Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M MÁS PRUEBAS CONTRA LA TRAMA ASTURIANA JUEVES 24 s 5 s 2007 ABC Un jefe del GICM revela que El Haski fue dirigente de este grupo terrorista D. M. P. M. MADRID. Hassan el Haski, uno de los tres ideólogos del 11- M, formó parte de la dirección del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) Así, lo reveló Nafia Nourredine, ex dirigente del GICM, encarcelado en Marruecos por los atentados de Casablanca. En la sesión de ayer, se leyó la declaración de este yihadista- -Marruecos no permite testimonios por videoconferencia- -en la que, además de reconocer la existencia y estructura del Grupo Islámico Combatiente Marroquí, situó a El Haski en la cúpula de la organización. En concreto le atribuyó responsabilidades de captación y adoctrinamiento, labor que desarrolló desde Siria, país que forma parte de la ruta de los mujahidines que se trasladan a Irak, Paquistán y Afganistán para hacer la Yihad. Cabe destacar que El Haski, con 10 años de estudios religiosos, fue profesor en la escuela coránica Al Fatah de Damasco. Desde la Fiscalía se da gran valor a la declaración de Nafia Nourredine por tratarse del testimonio de un dirigente del GICM que reconoce la existencia de este grupo, hecho que El Haski, dentro de su estrategia de defensa, negó cuando prestó declaración en el juicio por su presunta relación con el 11- M en grado de ideólogo En sintonía con él, los tres islamistas que desde Francia testificaron anteayer dijeron desconocer el GICM, aunque la Justicia francesa los ha condenado por pertenencia a este grupo. No son los únicos. Youssef Belhadj, otro ideólogo del 11- M, cuenta con una condena en Bélgica por la misma militancia. Nourredine también reveló que el GICM se extiende por Bélgica, Italia y Francia, y que un destacado activista de esta última fue reclutado por El Haski, quien estaba llamado a ser el jefe de estas tres células, pero su detención lo abortó. De hecho, ya estaba en Europa, como revelaron los tres islamistas que testificaron el martes y que admitieron haberle cobijado en marzo de 2004 en Francia. En su declaración, Nourredine describió cómo en agosto de 2001, por su condición de emir del GICM, presentó esta organización a Osama Bin Laden, al que pidió ayuda y apoyo a cambio de lealtad. Desde ese año, el grupo pertenece a la red norteafricana de Al Qaida. Los peritos cifran en 312 kilos la dinamita robada de Mina Conchita Trashorras y Carmen Toro viajaron a Madrid el 7 de enero con los detonadores utilizados NATI VILLANUEVA MADRID. Los terroristas robaron un máximo de 312 kilos de explosivo para cometer los atentados, si bien no se utilizó toda esta dinamita en los trenes, pues los suicidas de Leganés contaban en la vivienda de la calle Carmen Martín Gaite con casi 50 para cometer nuevos atentados además de los 12 kilos que colocaron en las vías del AVE. Así lo aseguraron ayer los dos peritos que elaboraron distintos informes sobre el pago de peajes y transporte de explosivos desde Asturias hasta Madrid desde finales de 2003 hasta el 11 de marzo de 2004. Los agentes de la Guardia Civil llegaron a la conclusión de que se trataba de esta cantidad de explosivo tras sumar los 270 sustraídos de Mina Conchita por los propios terroristas más la dinamita trasladada en sucesivos viajes por parte, entre otros, del menor Gabriel Montoya y los hoy procesados Sergio Álvarez e Iván Reis. Los peritos aseguraron que al día siguiente del viaje de Álvarez a Madrid, Trashorras y Carmen Toro se trasladaron a la capital, probablemente con los detonadores correspondientes a la dinamita transportada el día anterior. Los funcionarios constataron este extremo gracias al seguimiento de la tarjeta de crédito del ex minero y su mujer, Los hijos de las víctimas visitan al juez Bermúdez Cuarenta niños, en su mayoría hijos de víctimas de los atentados del 11- M, visitarán hoy la sede de la Audiencia Nacional en un acto cuyo objetivo es que los menores conozcan una de las instituciones básicas del Estado, que es la Justicia La Asociación 11- M Afectados por el Terrorismo, impulsora de esta iniciativa, explicó que estos niños- -de entre 6 y 16 años- -están viviendo un acontecimiento clave en sus