Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ELECCIONES 27 M ESPAÑA LA OTRA CAMPAÑA SÁBADO 26 s 5 s 2007 ABC CAMPO DE AGRAMANTE Joaquín Leguina s Diputado del PSOE por Madrid Esteban González Pons s Consejero del Gobierno valenciano EL DESCANSO DEL GUERRERO El día de reflexión trae a mi ánimo verdes praderas, almuerzos amistosos y siestas reparadoras ecuerdo días como el de hoy, víspera de las elecciones, como un regalo, un remanso de paz. Aunque no añore de ningún modo ni mi presencia en carteles electorales ni el consiguiente trajín mitinero, el- -así llamado- día de reflexión trae a mi ánimo verdes praderas, almuerzos amistosos y siestas reparadoras. En fin, un merecido descanso después de la batalla. El día de reflexión se pensó- -eso creo- -para dejar descansar, también, a los electores, pero los medios de comunicación no están dispuestos a que esa buena intención llegue a puerto. Así que el sábado, incluso el domingo electoral, siguen en la vorágine, a menudo intentando rebañar unos últimos votos a favor de sus parciales. No creo tener que aclarar, a este respecto, que hoy, en España, los medios de comunicación se PENSÁNDOLO BIEN, ¿QUÉ HACEMOS HOY? Tener un político aburrido por casa en la jornada de reflexión debe de ser de las peores cosas Vaya para los derrotados del 27- M toda mi solidaridad. Son ellos quienes más la necesitan econócelo, Leguina, hoy es un día extraño para ambos. España sentada en la sillita de pensar y nosotros en casa, con las pantuflas, y menos mal que el ABC nos extiende este préstamo... Porque, pensándolo bien... ¿qué hacemos los políticos hoy si, por nuestra condición, se supone que llevamos la reflexión hecha de fábrica? Se me antoja que tener un político aburrido por casa en la jornada de reflexión debe ser de las peores cosas que te pueden pasar en esta fecha del calendario político. Más aún si desde primera hora de la mañana- -y cuando se ha leído la prensa que recoge los últimos mítines de esta frenética quincena- -ya ha llamado incluso a varios amigos a preguntarles: Oye, y a ti todo esto ¿a qué te huele? Y el resto del día, ¿qué hace R han hecho- -en mala hora- -partidistas. Ese efímero descanso de los candidatos al que aludía más arriba será roto con estrépito al dar las veinte horas del domingo y se verán arrastrados por encuestas a pie de urna (tan mentirosas como las otras) variados comentaristas en radios y televisiones... y los bulos y alarmas generadas por el nerviosismo de los propios partidos. La fiesta de la democracia dice el tópico refiriéndose al día electoral. Pero fiesta, lo que se dice fiesta, sólo la tendrán los ganadores. A los perdedores les espera el duelo (aunque todos proclamen haber ganado, los derrotados saben que han perdido) Vaya para éstos, para los derrotados del domingo, toda mi solidaridad. Al fin y al cabo, son ellos los que más la necesitan. R Para mí, esto podría ir más allá de la víspera de elecciones, con una jornada de reflexión cada dos meses el político? ¿se embosca en el rellano a susurrar mítines a los vecinos que bajen a por el pan? ¿pone pegatinas por la nevera? ¿cuelga carteles delante del televisor? ¿organiza un debate para decidir qué película se ve el domingo? Ahora que, visto desde la perspectiva del ciudadano, esta jornada no deja de ser un día entero sin políticos y esta respirada general, equiparable a la del Día sin Coches Si hoy te atreves a salir finalmente a la calle y te fijas en las caras del personal, estimado Leguina, seguro que descubres a quién realmente le sienta mejor este recreo. Para mí que esto podría ir más allá de la víspera de elecciones, con una jornada de reflexión cada dos meses, por ejemplo, y los ciudadanos tranquilos porque los políticos vuelven a casa, como los escolares. La misa o la mesa El obispo de Segorbe- Castellón, Casimiro López, era vocal suplente en un colegio electoral. Sin embargo, sus obligaciones episcopales le eximirán de esta misión. El domingo, el prelado tiene confirmaciones POR JESÚS BASTANTE MADRID. Casimiro López Llorente recibió hace unas semanas un escrito de la Junta Electoral Provincial de Castellón en el que se le informaba que había sido designado como vocal suplente en el colegio electoral situado en la calle Gobernador, en pleno centro de la ciudad levantina. Por ello, debería presentarse este domingo, antes de las ocho de la mañana, al citado lugar para conformar la mesa electoral. Hasta aquí, todo normal. Sólo que resulta que Casimiro López Llorente es, ni más ni menos, el obispo de Segorbe- Castellón. Y, como tal, su ya de por sí elevada carga de trabajo se multiplica el fecha de precepto. Más aún este domingo, festividad de Pentecostés, justo cuando comienza a impartirse el sacramento de la Confirmación. La noticia causó cierta sorpresa en el Obispado castellonense, puesto que aunque la ley no exime a ningún ciudadano del cumplimiento de sus deberes, en la carta recibida en el Palacio Episcopal no se hacía referencia alguna a que el destinatario de la misiva oficial, y por tanto de la encomienda electoral, era el obispo de la diócesis. Sin embargo, y para cumplir con el ordenamiento jurídico, el ciudadano Casimiro López Llorente remitió a la Junta Electoral un escrito en el que solicitaba su renuncia, alegando que sus ineludibles obligaciones episcopales le impedirían participar en esta otra liturgia, sin duda más mundana, consistente en velar por el buen funcionamiento de las elecciones y contar los sufragios de su mesa. En concreto, según informa la diócesis, en la agenda del obispo se encuentran, además de la celebración de la misa en la catedral, un encuentro con los religiosos de la diócesis- -a las cinco de la tarde- con quienes celebrará Pentecostés. A las siete de la tarde, el prelado presidirá las confirmaciones de jóvenes en la parroquia de la Asunción de Vall d Uxó. La ley electoral permite ausentarse de sus obligaciones a cualquier persona que tenga causa justificada. Y, no cabe duda, que el obispo la tiene. Sin embargo, en la diócesis se comenta, no sin cierta sorna, el gesto humano que hubiera supuesto que monseñor López Llorente participase del escrutinio de la mesa electoral de la calle Gobernador, en Castellón. Aunque, sin duda, los jóvenes confirmandos y los religiosos de la diócesis agradecerán que el obispo haya logrado librarse de la mesa electoral este domingo. Sorpresa en la diócesis Monseñor Casimiro López FELMAR