Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA Los efectos de un temporal devastador VIERNES 25 s 5 s 2007 ABC El talud del ferrocarril salva a Alcázar de San Juan de una riada La barrera evitó que un millón de metros cúbicos de agua provocaran una catástrofe PILAR ATIENZA ALCÁZAR DE SAN JUAN. Una borrasca procedente de África descargó torrencialmente sobre el centro de La Mancha. Con especial virulencia se cebó con Alcázar de San Juan (Ciudad Real) El balance de la tromba de agua resultó descorazonador: entre 1.500 y 2.000 viviendas desalojadas y numerosas infraestructuras públicas quedaron en estado ruinoso por culpa de la riada que provocó la intensa lluvia. Los barrios del sur de Alcázar, donde se registraron 220 litros de agua por metro cuadrado acumulados en 20 horas, tuvieron que ser evacuados. Se temía que el dique de contención que crea de forma natural la vía del tren de la línea MadridAndalucía en la zona de San Isidro se viniera abajo por la presión de una enorme balsa, con más de un millón de metros cúbicos de agua procedentes de la vecina localidad de Campo de Criptana, en la que la lluvia y especialmente el granizo fueron muy virulentos. El riesgo de derrumbe de este dique improvisado era alto porque las precipitaciones no cesaban, la tierra no era capaz de absorber más agua y los canales naturales de evacuación estaban desbordados en más de 15 metros desde el día anterior. construyeron diques de tierra en las calles más inundadas para provocar el estancamiento del agua y su desalojo hacia el campo. Por la mañana, todavía permanecían en los edificios habilitados para ello alrededor de 500 personas que habían sido evacuadas de sus viviendas, bien por riesgo de inundación o porque esa situación ya se había producido. Centenares de viviendas de Alcázar y su comarca están inundadas de fango y agua P. A. Cientos de voluntarios se volcaron en las tareas de achique y evacuación P. A. AlCÁZAR DE SAN JUAN. El alcalde de Alcázar, José Fernando Sánchez Bódalo, calificó la riada, de más de 20 kilómetros de longitud desde su origen hasta su desembocadura en los ríos Záncara y Cigüela, de impresionante El Ayuntamiento de Campo de Criptana celebró ayer un pleno extraordinario para solicitar la declaración de zona catastrófica, después de que el granizo ocasionara el derrumbe de paredes y tejados y grandes riadas e inundaciones por las lluvias. El primer edil, Santiago Lucas- Torres, solicitó a Barreda que les envíe técnicos para cuantificar los daños en unos momentos en los que toda la comarca busca ayuda al ver cómo en unas pocas horas han perdido sus casas y sus cosechas. Se pudo hacer frente a la catástrofe natural gracias a la intervención conjunta de la Policía Local, Nacional, Guardia Civil, Protección Civil, Bomberos, Cruz Roja y cientos de voluntarios, entre los que se encontraban los alumnos de los institutos que no tuvieron clase por culpa de la inundación, quienes colaboraron en las tareas de evacuación y de achique de agua. A los recursos municipales se sumaron a lo largo del día otros procedentes de la Comunidad Autónoma y de otras regiones vecinas como Madrid. Una tregua Sin embargo, ayer por la tarde la lluvia ofreció una tregua y fue cuando los vecinos de los barrios afectados comenzaron a achicar el agua de sus casas, que en muchos casos alcanzó más de un metro de altura, y a evaluar las pérdidas. La tristeza y la desolación eran los sentimientos comunes de todos ellos al ver sus casas llenas de agua y sus enseres destrozados. ¡Esto es para echarse a llorar! lamentaban. Alguno culpó de la situación a los políticos por dejar construir en el cauce de un arroyo. Al agua no se le puede engañar, y cuando pasan cosas así, sigue su curso natural Otros se mostraron esperanzados con las ayudas administrativas que les puedan llegar, aunque todos ellos albergaban el temor de que volviera a llover. Camiones y excavadoras