Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL RASTRO DE LOS MÓVILES MARTES 22 s 5 s 2007 ABC Germán Yanke Y AHORA, LOS MÓVILES... os procesados en huelga de hambre, como el asunto es engorroso y está visto que no va a servir para nada, abandonan el ayuno. El asunto ha quedado en una anécdota estrafalaria, una muestra de algunas de las actitudes de los acusados. Pero el juicio sigue adelante. Y sin sorpresas. No hay modo de desligar unos y otros testimonios de la pregunta de si este explosivo, aquel modo de viajar, este sistema de uso de los móviles, aquella caja encontrada en una inspección o cualquier otro detalle tiene algo que ver con los métodos o materiales utilizados por ETA. Es parte de la estrategia de algunas defensas, solas... o en compañía de otros. Pero ninguna prueba presentada en la Sala ni ninguna de las declaraciones de peritos o in- L vestigadores apunta en esa dirección. Ayer, los especialistas en desactivación de explosivos de la Policía explicaron que los temporizadores utilizados el 11- M no son el sistema habitual de ETA, que usa el control a distancia. Esto entre otras diferencias. Bien, van quedando atrás unas y otras de las sospechas enarboladas antes o después del comienzo del juicio y nadie aporta prueba alguna que cambie las cosas. Pero estos interesados fuegos artificiales no deberían hacernos olvidar una cuestión, ya bastante acreditada en la vista: que una masacre de esta naturaleza puede cometerla el terrorismo islamista con un volumen de recursos no muy elevado, procedente de la delincuencia y del tráfico de drogas, unos ciertos conocimientos técnicos y de telefonía y todo el bárbaro fanatismo del que hacen gala estas células locales. Un procedimiento habitual en otros lugares y con otros protagonistas de similar procedencia ideológica. Lo subrayo porque, así, constatamos que estamos ante un grave peligro, que debería ser considerado sin la distracción de otros fantasmas para poner en marcha las medidas preventivas necesarias. Dos peritos demuestran que las bombas se montaron en Morata Los ideólogos de la matanza, cercados por las pruebas procedentes de policías y jueces de Francia, Italia y Bélgica D. M. P. M. MADRID. Dos peritos, ingenieros de telecomunicaciones, no dejaron margen para la duda: los bombas se confeccionaron en Morata de Tajuña. Aportaron dos datos: los móviles utilizados para hacer estallar la dinamita se encendieron y se apagaron en esa zona. Es decir, los terroristas activaron los teléfonos en la infravivienda (lo recoge la BTS de Morata) y, antes de introducirlos en las mochilas, los apagaron (lo detecta la misma antena) pero con el despertador programado a las 7,40, hora en la que estallaron los artefactos. Y se sabe que los apagaron allí porque la red sólo guarda el último punto donde ha estado y en el caso de las siete tarjetas analizadas la localización que figura es Morata de Tajuña y no otra dijo uno de los peritos. Con los datos aportados, los dos ingenieros también ratificaron que el origen de la investigación sobre la autoría del 11- M fue el hallazgo de la mochila de Vallecas. Según un documento mostrado en la Sala, el 12 de marzo de 2004, tras la localización de esa bomba que tenía como activador un móvil, arrancaron las investigaciones sobre las tarjetas que luego llevaron al locutorio del islamista Jamal Zougam. También de teléfonos fue la prueba pericial expuesta por cinco policías que analizaron el tráfico de llamadas entre los procesados. La prueba fue especialmente beneficiosa para Fouad al Morabit, ya que los agentes no pudieron demostrar que el procesado fuera el propietario del móvil que recibió una llamada de El Tunecino el 13 de enero de 2004. Ayer también quedó de manifiesto que la Policía sustenta sus acusaciones contra los tres ideólogos en las investigaciones policiales y judiciales realizadas por Francia (sobre Hassan el Haski) Bélgica (Youssef Belhadj) e Italia (Rabei Osman) Así lo dijeron una inspectora de la UCIE y el comisario José Cabanillas. La defensa de Belhadj pidió a los dos peritos que explicaran en qué se basan para atribuir al marroquí la propiedad de dos tarjetas de móvil en los que figura el nombre de Abu Duhana apodo que se empleó para reivindicar la matanza. Los agentes respondieron que se trata de una información aportada por Bélgica. En el caso de Rabei, los policías citaron a la Digos para ratificar el mensaje de bienvenida a Italia que el 1 de febrero de 2004 recibió el móvil de El Egipcio Sobre El Haski, el comisario dijo que es controvertido decir si pertenece o no al GICM