Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 5 07 SALUD LA DUDA ¿Hay alimentos funcionales eficaces para reducir el colesterol? Sí. Lo que conocemos como esteroles vegetales son moléculas derivadas de los aceites vegetales que son muy parecidos al colesterol humano. Se suelen incorporar en alimentos lácteos, como yogures o margarina. Tomado en las cantidades adecuadas, unos dos gramos al día, los esteroles vegetales ayudan realmente, según los especialistas, a reducir el colesterol, porque bloquean parcialmente la absorción de esta molécula en el intestino y contribuyen a bajar los niveles de LDL (conocido comúnmente como colesterol malo) en un 10 o un 15 por ciento, según refieren estudios científicos publicados en revistas como The New England Journal En la dieta se pueden consumir entre 150 y 200 miligramos de esteroles de forma natural con los alimentos vegetales, y algo más- -medio gramo- -si la dieta es totalmente vegetariana. Pero para bajar el colesterol hay que llegar a los dos gramos diarios que ofrecen algunos productos funcionales que podemos encontrar en el mercado. Su uso es recomendable en personas que tengan niveles de colesterol elevado (entre 200 y 240 ó 250) sin otros factores de riesgo. Es importante si se toma medicación para reducir el colesterol indicarle al médico que se están utilizando estos productos. Autotransfusión La sangre del futuro TEXTO: PILAR QUIJADA FOTOS: ABC La escasez de donantes y el coste en aumento de los controles de donación hacen de las autotransfusiones una alternativa en alza otenciar las alternativas a las transfusiones de sangre de un donante a un receptor distinto (transfusiones alógenas) es el objetivo que ha reunido esta semana en Sevilla a un grupo multidisciplinar de intensivistas, anestesiólogos, hematólogos y hemoterapeutas, todos ellos relacionados con la medicina transfusional. En total, cerca de 170 profesionales que, bajo la coordinación del doctor Ramón Leal, del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, han redactado un documento consensuado en el que pasan revista a todas las publicaciones científicas internacionales existentes en los últimos diez años relativas a cuándo se pueden llevar a cabo autotransfusiones. Se trata de un logro importante porque no existía un documento de estas características. Se ha traducido ya al inglés y es un referente internacional en lo que a alternativas de transfusiones convencionales se refiere señala el doctor Leal. El documento Sevilla como se le ha llamado, ha sido adoptado ya por la Junta de Andalucía, para paliar la escasez de donantes, y probablemente también lo hará en breve el Ministerio de Sanidad. Y es que la sangre es en todo el P Documento Sevilla mundo un bien cada vez más escaso y costoso. Por un lado es difícil encontrar donantes que se comprometan a dar sangre de forma periódica. Por otro, los criterios de donación son cada vez más estrictos. No hay que olvidar- -apunta el doctor Leal- -que las transfusiones convencionales, a pesar de que son ahora más seguras que nunca, no tienen riesgo cero. Entre otras cosas porque la detección de patógenos transmisibles por vía sanguínea siempre va un paso por detrás del riesgo de contagio. Por ejemplo, cuando se empezó a testar la sangre para el VIH ya se habían hecho miles de transfusiones. Como explica el doctor Ramón Pau Pla, director del Banco de Sangre y Tejidos de Barcelona, ahora se viaja mucho más a países con riesgo de paludismo y otras enfermedades. Hay comuni- La autotransfusión está indicada en las intervenciones programadas o electivas con pérdida de sangre importante, como la cirugía cardiaca, ortopédica o de columna En una o dos décadas las transfusiones de sangre convencionales se harán únicamente en aquellos pacientes que no puedan someterse a una autotransfusión Las donaciones se han reducido, en parte porque los controles son cada vez más duros para evitar problemas indeseados