vidas con el proceso. Los menores estarán acompañados en todo momento por el el juez Javier Gómez Bermúdez, quien les recibirá en privado en su despacho. José Emilio Suárez Trashorras escucha el informe de los peritos con la que ambos pagaron el peaje de aquel día y con la que también se abonaron los de los días 16 de octubre (Trashorras visitó a Zouhier cuando éste estuvo ingresado en el hospital) 28 de octubre (reunión del McDonalds Carabanchel) 1 de noviembre (reunión McDonalds de Moncloa) o 28 de diciembre. Especialmente significativo POOL En prisión es el viaje de Trashorras el 6 de febrero, pues a partir de entonces se intensifican los contactos telefónicos entre asturianos e islamistas. Precisamente de esas fechas es la llamada de Serhane el Tunecino a Trashorras, la única incursión que se conoce del líder espiritual del 11- M en la red de los explosivos. Jesús Zarzalejos Profesor de Derecho Procesal de la Complutense LOS ABOGADOS TAMBIÉN EXISTEN esulta un tanto injusto que los abogados defensores de los acusados por el atentado del 11- M fueran noticia días atrás sólo porque el Gobierno no les paga las retribuciones pactadas. No parece probable que vayan a hacerse millonarios con los dineros que se les deben, ni que defender a los presuntos autores del mayor atentado terrorista cometido en suelo europeo vaya a servirles R como un gran reclamo profesional. Es fácil defender a quien toda prueba hace inocente, y no es tan gravosa la defensa de uno que no lo es tanto si ningún medio de comunicación se ocupa del juicio en el que se decide su condena. Sin embargo, el empeño con que muchos de ellos ejercen a diario, y bajo la lupa de los medios de información, la difícil defensa de sus patrocinados- -la intensidad se ajusta a la necesidad- -debería servir para reconocer a la Abogacía el protagonismo que merece en este juicio y, en general, en la justicia penal. Es evidente que, con decenas de miles de abogados en ejercicio en toda España y con un régimen de acceso que hasta dentro de unos años no implantará filtros de calidad en la formación profesional de los licenciados que se incorporan a la Abogacía, los niveles del asesoramiento y la defensa letrada no siempre son aceptables. Pero no se trata de aplicar estos reproches al 11- M ni de auditar, caso a caso, la forma en que cada letrado de la defensa, y también de la acusación, está realizando su trabajo. Cabría hablar del don de la elocuencia (irregularmente repartido) de los modos de interrogar, de las estrategias defensivas... Se trata de dar a los abogados defensores- -los acusadores cumplen otro papel, no menos digno pero con diferente relevancia en todos los órdenes- -la cuota que les corresponde en el aseguramiento de las garantías constitucionales de este juicio y en rescatarlos de la hegemonía informativa otorgada al tribunal, al Ministerio Fiscal, a las acusaciones particulares y populares, y a las polémicas sobre explosivos, peritos, testigos y policías. Para averiguar la cantidad exacta de explosivos que se sustrajeron, los peritos hicieron un meticuloso estudio consistente en recrear la carga de los cartuchos de dinamita en las mochilas, tanto las adquiridas por los islamistas en el Carrefour de Avilés como las mochilas que dos de los procesados transportaron en un autobús de línea a Madrid. Del primer grupo son los 270 kilos que los islamistas bajaron a Madrid el último fin se semana de febrero. Del segundo, otros 42. Según la Fiscalía, el 1 de marzo de 2004 se recibieron en Mina Conchita 300 kilos de explosivo Ese mismo día, el encargado de la mina, el procesado Emilio Llano, había justificado documentalmente un gasto de 150 kilos. Los ajustes reflejados en el libro de control, teniendo en cuenta los 100 kilos de remanente que había del mes anterior mostraron un desajuste de 50 kilos Este error fue detectado después del 11- M por la Intervención de Armas de la Guardia Civil y cuando se le puso de manifiesto a Llano, éste lo justificó verbalmente asegurando que la voladura que se llevó a cabo el 1 de marzo fue de 200 kilos, en lugar de los 150 reseñados en el libro de control La sesión acabó bruscamente con la caída de un rayo que inutilizó los sistemas de grabación del juicio.