde mediados del siglo XVI fue, sin duda, la moneda más internacional que ha tenido España. Respondía al modelo del táler, moneda gruesa de plata acuñada en los países centroeuropeos desde finales del siglo XV El peso de esta pie. za se equiparó en América al valor de un peso de oro, por lo que desde entonces comenzó a llamarse peso. La calidad de su plata, obtenida en las minas americanas, y el enorme volumen con el que se acuñó, hicieron que esta moneda fuera la más aceptada en todos los mercados internacionales durante la Edad Moderna. Gracias a su gran prestigio fue el principal valor utilizado para los grandes pagos y las operaciones financieras en las que, por primera vez, se iban a ver implicados los tres Real de a 8 acuñado en México en 1785, moneda como la extraída por el Odyssey continentes- -Europa, América y Asia- Estas monedas circulaban ampliamente no sólo en España y en Europa, sino que llegaban en grandes cantidades a Filipinas, el gran mercado de comercio de Asia, en los galeones que desde 1565 hasta 1813, hacían la ruta Acapulco- Manila, y regresaban llevando las costosas porcelanas y sedas de China, junto con las especias y otros artículos de lujo de la India, con destino a los mercados americanos y europeos. Durante el siglo XVIII el real de a ocho circuló también en las colonias americanas no españolas, donde era conocido como dólar- -denominación que procedía del táler de plata centroeuropeo- -y, con el tiempo, ésta fue la moneda que físicamente dio origen al dólar americano.