Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS JUEVES 24 s 5 s 2007 ABC el mundo. El hombre de Londres es demasiado exigente con el espectador, pues necesita de él algo imposible: que comience desde el primer y larguísimo plano en la misma situación emocional que el personaje, el guardavías, con sus nervios, su intriga, sus dudas y brumas ante lo que se le presenta. Y una vez situado allí, el espectador no tendrá otros agarres que los sentimientos y cavilaciones de ese hombre... El resultado en la pantalla es inevitablemente doble: lento y agitadísimo al tiempo; aburrido e hipnótico a la vez; desesperante y de una insoportable intriga. Vendría a ser, en esencia, la depuración, el extremo, el punto de lo que siempre querrá y nunca podrá conseguir Gus Van Sant. Lo de Fatih Akin es más terrenal, más tangible, pues cuenta, como la de Jaime Rosales, dos historias que están unidas, pero que cada una transcurre por sus raíles, y que, de vez en cuando, se cruzan. Dos historias de muerte y renacimiento, que viajan de Estambul a Hamburgo y de Hamburgo a Estambul, y que se apoyan en la certidumbre de que, en el caso de Abraham e Isaac (o Ibrahim para los musulmanes) hay algo natural en que un padre se enfrente a su Dios para salvar a su hijo. Tramas políticas, dramas personales, personajes muy cercanos y comprensibles, culturas tan contradictorias como los sentimientos y los actos... Fatih Akin mueve los hilos narrativos ante las narices siempre presentes del azar y construye una película que se podría denominar palpitante, llena de ideas y de imágenes. Día, pues, de gran cine, y con actores desconocidos, con la excepción de Tilda Swinton en la de Bela Tarr y la de Hanna Schygulla en la de Fatih Akin. Más información sobre el festival: http: www. festival- cannes. fr De Hamburgo a Estambul Catherine Deneuve y su hija Chiara Mastroianni, que han prestado su voz a Persépolis flanquean a la directora Marjane Satrapi AP Las historias del Irán Persépolis pero no volverán El polémico cómic de la iraní Marjane Satrapi se presenta en forma de película. En competición, un gran Béla Tarr y Fatih Akin E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL CANNES. El eco de la iraní Marjane Satrapi con su historieta Persépolis su biografía y visión de su país dibujada y comentada con desparpajo y liberalidad desde París, se pierde contra las fronteras de Irán, que ya prohibió el cómic y que ahora ha enviado una protesta oficial al Festival por proyectar su conversión en película animada; animada en todos los sentidos. Siempre da un poco de yuyu que Irán te señale con el dedo, y a la entrada de la proyección de Persépolis alguien apuntaba tu nombre y apellidos, lo cual, inmediatamente, le resta un número al cuello de tu camisa... Hecha por ella misma y por Vincent Paronnaud, la película clava en fondo y forma la historieta original, que consta de cuatro tomos, aunque dos de ellos, los últimos, se han quedado fuera. Del Sha a los Ayatolás, de las represiones, del ambiente irrespirable, del integrismo, de su salida de niña del país a estudiar a Austria, de su choque contra todo, de las cosas de la edad, de su vuelta a Irán, de la imposibilidad de vivir allí sin que su vida se viera disminuida o suprimida... todo eso y mucho más lo cuenta Satrapi en tono de historieta, con sentido del humor, de la crítica y de la autocrítica, y mediante una narración abierta, lúcida y que no deja mucho resquicio a la opinión o a la duda. Es su historia y está mostrada con la mejor de las miradas posibles. No sería raro que el Festival le echara un lazo, pues compite por la Palma de Oro. Además de esta señaladísima película, hubo otras dos en esa competición. Y las dos excelentes, cada una a su modo. La del turco alemán Fatih Akin (el de la magnífica Contra la pared titulada aquí en Francia algo así como Del otro lado y la del húngaro Béla Tarr basada en una historia de Simenon, El hombre de Londres Cualquiera de ellas, y por motivos diametralmente distintos, pueden aspirar a un buen trozo del palmarés. Lo de Béla Tarr es un auténtico salto al vacío, un poderosísimo pulso de estilo, de ritmo, de precisión que lo deja a uno, aunque se llame incluso Simenon, profundamente tocado: la música obsesiva, la cámara de una lentitud imparable, la imagen que reconstruye los ambientes portuarios y el misterio interior del protagonista, un hombre en la frontera de la inocencia y la complicidad de un robo y asesinato, la luz y las sombras de una historia que ha de resolverse en el interior de ese hombre, y a través del cual, y sin salirse de él, vemos Un documental sobre Litvinenko llega a Cannes como título sorpresa ABC MOSCÚ. Un documental sobre Alexandr Litvinenko, espía ruso asesinado en Londres, será proyectado fuera de concurso en Cannes, tras entrar en la sección oficial dentro de la categoría de película- sorpresa. El director artístico del Festival, Thierry Fremaux, admitió que había decidido incluir el filme, que comparó con un big bang en el último minuto. Rebelión. El caso Litvinenko aborda el precio de la vida humana según explicó su director, Andrei Nekrasov, amigo personal de Litvinenko, quien murió el pasado 23 de noviembre debido a la alta concentración de polonio 210 en su organismo. Esta película ha sido como una catarsis para mí, documentar la pérdida de un amigo, que sufrió ante mis ojos una muerte horrible dijo el cineasta al al canal de televisión Ren- TV informa Efe. El documental, de 53 minutos, se basa en las entrevistas realizadas al propio Litvinenko y al principal acusado en su asesinato, el ex agente del KGB Andrei Lugovoi, contra el que la Justicia británica presentó ayer cargos. En la cinta se acusa a Vladimir Putin de estar detrás del asesinato de Litvinenko, quien también responsabilizó al jefe del Kremlin en una carta póstuma. El documental será estrenado el sábado después de una conferencia de la viuda de Litvinenko, Marina.