Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DEPORTES Liga de Campeones s Milán- Liverpool, la final MIÉRCOLES 23 s 5 s 2007 ABC El Liverpool carga contra la UEFA por el hotel, el campo y las entradas J. Á. ATENAS. El hotel Pentelikon está en el norte de la ciudad, en mitad de una rica zona residencial. Allí, en La Moraleja ateniense, la UEFA ha establecido el cuartel del Liverpool. Un establecimiento marcado con cinco estrellas, pero que no se ajusta a las comodidades del siglo XXI ni satisface las necesidades de un equipo de elite. Todo fue mal desde el principio. Cuando los jugadores accedieron a las habitaciones comprobaron el tamaño ridículo de las camas y del baño. Si intentabas dar la vuelta en la cama te caías. Nunca había visto nada igual comentaba Xabi Alonso. Lógicamente, el más sorprendido fue el gigantón Crouch. La broma de mal gusto pudo subsanarse horas más tarde y el hall del hotel fue un trasiego de sherpas ingleses después de la cena. Luego llegó el contratiempo del campo de entrenamiento. El concertado por la UEFA no era del agrado de Rafa Benítez porque tampoco reunía los requisitos del máximo evento futbolístico. Pese a tanto contratiempo, ni el técnico ni los jugadores se sintieron perturbados. Es más, incluso bromearon con las reducidas dimensiones de las salas del complejo hotelero para festejar el título. Más enojados estaban los dirigentes del club inglés que han negociado la recepción de las entradas para la final. No entienden cómo la UEFA se queda con un tercio de los billetes dejando tirados a miles de aficionados tanto del Liverpool como del Milán. Los teléfonos móviles de los ingleses no pararon de sonar a lo largo del día con el objetivo de satisfacer los compromisos del club. Entienden desde el Liverpool que los protagonistas de la final son los clubes y los jugadores y no comprenden el trato preferencial con que cuentan los presidentes de las distintas federaciones europeas, que vienen acompañados hasta Atenas de un importante séquito. El problema de los despachos se trasladará hasta la calle, donde la Policía se verá obligada a vigilar estrechamente a los más de 15.000 hinchas que llegarán sin entrada. Ayer no hubo disturbios importantes, pero sí varios detenidos. La última es que la UEFA ha limitado el número de medallas conmemorativas del triunfo, por lo que el club que gane no recibirá para toda la expedición. Pepe, en el nombre de Reina Miguel Reina, portero del Atlético de Madrid, perdió la final de la Copa de Europa hace 33 años por un gol de Schwarzenbeck en el último minuto. Hoy su hijo, portero del Liverpool, puede sacarle esa espina que aún duele POR J. ÁVILA ATENAS. Estadio Heysel de Bruselas, 15 de mayo de 1974. Prórroga, minuto 119. El Atlético de Madrid gana por 1- 0 al Bayern Múnich gracias a un gol de Luis Aragonés en un lanzamiento de falta. Los alemanes atacan a la desesperada, pero los rojiblancos están bien ordenados en defensa. Las fuerzas están al límite. No hay fisuras y todas las vías posibles permanecen cerradas a cal y canto. Sólo hay una posibilidad. Un remate lejano. Hans- Georg Schwarzenbeck lo intenta desde una distancia de treinta metros. El balón sale de la bota del alemán a una velocidad endiablada, raso y con dirección a uno de los rincones de la portería de Miguel. La estirada es inútil. El balón entra y Reina siente un dolor angustioso. Empate a uno y repetición del partido. Dos días más tarde, el Bayern arrasa al Atlético y Miguel encaja cuatros goles, dos de Hoeness y otros dos del Torpedo Muller. Treinta y tres años después el dolor persiste. Pero esta noche puede quedar mitigado en parte porque su hijo Pepe puede levantar la orejona con el Liverpool. ABC compartió el Pepe Reina, portero del Liverpool, en el entrenamiento de ayer en el Olímpico de Atenas viaje a Atenas con Miguel, quien a catorce mil pies de