Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 s 5 s 2007 ESPAÑA 23 Los maltratadores no El Gobierno asciende a las víctimas del Yak y condecora a las de Sangüesa podrán cobrar pensiones A. M. F. MADRID. En el último Consejo de Ministros previo a las elecciones autonómicas y municipales, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidió ayer ascender al empleo superior, a título honorífico, a los 62 militares fallecidos en el accidente de aviación del Yakolev 42 ocurrido en Turquía hace cuatro años, el 26 de mayo de 2003. Además, el Ejecutivo concedió, también a título póstumo, la Gran Cruz de la Real Orden del Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo a los dos policías nacionales asesinados por ETA en la localidad navarra de Sangüesa el 30 de mayo de 2003, Julián Embid Luna y Bonifacio Martín Hernández. Según informó el Gobierno, el ascenso de las víctimas del Yak responde a las peticiones formuladas por los familiares de los militares fallecidos en acto de servicio, cuando regresaban de Afganistán, y pretende reconocer la deuda de gratitud que la sociedad española tiene con ellos. La posibilidad de conceder ascensos honoríficos está recogida en el artículo 17 de la ley de Régimen del Personal de las Fuerzas Armadas, de 18 de mayo de 1999, y en el artículo 16 de la ley de Régimen del Personal del Cuerpos de la Guardia Civil. Ambas establecen que el Consejo de Ministros, a petición del ministro de Defensa, puede conceder con carácter honorífico, en atención a méritos o circunstancias excepcionales, el empleo inmediato superior al militar profesional que haya pasado a retiro y que los empleos con carácter honorífico también podrán concederse a título póstumo. Precisamente hoy se cumplen cuatro años de aquel fatídico accidente y los familiares de las víctimas se concentrarán este mediodía en Madrid- -ante el monumento erigido en el Cuartel General del Ejército del Aire- -para recordar la memoria de sus parientes muertos. El acto servirá también para reclamar a la Audiencia Nacional que active el proceso judicial contra quienes consideran responsables de la tragedia y de la identificación errónea de los cadáveres. Al menos, 22 de 37 cuerpos cuyos restos se cotejaron mediante pruebas de ADN no correspondían con la identidad atribuida. En cuanto a los dos policías nacionales condecorados, Embid y Martín, se trata de las dos últimas personas que fueron asesinadas por la banda terrorista antes de que ETA anunciara un alto el fuego permanente el 22 de marzo de 2006. Sin embargo, los terroristas decidieron romper el alto el fuego el pasado 30 de diciembre, cuando volaron el aparcamiento de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas, atentado que costó la vida de dos personas, los ecuatorianos Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate. Embid y Martín, de 53 y 56 años, respectivamente, murieron tras la explosión de una bomba- lapa que los terroristas habían colocado en los bajos del coche policial en el que viajaban junto a un tercer agente, Ramón Rodríguez, que resultó herido de gravedad. Los tres policías formaban un equipo para renovar los DNI. de viudedad u orfandad A. MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. A partir de ahora, los maltratadores sobre los que pese una sentencia firme condenatoria no podrán cobrar pensiones de viudedad u orfandad ni obtener beneficios directos o indirectos de sus víctimas por su relación de cónyuges o ex cónyuges. Este es el objetivo del real decreto aprobado ayer por el Con- sejo de Ministros, según el cual el responsable del Registro Central para la protección de las víctimas de la violencia doméstica deberá comunicar todas las semanas a la Seguridad Social y a Hacienda la lista de los condenados por maltratos. El Gobierno también aprobó la creación ocho nuevos juzgados exclusivos de violencia sobre la mujer. Homenaje a los militares