Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES Campeonato del Mundo de motociclismo s Gran Premio de Francia LUNES 21 s 5 s 2007 ABC Jorge Lorenzo hace una fisura al motociclismo Dolorido e infiltrado por su lesión en un pie, apabulló para celebrar la cuarta victoria en cinco carreras TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN Cuatro victorias en cinco grandes premios de 250. Jorge Lorenzo vuela hacia la leyenda por encima de caídas espectaculares y de lesiones peligrosas. El viernes se rompió el dedo pequeño de su pie izquierdo. Cojeando, el sábado no tuvo reparo en conseguir otra pole más para su joven museo de éxitos. Y el domingo, infiltrado, con dolor, remató la faena con un triunfo supremo. El mallorquín provocó que el himno español, como sucedió en 2003, volviera a rayarse en Francia. A música rayada sonó su paseo casi militar. Salió en cabeza y al cabo de unas vueltas se vio superado por Dovizioso y De Angelis. Parecía que su dolencia en un pie le obligaría a conformarse con un podio. Craso error de los incrédulos. Sencillamente, como siempre, la Aprilia sufría con el depósito lleno de combustible y lo que hacía el campeón era no perder de vista a sus rivales, a la espera de que su moto pesara menos. Cuando gastó la mitad de gasolina, Giorgio apretó y en una demostración de enorme superioridad adelantó a Dovizioso y a De Angelis, camino del cajón más alto. Es insoportable. Como él reconoce con humor, a veces me miro al espejo y ni yo me gusto Eso piensan sus adversarios. Este chico no es un soberbio. Es soberbio, que es diferente. Probablemente habría sudado más si Bautista no se hubiera salido en una curva cuando también rodaba en el grupo de cabeza. Álvaro, que descendió a la vigésima plaza, ejecutó una excelente progresión y finalizó en la octava posición. La remontada majestuosa tenía otro protagonista: Tocado físicamente, que no hundido, sacó el manual de su maestría y derrotó a sus principales enemigos en el Mundial. Puso la máquina al máximo, ese tope que sólo él es capaz de aguantar, y conquistó otra tierra, Francia, en ese imperio del Lorenzo s land que se asemeja al de Napoleón, porque cada vez asume más territorios. Lesionado, dolido, confiaba tanto en su nueva lección de pilotaje que había preparado otra fiesta. Consumado el objetivo, se bajó en una curva y discutió con otro Lorenzo vestido como él, que intentó robarle la negra bandera de pirata. Era un amigo suyo. El Giorgio real echó a su doble y clavó su banderola para decir al mundo, desde la Francia imperial, quien es el emperador. Vive bajo el aura del campeón y, como tal, también disfrutó de la suerte de los líderes. En plena competición había chocado con Dovizioso y sacó los pies para evitar un accidente. Ambos continuaron en pista. Posee una seguridad que molesta. A los que no la tienen. Barberá y Simón entraron en cuarta y quinta posición, sin poder cazar a la cabeza. Porque el número uno, a sus veinte años, vuela por encima de la cilindrada. Los equipos se pelean para ficharle en MotoGP. Hasta cojo, como hiciera Doohan, pasea por el mundo su calidad. Es un pirata con clase. Palabra de campeón Jorge Lorenzo Vencedor en la carrera de 250 Me dolía el pie y he podido caerme con Dovizioso, pero recuperé mi ritmo; se lo dedico al equipo, que trabajó de madrugada para arreglar la moto que rompí el viernes Andrea Dovizioso Segundo en 250 Lorenzo me dio por detrás, me partió el freno trasero y eso me ha perjudicado; hice vuelta rápida en la última, me acerqué a él, pero fue imposible intentar adelantarle, no había sitio Lorenzo, en cabeza, clava la rodilla izquierda, superando su fisura de pie Vermeulen se estrena, Stoner se confirma, Dani mejora y Rossi sufre Vertiginoso, espeluznante, sensacional, inaudito. El Mundial de la categoría reina, otrora coto de unos privilegiados, se ha convertido en una ley de la selva sin reglas en la que cualquier valiente puede vencer, a rebufo de una igualdad mecánica y de unos errores técnicos que han roto con los viejos poderes establecidos. Le Mans vivió el primer gran premio de la historia con un cambio general de motos para pilotar una segunda máquina preparada con neumáticos de lluvia. Si Rossi se fugó cuando sólo caían unas gotas, la tromba posterior suscitó una revolución de la clasificación que derrotó al italiano y presentó un podio incalculable. El primero en pasar por la vicaría del box fue Edwards, quien constató que las gomas de agua no valían para la Yamaha, un aviso de lo que le sucedería a su jefe de equipo. Cuando todos los candidatos regresaron a la pista con montura nueva, comenzó una danza de accidentes en la que Valentino no se cayó, pero bailó con la más fea. Si Checa, Elías y Hayden rodaron por los suelos, el heptacampeón no pudo mantener su tercera posición y se vio desbordado por Stoner, por Pedrosa e incluso por Hofmann, mientras Vermeulen y Melandri, excelentes navegantes, se habían fugado en busca de otro himno que no fuera el español. El australiano Vermeulen hizo honor a la categoría acuática de su país y emuló al New Zealand de la Copa América con el primer éxito de su vida profesional. Stoner, el gran rival de Rossi y de Pedrosa, consolidó su mandato con el tercer puesto. Y Pedrosa, preocupado por su rendimiento, celebró su recuperación con una cuarta plaza, por delante de Valentino, que le hace presagiar mejores lluvias. Fonsi, debutante, era undécimo. Y todos confirmaron una verdad: Stoner es un seguro candidato al título. Había preparado la fiesta Los errores de Yamaha llueven sobre mojado Primero fue en las carreras en seco y ahora, bajo la lluvia. El equipo de Rossi y de Edwards no encuentra los neumáticos que les permitan aspirar a las victorias con regularidad. Si la Yamaha, en seco, destrozaba la goma y dejaba a Valentino sin opciones en las citas anteriores, en Le Mans, con agua, la moto se deslizaba como una máquina sin dirección. La escudería no encuentra carcasas que se adapten a la montura. Y mientras, Stoner se escapa. El New Zealand sobre moto Vermeulen y Melandri navegaron bajo el diluvio