Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo VIERNES 25- -5- -2007 ABC Los bebés, esa máquina de aprender A los cuatro meses se hallan en los primeros pasos de su proceso de adquisición del lenguaje, pero son capaces de distinguir, sólo por los gestos del rostro de quien les habla, si lo hace en su lengua materna o en otro idioma distinto POR M. J. FRANCO S. BASCO BARCELONA MADRID. El Principito el conocido relato del aviador francés Antoine de Saint- Exupéry, fue el libro elegido por un equipo de investigadores en un estudio que ha permitido constatar que los bebés, a partir de los cuatro meses, son capaces de diferenciar su lengua materna de otro idioma sólo por los gestos faciales de quien habla. A partir de los seis meses, esta habilidad innata se deteriora y desaparece. A los ocho meses, se mantiene sólo en los bebés que crecen en entornos bilingües. Conforme a un criterio utilitarista en la adquisición e interiorización del lenguaje, Jordi Navarra, becado en la Universidad de Oxford y coautor del estudio, aclara a ABC que la pérdida de esta habilidad respecto de una lengua ajena a la materna supone una ventaja para aprender el propio idioma, mientras el bebé bilingüe mantiene esa capacidad de discernir ambos idiomas porque la necesita para interiorizarlos simultáneamente La revista Science publica hoy los resultados del estudio, en el que han participado un equipo de la Universidad de British Columbia (Vancouver, Canadá) y otro del Grupo de Investigación en Neurociencia Cognitiva de la Universidad de Barcelona, adscrito al Parque Científico de esta ciudad. En los adultos, la información visual que aporta el movimiento de los labios es un complemento de la información auditiva para procesar el lenguaje cuando se habla, por ejemplo, en un ambiente muy ruidoso. En el caso de los bebés, la investigación demuestra que son capaces de discriminar dos lenguas sin oír sonido alguno; únicamente miraban la cara de personas que, en un vídeo mudo, recitaban frases de El Principito en inglés o en francés. En el estudio participaron 48 bebés en cuatro grupos de doce. Tres estaban formados, respectivamente, por bebés de 4, 6 Interiorización del habla La adquisición del lenguaje por parte de los bebés es un proceso que condiciona todo su desarrollo mental y psicológico desde las primeras semanas, y que modulará y orientará sus capacidades cognitivas en las etapas posteriores de su vida. Cinco son las principales teorías al respecto: La teoría de Chomsky o del dispositivo de adquisición del lenguaje propone la existencia de una caja negra que recibe el input lingüístico y, a partir de él, el niño deriva las reglas gramaticales universales. La teoría de Bruner es utilitarista y considera que los niños aprenden a usar el lenguaje para comunicarse en el contexto de la resolución de problemas. La teoría de Piaget resalta la universalidad de la cognición y considera el contexto muy poco influyente en el desarrollo del lenguaje y de la cognición. La teoría de Vygotsky se apoya en la reciprocidad entre sociedad e individuo y enfatiza los aspectos culturales e históricos en el desarrollo del habla. La teoría de Skinner incide en la capacidad de imitación, para después asociar palabras a situaciones, acciones u objetos. Uno de los bebés con los que se llevó a cabo la investigación, durante una de las sesiones de vídeo ser segundos) cuando se introducía el cambio de idioma con el período de atención prestado en un test de control en que la lengua no cambiaba, los resultados mostraron que, entre los cuatro y los seis meses, podían percibir que quienes recitaban habían cambiado de idioma porque sus tiempos de atención eran mucho más largos que cuando no cambiaba. A partir de los ocho meses, sólo los bebés de un entorno bilingüe pueden hacer esa discriminación visual del lenguaje aclara Sebastián, y añade que esa diferenciación es extensiva a cualesquiera dos lenguas. Salvador Soto- Faraco, el tercer investigador catalán que ha participado en el trabajo, puntualiza que los bebés obtienen algún tipo de ventaja de la información gestual, del movimiento de los labios, para la interiorización de un idioma Según Soto- Faraco, entender fuentes de información como el gesto, o el ritmo, permitirá conocer el proceso de la adquisición del lenguaje desde una perspectiva complementaria a ABC Información complementaria y 8 meses de un entorno monolingüe; y el cuarto, por niños de 8 meses de ambiente familiar bilingüe, explica a este diario la psicóloga Nuria Sebastián, coautora del trabajo. Los bebés miraban la pantalla sentados en el regazo de uno de sus progenitores. En una fase inicial, los vídeos se presentaban en una lengua. Cuando el interés inicial de los niños hacia las imágenes decaía en un 60 se consideraba que ya se habían habituado a la información visual. Entonces se iniciaba la fase test, donde se les mostraban los mismos rostros y en el mismo orden, pero recitando en el otro idioma. Comparando el tiempo de atención de cada niño (podían A los ocho meses, sólo los bebés de familias bilingües mantienen la habilidad de discernir idiomas por los gestos la puramente acústica En el mismo campo de la complementariedad de los canales para el mensaje, Navarra comenta que la técnica de proporcionar estímulos relacionados con el lenguaje a los bebés está muy extendida en psicología, y ha mostrado grandes resultados también sobre la capacidad de los bebés de discernir cuándo existe sincronía entre la información visual aportada durante el discurso y la acústica, y cuándo no es así... Son una esponja, una máquina de aprender concluye. Más información sobre la investigación: http: www. infantstudies. psych. ubc ca