Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 21 s 5 s 2007 ABC TEATRO El león en invierno Autor: James Goldman. Versión y dirección: Juan Carlos Pérez de la Fuente. Escenografía: Rafael Garrigós. Vestuario: Javier Artiñano. Iluminación: Satori. Intérpretes: Manuel Tejada, Alicia Sánchez, Enrique Arce, Miguel Ángel Varcárcel, Alberto Amarilla, Celia Freijeiro y Néstor Armas. Lugar: Centro Cultural de la Villa. Madrid. Les Luthiers celebran sus cuarenta años con un libro El quinteto argentino recibirá un homenaje en Buenos Aires el próximo agosto J. B. MADRID. El próximo 20 de septiembre se cumplirán cuarenta años del nacimiento de Les Luthiers. Para celebrarlo, el quinteto argentino prepara un intenso jubileo que se desarrollará en Buenos Aires entre el 15 de agosto y el 15 de septiembre, y que incluirá exposiciones, proyecciones, debates, conferencias, encuentros entre los devotos de la religión luthierana y un recital gratuito al aire libre, ante el edificio de la Facultad de Derecho de Buenos Aires va a ser el día- -asegura Daniel Rabinovich, uno de los miembros del quinteto- -en que acuda más gente a la Facultad Como prólogo a estas celebraciones, se ha publicado una reedición de Les Luthiers de la L a la S (Ediciones B) un libro escrito por Daniel Samper, biógrafo oficial del grupo, que vio la luz por vez primera en 1991. Se trata en realidad de un libro nuevo, ya que no sólo se ha actualizado la información- -Les Luthiers han estrenado desde entonces ocho espectáculos y han escrito cuarenta canciones nuevas- sino que se ha renovado material, se han reducido textos y se ha incluido información sobre los cholulos (fans) que se comunican a través de internet. En realidad- -explica Daniel Samper, periodista colombiano afincado en España desde 1986- -la mitad del libro es completamente nueva La obra recoge, además de una presentación de los cinco cómicos, una biografía de su compositor de cabecera, Johann Sebastian Mastropiero, un catálogo de los instrumentos informales (han usado treinta y cinco a lo largo de su historia) una discografía, una videografía y un listado de los espectáculos estrenados. Vodevil del poder JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Cualquier cinéfilo con memoria recordará el pulso que mantenían Katharine Hepburn y Peter O Toole (respectivamente Leonor de Aquitania y Enrique II Plantagenet) en la versión cinematográfica de esta obra de James Goldman (1927- 1998) que Anthony Harvey dirigió en 1968, antes de cumplirse dos años de su estreno en Broadway. Un pulso que escenificaba la fascinación mutua entre dos depredadores que muestran sus colmillos y garras mientras se lanzan arrumacos sin perder de vista la yugular del contrario. Y es que esta Leonor, que vivió entre 1122 y 1204, fue una señora de armas tomar: esposa de dos reyes (Luis VII de Francia y Enrique II de Inglaterra) y también madre de reyes, participó junto al primero en la Segunda Cruzada; tras ser anulada por el Papa esa unión, contrajo matrimonio con el heredero inglés, diez años más joven que ella y a quien dio tres hijas y cinco hijos. Parece que ambos cónyuges no le hicieron demasiados ascos al adulterio, y que ella se alió con tres de sus hijos en 1173 para derrocar a Enrique, que la mantuvo prisionera hasta 1189, año en que el monarca falleció. Conviene también subrayar en este apresurado digest histórico que, en su corte de Poitiers, Leonor fue mecenas de trovadores y propició el auge de la lírica del amor cortés. La obra de Goldman se sitúa en las Navidades de 1183, cuando Enrique II se reúne en el castillo de Chinon con Leonor y sus hijos Ricardo, Godofredo y Juan, para elegir a su sucesor. También están presentes el rey Felipe II de Francia y su hermana Alix, amante de Enrique y prometida de Juan. La acción está concebida como un turbador vodevil del poder, con alianzas secretas entre unos y otros, traiciones, vilezas, despechos, arrebatos y un heterodoxo laberinto de pasiones siempre con el trono como objetivo final. Una pieza tejida con formidables diálogos en los