Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25- -5- -2007 DEPORTES www. abc. es deportes 99 El Telekom tomó EPO en el Tour que hundió a Induráin Erik Zabel y Rolf Aldag, miembros de aquel equipo, confiesan que se doparon RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. El mayor proveedor alemán de telefonía tenía una cobertura, más que defectuosa, ilegal, en el Tour de Francia: EPO. Media docena de ciclistas que auparon al primer equipo de Alemania, el Telekom- -hoy T- Mobile- han confesado haberse dopado. Entre estos Eric Zabel, el único aún en activo en el Milram, y Rolf Aldag, actual director deportivo del equipo, protagonizaron ayer una emotiva salida pública del armario. Lo hacías porque no te podían coger y pensabas que todos lo hacían dijo Aldag. Para mí y supongo que para muchos, EPO era la medicina milagrosa Las operaciones de fraude deportivo eran coordinadas, según se supo ayer, por dos médicos de la clínica universitaria de Friburgo, que ayer mismo fueron despedidos. Zabel y Aldag estaban en el equipo ganador de dos Tour de Francia, entre ellos el que con Bjarne Riis impidió a Miguel Induráin alcanzar un sexto maillot amarillo que habría sido legendario, y el de 1997, que ganó Jan Ullrich, también implicado en la Operación Puerto y expulsado por ello del equipo. Erik Zabel se emocionó al confesar que había tomado la hormona EPO durante el Tour de 1996. La tomé como una prueba, pero lo dejé a la semana porque tenía problemas con los efectos secundarios dijo muy congestionado el célebre sprinter, que cosechó seis veces el jersey verde de velocista en el Tour. Lo hice porque se podía, como una prueba. Desde entonces siempre he negado durante once años haberme dopado. Era muy difícil decírselo a mi hijo, a mis padres. Y he mentido. Por ello quiero disculparme agregó el que con 192 victorias es uno de los mejores corredores alemanes de la historia. Empecé a doparme antes del Tour de 1995 y luego seguí con ello dijo en su turno Aldag, quien corrió de fucsia entre 1993 y 2005. En el curso de una conferencia de prensa en El Telekom del Tour 96 Bjarne Riis (Din. primero con dos victorias de etapa. Hoy, mánager del CSC. Jan Ullrich (Ale. segundo en la general, con una victoria de etapa. Retirado en febrero por su implicación en la Operación Puerto Erik Zabel (Ale. jersey verde, dos victorias de etapa. Corredor del Milram, ha reconocido haberse dopado. Rolf Aldag (Ale. mánager del T- Mobile, ha reconocido haberse dopado. Udo Bolts (Ale. ayer dimitó como director deportivo del Gerolsteiner, ha reconocido haberse dopado. Christian Henn (Ale. director deportivo del Gerolsteiner, ha reconocido haberse dopado. Jens Heppner (Ale. mánager del Wiesenhof, en el circuito Continental, se ha defendido esta semana de haberse dopado. Brian Holm (Din. director deportivo del T- Mobile, ha reconocido haberse dopado. Mario Kummer (Ale. director deportivo del Astaná. Erik Zabel (izquierda) y Rolf Aldag en la comparecencia de ayer, en la que confesaron su dopaje EPA Era difícil decírselo a mi hijo Zabel, a la derecha, en el podio de París 96, con Riis y Virenque Bonn, llena de emoción y remordimiento, el corredor confesó haber tomado el reforzante muscular EPO (hormona erythropoietina) que aumenta la producción de glóbulos rojos en la sangre y así mejora su oxigenación. El director del T- Mobile, Bob Stapleton, dijo después que Aldag tenía todo el apoyo del equipo y se mantendría en su puesto, a la vez que urgió un método más eficiente de control El presidente del Comité Olímpico Alemán criticó por ello al T- Mobile. Thomas Bach, AFP que celebró la decisión del equipo de mantener su licencia deportiva hasta su vencimiento en 2010, consideró inapropiado mantener a Aldag tras la confesión. Si hay que celebrar la decisión de romper la ley del silencio, por emocionante que resulte no es en cambio suficiente Más ayuda sería tal vez una contribución financiera a la lucha contra el dopaje La riada de confesiones se ha desatado después de que el miércoles los médicos universitarios Andreas Schmid y Lothar Heinrich admitiesen ha- ber medicado con EPO al Telekom a mediados de los 90. Schmid dice en un comunicado que por petición expresa proporcioné sustancias dopantes a algunos corredores desde mediados de los 90 y agrega que nunca lo hizo sin conocimiento de los corredores. La universidad ha prometido una investigación completa de sus últimos 20 años de medicina deportiva y los médicos han pasado a disposición judicial. Otros tres corredores del Telekom han admitido esta semana haberse dopado y, desde Dinamarca, Brian Holm confirmó haber tomado EPO en los 90, aunque ya antes había comentado haber probado hormonas. Wiesenhof, Udo Boelts y Christian Henn, hoy director deportivo del Gerolsteiner team, también lo han admitido. El ministro alemán del ramo se ha mostrado conmocionado porque la mentira y el engaño hayan llegado a tales proporciones y hará todo por averiguar si dineros públicos han podido ir a parar a operaciones de dopaje o a laboratorios. Deutsche Telekom era una empresa pública hasta su salida a bolsa en 1996. No puede haber sanciones porque su delito de dopaje ya ha prescrito ABC BERLÍN. Zabel y Aldag han jugado con ventaja porque sabían que no corrían riesgo de sanción aunque confesaran haber consumido sustancias prohibidas antes o en 1996. El Código Mundial Antidopaje establece que el plazo de prescripción de los delitos por ello es de ocho años, el mismo tiempo que figura en el Reglamento de la Unión Ciclista Internacional. Y los hechos se remontan a once años atrás. Sólo se tomaría en cuenta esta declaración de culpabilidad en el caso de que cometiesen una nueva violación al Código, en cuyo supuesto Zabel, el único que sigue en activo, sería sancionado como reincidente, por lo que la infracción anunciada habría sido prescrita, pero no borrada. Triste epílogo el de un equipo que surgió con fuerza en el 96 y que parecía estar llamado para grandes gestas- -como luego así fue- -con la aparición ese año de un gran corredor como Jan Ullrich, cuyo nombre ha aparecido en los papeles de la Operación Puerto