Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CULTURAyESPECTÁCULOS VIERNES 25 s 5 s 2007 ABC ¿Fue su último cuadro? Quizás veas este croquis del jardín de Daubigny- -es una de mis telas más queridas- te adjunto un croquis de viejos rastrojos y los croquis de dos telas de 30, que representan inmensas extensiones de trigo después de la lluvia. El jardín de Daubigny tiene el primer plano de hierba verde y rosa. A la izquierda, un macizo verde y lila y un tronco de planta con follaje blanquecino. En medio de un cantero de rosas a la derecha, un conjunto de cañas, una pared y sobre la pared un avellano de follaje violeta. Después, una hilera de lilas, una fila de tilos redondeados, amarillos; la casa misma en el fondo, rosa, con techo de tejas azuladas. Un banco y tres sillas, una figura negra con sombrero amarillo y en primer plano un gato negro. Cielo, verde pálido (Fragmento de una carta que Van Gogh envía a su hermano Théo, fechada en Auvers- sur- Oise el 23 de julio de 1890, sólo cuatro días antes de pegarse un tiro. Habla en ella de El jardín de Daubigny -arriba- presente en la muestra. Siempre se ha creído que su última obra es Cuervos sobre un campo de trigo La cuenta atrás de Van Gogh La tristeza durará siempre... le dijo a su hermano Théo antes de morir. Vincent van Gogh llegó el 20 de mayo de 1890 a Auvers- sur- Oise. Allí pasó sus últimos días. El Museo Thyssen dedica una exposición a su postrero trabajo a partir del 12 de junio NATIVIDAD PULIDO MADRID. A unos 30 kilómetros de París hay una pequeña localidad, Auvers- sur- Oise, de apenas 5.000 habitantes, célebre en todo el mundo porque vivió en ella Vincent van Gogh los dos últimos meses de su vida. En su hermoso cementerio reposa junto a su hermano Théo. Hordas de japoneses peregrinan hasta este santuario y profanan a diario la apacible villa para inmortalizar cámara en ristre el cuarto donde murió el pintor, su tumba y los paisajes que vio (y pintó) antes de pegarse un tiro en el pecho el 27 de julio de 1890. Falleció dos días después. El Museo Thyssen ultima una muestra dedicada precisamente al periodo de Van Gogh en Auvers, a sus últimos paisajes. Fue un periodo corto, pero muy fecundo. En apenas setenta días (desde su llegada a la estación de ese pueblo francés el 20 de mayo hasta su muerte el 29 de julio) realizó unas setenta pinturas, más de treinta dibujos y un grabado. Estos días trabajo mucho y deprisa; al hacerlo así trato de expresar el paso desesperadamente rápido de las cosas en la vida moderna escribe a su hermana Wil en una carta fechada el 13 de junio de 1890. Parece como si Van Gogh fuera consciente de que Auvers es ya para él una cuenta atrás. Una treintena de esas obras se verá en Madrid a partir del 12 de junio (y hasta el 16 de septiembre) en la primera monográfica dedicada a los días de Van Gogh en Auvers- sur- Oise. Les acompañará un puñado de obras de Daubigny, Pissarro y Cézanne, artistas que también vivieron y pintaron en este lugar. Desde que Guillermo Solana llegó al Museo Thyssen como conservador jefe es éste el primer gran proyecto que ha ideado y comisariado. Conoce muy bien a Van Gogh. No en vano a él dedicó su tesis doctoral (600 folios nunca publicados) Entonces huyó del morbo de la leyenda, del mito. Hoy se ha dado cuenta de que vida y obra es un todo en Van Gogh. Si su etapa en Arlés (febrero de 1888- mayo de 1889) se caracterizó por un estallido de color, su estancia en la Casa Amarilla, sus más que difíciles relaciones con Gauguin y el celebérrimo episodio de la automutilación de su Arlés Saint- Rémy Auvers oreja, su paleta se ensombreció hasta el extremo durante los meses que estuvo internado en el sanatorio de Saint- Rémy, en la Provenza francesa. Allí padeció su más larga y profunda crisis mental. Una fuerte discusión con el director del centro se zanjó con el alta del pintor. A su salida hizo una breve parada de tres días en París, donde conoció a Johanna, esposa de su hermano Théo, y a su sobrino, Vincent Willem. Cuenta Solana que ver juntas en el apartamento de Théo todas sus obras fue para Van Gogh muy revelador, una especie de Orillas del Oise en Auvers de Van Gogh (Detroit Institute of Arts) recapitulación de su carrera, un epílogo Llegó a Auvers- sur- Oise por consejo del pintor Camille Pissarro para que le tratara PaulFerdinand Gachet, médico y gran aficionado al arte. El Dr. Gachet se convierte en una figura esencial en esos últimos años de Van Gogh. Entre los escasos retratos que hace en Auvers están los de Gachet- -uno de ellos ha sido durante años el más caro de la Historia- -y su hija. No se han podido incluir en la exposición obras de esta familia porque el Legado Gachet lo impide. Es el caso del célebre cuadro Iglesia de Auvers Sí se exhibirá Ayuntamiento de Auvers pintado desde la ventana de la posada Ravoux donde vivía, probablemente el 14 de julio. Ambos cuadros son obras maestras y los contrastes entre ambos se han interpretado como la dualidad propia de Van Gogh en esta etapa. Cada cuadro- -apunta el comisario- -es una reflexión de las etapas de su vida y un homenaje a las fuentes de su obra. La etapa de Auvers está llena de homenajes secretos En Iglesia de Auvers se advierte una vuelta a su etapa holandesa, con una mirada al paisajismo holandés del XVII, con una pintura oscu-