que resalta la ironía trufada de cinismo y un ligero estremecimiento de cariño con que se despachan Manuel Tejada y Celia Freijeiro, en una escena de la obra Enrique, el león que entra en el invierno de su vida y está preocupado por demostrar su autoridad y su vigor como rey, como amante y como padre, y Leonor, decidida a mantener su influencia política a través de sus hijos y un tanto insegura ya de sus armas de mujer. Juan Carlos Pérez de la Fuente dibuja certeramente esa maraña de ambiciones y afectos interesados en que se debaten los personajes, ese vodevil caníbal en el que todos los jugadores, salvo la descon- ABC certada Alix, parecen esconder un as y una daga envenenada en la manga. La escenografía de Garrigós y la iluminación de Satori son sobrias y eficaces; el vestuario de Artiñano, tantas veces acertado, resulta en esta ocasión algo ampuloso en los personajes masculinos. La interpretación es otra de las bazas de este estupendo montaje, encabezado por un soberbio Manuel Tejada en el papel de Enrique y una sensible y sabia Alicia Sánchez como Leonor. FLAMENCO Festival Tío Luis de la Juliana FLAMENCO Diego El Cigala Cante: Diego El Cigala. Guitarra: Diego del Morao. Piano: Jumitus- Percusión: Sabú. Contrabajo: Yesly Heredia Lugar: Teatro Albéniz Cantes, cantares y canciones M. R. R. Diego El Cigala ha encontrado un sendero para su trayectoria artística que le está dando muy buenos resultados, sobre todo en lo concerniente a popularidad y público. Y lo ha conseguido mediante la concentración en un mismo programa de cantes, cantares y can- ciones. Así, con tamaña mezcolanza de giros musicales, desarrolló un concierto variado y entretenido, un auténtico espectáculo. En lo correspondiente al cante, El Cigala dejó patente, desde los ayeos hasta los cierres de cada estilo, que conoce el género a fondo y con su rajo atrayente le injerta siempre jondura, ya sea en la toná, la soleá, el taranto o la bulería para escuchar. Y, como es lógico, convence a los cabales presentes. Cantes que alterna con cantares y canciones aflamencadas, entre las que sobresalen las versiones de Angelitos negros y Dos gardenias para ti Todo ello con un cuarteto musical de fuste, que se luce en todos los temas. En consecuencia, el respetable aplaudió con rotundidad y largamente. Cante: Manuela Laino, Carmen de la Jara, Manuel de Malena y Jesús El Almendro. Baile Miguel Téllez. Guitarra: Antonio Dovao, Pepe Maya, Juan Serrano y Antonio Carrión. Palmas: Reyes y Anabel Rivera Lugar: Auditorio del Colegio Mayor Universitario Isabel de España, Madrid Triunfo de los jóvenes valores MANUEL RÍOS RUIZ Madrid rinde homenaje al primer cantaor de nombre conocido, el jerezano Tío Luis de la Juliana, con un festival que ha alcanzado su novena convocatoria, bajo la organización del flamencólogo y escritor Angel Lacalle. Un festival planificado para recreo de la mejor afición y para dar paso a jóvenes valores del género. Unos nuevos intérpretes que, a lo largo de las tres sesiones anunciadas, demostraron sus cualidades y po- sibilidades futuras en su arte. En la primera, la cantaora Manuela Laino, con la guitarra de Antonio Dovao, puso de manifiesto su tendencia a la escuela marchenera, interpretando un amplio repertorio, en el que figuraron los estilos llamados de ida y vuelta, un tanto en desuso. En la segunda primanoche, el bailaor jerezano Miguel Téllez se apuntó un gran triunfo, especialmente por farruca y alegrías, arropado por el cante de sus paisanos Manuel de Malena y Jesús el Almendro y por las sonantas de Pepe Maya y Juan Serrano. La función de clausura tuvo por protagonista a la cantaora gaditana Carmen de la Jara, que interpretó con éxito un recital centrado estilísticamente en su comarca natal, la de Cádiz y los Puertos, con el esplendor de la guitarra de Antonio Carrión. Carmen recibió el anual premio Tío Luis el de la Juliana para destacar una consumada trayectoria o, igualmente, para significar la importancia de un nuevo artista, como ha sido en esta última edición, a la que ha asistido un buen número de cabales.