Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID SÁBADO 26 s 5 s 2007 ABC El alcalde de Alcobendas destituye a la edil de Hacienda a dos días de las elecciones ABC MADRID. El alcalde en funciones de Alcobendas, José Caballero (PSOE) destituyó ayer a su concejal de Hacienda, Pilar Sánchez Acera. La razón, su negativa a firmar la transferencia de pago al sociólogo Iñaki Piñuel por su trabajo de investigación sobre el supuesto acoso laboral al que el concejal de Seguridad, Luis Cortijo, sometió a su subordinado en la Policía Local, Antonio Guirado. El cese de la edil se produjo sólo dos días antes de las elecciones municipales, a las que, tras una sonada bronca interna, Caballero no se presentará a la reelección. La destituida Pilar Sánchez Acera es afín al nuevo candidato y pasa a formar parte de la candidatura de Rafael Simancas a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Caballero tachó de salida de pata de banco la actitud de Sánchez Acera. Esta mujer será un mal ejemplo como diputada socialista añadió el aún alcalde de la localidad. El portavoz del PP se manifestó en contra de las conclusiones del estudio. AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano REFLEXIÓN a semana ha discurrido de sorpresa en sorpresa. En el fútbol, Gattuso ya es campeón de Europa. En los toros, El Juli ya tiene su Puerta Grande de Madrid (una más que el Niño de Leganés y las mismas que Morenito de Maracay) ¿Por qué mañana no va a ser Simancas presidente de Madrid? Y, quien dice Simancas presidente, dice Sebastián alcalde. Ya lo saben los abstencionistas (digo los abstencionistas acríticos, naturalmente) Que Aguirre y Gallardón se cuiden como sepan de este andancio posmoderno que recorre el mundo, no sea que los idus de mayo que por mayo era, por mayo, cuando hacía la calor, cuando los trigos encañan y están los campos en flor nos traigan, ay, a Simancas y a Sebastián. ¡Qué ganadería! decía el otro día un toro mirando al tendido desde el centro del redondel en un chiste de El Roto. Y es que sin los toros no hay manera, según Ortega, de entender la historia de España. ¿Cómo se conducirá mañana esa ganadería retratada por El Roto? Por un programa de mano que reparten en las Ventas nos enteramos de que, en la conducción, los bueyes que van en medio llevan los cencerros, mientras los que van delante usan campanillas, y los de la zaga, zumbas. Zumbas, campanillas y cencerros son, pues, la música de la gran fiesta democrática. Roberto Domínguez, el gran descabellador, sostenía de torero la teoría de que en Madrid, para triunfar, había que ser culibajo. Simancas, por ejemplo, no es alto: él mismo declaraba hace unos días que le gustaría que sus hijos fueran más altos que él, cuya franqueza es proverbial y cuyas tres referencias más importantes son Felipe (González) Alfonso (Guerra) y (Rodríguez) Zapatero. En cuanto a Sebastián, y al hilo de la teoría de Domínguez, no se le va a uno de la cabeza lo que una ex alumna suya decía en las páginas de un periódico: Sebastián tenía una frase mítica cuando alguien no escuchaba: ¡A la puta calle! Pero era el profesor más guapo. Tenía el trasero más bonito. Siempre enfundado en unos vaqueros apretados Frente al pesimismo de la razón dominguero (de Domínguez) el optimismo de la voluntad pepero y su color naranja: fuerza más activa, radiante y expansiva que el rojo. L