Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24- -5- -2007 DEPORTES www. abc. es deportes 93 Inzaghi sutura la herida del Milán Séptima Copa de Europa para los italianos ante un Liverpool que no se rindió y mereció más Milán Liverpool 2 1 Milán: Dida; Oddo, Nesta, Maldini, Jankulovski (Kaladze, m. 79) Gattuso, Ambrosini, Pirlo; Seedorf (Favalli, m. 90) Kaká; e Inzaghi (Gilardino, m. 87) Liverpool: Reina; Finnan (Arbeloa, m. 87) Carragher, Agger, Riise; Pennant, Xabi Alonso, Mascherano (Crouch, m. 77) Zenden (Kewell, m. 58) Gerrard; y Kuyt. Árbitro: Fandel (Ale. Amarilla a Gattuso, Jankulovski, Mascherano y Carragher, Goles: 1- 0, m. 44: Inzaghi. 2- 0, m. 81: Inzaghi. 2- 1, m 88: Kuyt. JULIÁN ÁVILA, ENVIADO ESPECIAL ATENAS. Ganó el Milán. Pegó primero, en el momento oportuno, y mandó a la lona a un Liverpool que mereció mejor premio. Se sacó la espina de Estambul en una noche de perfil bajo, en un espectáculo escaso de brillantez y con muchas dosis de conservadurismo. Inzaghi sutura la herida que se abrió hace dos años, conquista la séptima Copa de Europa para las vitrins rossoneras y cierra una temporada compleja para el Milán. El Liverpool se marcha serio, pero con la cabeza alta. Tuteó al favorito y no se llevó el triunfo por pequeños detalles. Esos que deciden los partidos importantes en el fútbol vanguardista. Mucho más si hablamos de la final de la Liga de Campeones. Una jugada a balón parado, un regalo del rival o un golpe de fortuna pueden ser suficientes para definir un choque complejo en lo futbolístico. Que se lo digan a Rafa Benítez. Todo su buen planteamiento inicial se fue al traste en el último minuto de la primera parte con un gol extraño. Primero la infantil falta de Xabi Alonso al borde del área y luego el disparo de Pirlo, que tropezó en Inzaghi y despistó a Reina. No fue un buen partido. Todo lo contrario, flojo para una final de Champions Las precauciones fueron extremas. Es la moda. Salir a no perder y esperar el gol en alguna jugada de laboratorio o de fortuna. Como ayer. Rafa Benítez planteó una batalla desde la trinchera. No se permitió ninguna licencia ofensiva. Armó un equipo físico y de corte defensivo para maniatar la creatividad del rival Toda la plantilla del Milán, con Maldini como capitán al frente, festejó el éxito sobre el césped del Olímpico de Atenas en el centro del campo y arrendó sus ganancias ofensivas en la polivalencia de Gerrard y al oportunismo de Kuyt. Entregó el balón al rival y permitió que la salida la llevasen a cabo Ambrosini y Gattuso. En esa estrategia Pirlo, Seedorf y Kaká cayeron atrapados en la tela de araña del medio del campo, donde Xabi Alonso y Mascherano se multiplicaron de manera coordinada para tapar los huecos. Fueron anulados y el Liverpool se permitió el lujo de visitar los dominios de Dida. La banda derecha de los ingleses fue una autopista. Jankulovski no daba una a derechas y Pennant puso en jaque al Milán. Dida metió una mano abajo a disparo del extremo cuando medio estadio cantaba el gol y minutos más tarde Maldini tuvo que enviar otro centro a córner cuando Gerrard se disponía a rematar a escasos metros de la portería. Al Milán se le atragantó la pizarra del Liverpool. Con sus referencias de creación maniatadas nunca se sintió cómodo. El balón no corría a la misma velocidad y las opciones de pase no eran las mejores. En esa guerra de trincheras pudo sacar provecho el Liverpool en alguna escaramuza, pero se encontró al borde del descanso con el mazazo del tanto de carambola de Inzaghi. Tan inesperado como injusto, porque el Milán se estaba viendo superado táctica y físicamente. Un gol psicológico que obligaba a su entrenador a tomar decisiones AP Así jugó el Milán Dida: notable. Oddo: regular. Nesta: bien: Maldini: bien. Jankulovski: mal. Gattuso: regular. Pirlo: bien. Ambrosini: regular: Seedorf: mal. Kaká: bien. Inzaghi: notable. Kaladze: regular. Gilardino: sin calificar. Favalli: Sin calificar. El técnico. Carlo Ancelotti: regular. No encontró soluciones al planteamiento inicial del rival. Así jugó el Liverpool Reina: regular. Finnan: bien. Carragher: bien. Agger: bien. Riise: regular. Xabi Alonso: regular. Mascherano: bien. Pennant: bien. Gerrard: bien. Zenden: mal. Kuyt: bien. Kewell: mal. Crouch: bien. Arbeloa: sin calificar. El técnico: Rafa Benítez: bien. Ganó la batalla de la pizarra. LO MEJOR El acierto de Inzaghi y de Dida El delantero, con dos goles, sacó petróleo de las escasas ocasiones y el portero salvó dos mano a mano en momentos clave LO PEOR Una final conservadora Muchas precauciones en ambos equipos hasta que llegó el primer gol. Las duras entradas de algunos jugadores del Liverpool más arriesgadas. La segunda parte arrancó con otra cara. El Liverpool metió una marcha más y adelantó las líneas. Benítez quitó a Zenden y metió a Kewell. Esta decisión ofensiva rebajó la vigilancia en el medio del campo y el Milán encontró más espacios. Ahí emergió la figura de Pirlo. El partido se puso caliente, bravo, bonito. Más propio de una final, de ida en vuelta. Gerrard pudo empatar en otro mano a mano con Dida tras un regalo de Gattuso. El inglés llegó al área escorado y su remate sin fuerza fue desviado por el guardameta. El ímpetu del Liverpool volcó el partido hacia la portería rival, que no ofrecía en defensa muchas garantías de sostener un resultado tan corto. Pero con cada contra italiana temblaban los cimientos de Anfield. Hasta que Inzaghi convirtió en gol un gran pase de Kaká tras driblar a Reina. Kuyt recortó distancias, pero ya tarde.