altura retrocedió unas cuantas décadas. Todavía me tiemblan las piernas cuando me preguntan por el gol del tío ese que tiene un nombre impronunciable. Ahora mismo, al recordarlo, noto como si me estuviese hundiendo en la hierba. Como en el partido. Lo teníamos controladísimo y ¡pum! Un disparo seco y abajo y gol. ¡Madre mía! Faltaban tan sólo treinta segundos. La sensación de frustración que se siente en ese momento no se puede describir con palabras. Llegamos al partido de desempate con los brazos caídos y perdimos. Fue una pena porque antes, cuando sólo jugaba la Copa de Europa el campeón de Liga, era mucho más REUTERS A golpes por las localidades Todavía me tiemblan las piernas cuando me preguntan por el gol. Ahora mismo, al recordarlo, noto como si me estuviese hundiendo en la hierba Si mi hijo gana la Copa me sacará una espina. Será como si la hubiese ganado yo. Ojalá tenga suerte y no haya que llegar a los penaltis El último español en llegar Álvaro Arbeloa Lateral derecho del Liverpool EL INFORME DEL TERESA HERRERA sta temporada he tenido la oportunidad de enfrentarme al Milán. Y ganamos 3- 1 en el Torneo Teresa Herrera, cuando yo todavía defendía los colores del Deportivo. Tengo el E informe del partido escrito con letra clara y guardado en un cajón, pero creo que servirá de poco en esta final. De aquel Milán a este Milán hay un mundo. Decía ayer que son los favoritos y lo mantengo. No ha cambiado nada en las horas previas al partido. Hemos estudiado al rival en todas sus vertientes y sabemos perfectamente que cuenta con jugadores desequilibrantes. Como Kaká. Un futbolista fantástico, completísimo, lleno de confianza y de credibilidad. Pero también cuenta con puntos débiles que me ahorraré para no dar información al enemigo. El trío Pirlo, Seedorf, Kaká es el motor del Milán. Y cuando carbura puede pasar por encima de cualquiera. Lo hizo con el Manchester, un equipo muy similar en cuanto al concepto. Admiro a Kaká como aficionado al fútbol y a Paolo Maldini como profesional. Lleva más de veinte años en la elite y todavía no ha tenido el reconocimiento del Balón de Oro. Una tragedia para la credibilidad del fútbol, un insulto a esta profesión. El mejor central de la historia sin el que llaman mejor premio. Lo tengo decidido. Paolo, aguanta un año más y obtendrás un buen doblete. El año próximo te deseo el Balón de Oro y tu quinta Champions Me huele que en esta edición se marcha para Liverpool. difícil alcanzar una final Miguel guarda el vídeo de la final en un lugar discreto de su casa. Lo he visto un par de veces más. Una con Pepe cuando era más pequeño. Y no vea la guasa que tiene el niño. Papá, te comes el gol me dijo un día. Intenté convencerle de la dificultad del disparo... sin éxito. Años más tarde le llamé después de un partido que había jugado con el Villarreal en La Romareda. Le dije a mi hijo Pepe, te comes el gol. Es la misma jugada de la final Entonces me reconoció el accidente Miguel es muy nervioso. Lleva un bote con tranquilizantes en el bolsillo del pantalón. Sólo ha visto un partido en Anfield. La vuelta con el PSV y porque el Liverpool había ganado en la ida 0- 3. No será una final sencilla. El Milán llega en su mejor momento de la temporada y Kaká y Seedorf están en un momento formidable Desde que ha llegado a Atenas no ha visto a Pepe ni lo tiene previsto en su agenda. El único contacto es a través del teléfono móvil. Si gana la Copa me sacará una espina. Será como si la hubiese ganado yo. Ojalá tenga suerte y no haya que llegar a los penaltis. Sabe muy bien qué hacer. Yo haré turismo para relajarme. ¿Sabe cuál fue la última vez que vine a Atenas? Con la selección española militar. Hicimos escala para ir a jugar un campeonato en Irak. El entrenador era el teniente coronel Villalaín y jugaban Rodri, Barrachina, Marcial, Tonono, Miguelito Pérez, Pirri... ¡Qué tiempos!