Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 24- -5- -2007 83 EL QUITE DEL MAESTRO José Ortega Cano LOS DE PLATA EL CAPOTE DE uiero dedicar estas líneas a los toreros de plata de todos los tiempos. Aquellos que han toreado con la templanza y la suavidad de lo lento y sobre todo a los que yo he visto en el ruedo. Se mevienea la memoria un magní- Q fico torero de plata, Enrique Bernedo Bojilla, que toreaba para el matador enseñándole al toro cuál era su camino y, como decían los antiguos revisteros, enseñando los tirantes en el capotazo. Torero genial en la plaza y en la calle. Al estar cerca de estos grandes de plata se olía a torero. Recuerdo una corrida toreando en Madrid, viendo a Chaves Flores, que toreaba con una colocación perfecta, a veces sutil; con un capotazo era suficiente para poner el toro en suerte. Otros grandes capoteros fueron Julio Pérez Vito, Juan de la Palma, El Tito de San Bernardo, Rafael Corbelle o Curro Cruz, que enganchaban a los toros toreando con los brazos, no esquivando el viaje del toro. Actualmente hay grandes capoteros, como José Antonio Carretero- -queayer estuvo sensacional- -y Curro Molina- -que lo hemos visto estos días con Castella- haciendo las cosas con un encanto especial y muy personal. Y si hablamos de Rafael Perea Boni qué decir. Es una delicia verlo andar por la plaza. A los de antes y a los de ahora, mi más sincero homenaje. Y para que esto les sirva como incentivo y disfruten de la grandiosidad de lo bien hecho. De la corrida de ayer, un suspenso al presidente, pues la sensibilidad es parte fundamental de la Fiesta. Gran corrida de Victoriano del Río y grandes faenas de El Juli, con Puerta Grande. Y brillante actuación de Uceda y Manzanares. Madrid sigue siendo Seattle En este mayo de monzón los tendidos se convierten en una pasarela de gabardinas. Sobre todo, se llevan beis y negras. Pero más negro lo lleva el señor de los mítines al viento ROSA BELMONTE MADRID. Cuando llegas a la plaza (todavía por fuera) con lo primero que te encuentras es con un señor del PP dando un mitin al respetable. Es como una azafata de avión dando las instrucciones de seguridad cuando nadie la mira. A mí me da pena, así que me suelo quedar un rato oyéndolo (eso no es difícil, la megafonía es potente) y mirándolo. Claro que es que algunas nos apenamos por cualquier cosa. Qué pena que no haga sol, moscas y de todo decía una señora detrás de mí ya durante la corrida. Es que estos días vamos a Las Ventas como si fuéramos a echarnos a la calle en Seattle. Los tendidos acaban siendo una pasarela de gabardinas (el chubasquero- bolsa de basura es para las urgencias) Fernando Sánchez Dragó pasa de gabardina. Si acaso se pone una chaqueta sobre su camiseta con mensaje (ayer me pareció ver que ponía Otras figuras de los tendidos fueron Raúl del Pozo, Juan José Hidalgo o Eduardo Torres Dulce. Imanol Arias sí va preparado. Aunque ¿Que la estocada se le cayó? Tampoco, unos centímetros pasado de la cruz el formidable cañonazo. ¿Qué, entonces? Yo lo sé: la estulticia contagiosa de quienes designan presidentes y delegados gubernativos a dedo para la Monumental de Madrid. Porque la estupidez se transmite con más rapidez que el virus del Ébola. Pero en Siberia se puede curar. No percibiría un cambio de mano de cartel de toros que se eternizó en un natural de museo o la tanda de más (por si acaso) que Juli cuajó en impecables redondos, embraguetado, ¿o se lo pasó lejos? Qué fabulosa cabronada. Ahora dirán- -una apuesta- -que la oreja del caballuno quinto fue para compensar. Mentira. Fue faena de meterse mucho con el toro, de pisarle terrenos, de darle la distancia exacta, de sacarle más allá de lo que aportaba. Martínez, ni nadie, le regaló ayer nada a El Juli, que debió salir por la Puerta Grande (por primera vez en su carrera de matador) con tres orejas, como por la Puerta del Príncipe. La corrida de Victoriano del Río, variada de hechuras, en la línea del año pasado, dio un toro de la clase del segundo o uno con la casta y la profundidad del sexto (el toro, por ahora, de la feria) Lo que proporcionó, sobre todo, fue una tarde extraordinaria en todos los registros, desde un tercio de banderillas como el de Juan José Trujillo, a una suerte de varas como la de Israel de Pedro o a una brega como la de Luis Miguel Campano. Eso, en plata. En oro, la primera faena de Uceda Leal con un toro de estupendo pitón derecho, que supo exprimir (y ver) con torería, muy de verdad, muy entregado. La elegancia de Uceda se encarnó en derechazos de bandera, en trincheras de sombrerazo, pases de pecho románticos, que rozaron la cumbre hacia los Carla Goyanes, en una barrera I. G. Uceda Leal, en un soberbio volapié adentros, que era hacia donde el domecq del ganadero serrano de Colmenar apretaba siempre. El espadazo fue el copón, y estrenó una jornada de volapiés para el recuerdo. No fue menor el suyo al cuarto, de cara asamuelada, que no quería. O el de Manzanares a un colorado tercero que se desfondó. José María Manzanares rubricó el día de enhorabuena para la afición con Artillero que artillería contenía en las entrañas. ¡Cómo arreó en banderillas! Ahí Trujillo lo asó con un par (de pelés) que los pares fueron dos. Arreó luego en la muleta de un Manzanares dispuesto, tanto que se transmitía cierta celeridad tras el empaque, nervios de quien huele la gloria. Las dobladas de apertura de brutales sensaciones, la derecha poderosa y en la cara, los trincherazos de rugido y una izquierda que dejó el sello de la casa pero que administró demasiado. UCEDA LEAL Con el primero he puesto mucha pasión y me he arrebatado. En el cuarto, que se defendía, he estado firme EL JULI también lleva zapatos color albero, como Fidel Albiac (digo que Albiac lleva zapatos color albero, no que estuviese en la plaza) Con Imanol iban su mujer, Pastora Vega, y Mariola Orellana, la mujer de Antonio Carmona. Mariola se fue durante el primer toro sola a la fila seis; para el segundo le buscaron un hueco en la barrera. En el otro extremo de la plaza, Cary Lapique y Carla Goyanes, que pedían ruidosamente, con pañuelos homologados, no con bolsas, la seguna oreja para El Juli (en su primer toro) Más arriba de ellas, estaba Enrique Múgica, que no pedía nada. Y en el palco del Plus, Caco Senante, seguidor de Manzanares padre y que ha heredado la querencia por Manzanares hijo a beneficio de inventario. Una fijación. He cumplido el sueño de mi vida. Me ha costado mucho trabajo, pero por fin ha llegado. Es un día inolvidable JOSÉ MARÍA MANZANARES Feria de Córdoba Triunfo de Castella en la reaparición de Talavante Sebastián Castella triunfó en la reaparición de Alejandro Talavante en Córdoba. Con más de doce mil quinientos espectadores, se lidiaron toros de Núñez del Cuvillo, desiguales; destacó el cuarto. Finito, que hizo lo mejor al natural, palmas y saludos. Castella, que se la jugó y a la vez se templó, oreja y oreja con petición. Talavante, sin suerte con su lote, palmas y saludos tras petición con aviso. El tercero se ha apagado enseguida, pero el sexto, sin ser fácil, ha transmitido y yo le he echado ganas