Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos LUNES 21- -5- -2007 ABC La actriz Sara Forestier REUTERS acudió así de reivindicativa al estreno de Cada uno su cine llermo del Toro y (esto es lo importante) interpretada por Belén Rueda, cuyas tribulaciones de madre angustiada en un caserón solitario son conmovedoras y le transmiten al espectador el calambrazo de un batiburrillo de miedo, pena, intriga, sofoco y eso... Película muy de género, subrayado éste por la cara de Geraldine Chaplin. También se proyectaba XXY pieza de extraordinaria complejidad emocional firmada por Lucía Puenzo (hija del también cineasta Luis Puenzo) protagonizada por un barbado Ricardo Darín, pero clavada por la joven Inés Efron, que interpreta ese personaje confuso sexual y espiritualmente que sugiere el título. Y la tercera, Yo de Rafa Cortés, película que llega aquí con el impulso de la Crítica Internacional, que la ha elegido como revelación del año, y que cuenta la historia de un hombre empeñado en que lo consideren inocente de algo que nadie le acusa; está protagonizada por Alex Brendemuhl, quien también es el guionista junto a Cortés. Y el cine español parece llamar a más cine español, pues hoy se proyecta en Una Cierta Mirada sección oficial, la película de Jaime Rosales La soledad cuyo expresivo y revelador cartel era ayer la portada de Le Filme Français una de las revistas que aquí se ven como si las hicieran en papel de Biblia. Más información en: http: www. festival- cannes. fr Foto de familia de los directores participantes en Cada uno su cine ayer en Cannes AFP Diga treinta y tres: una revisión médico sentimental de Cannes Cineastas del mundo le dedican su pequeño y sentido homenaje al Festival por su cumpleaños en la película Cada uno su cine E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL CANNES. Con el inequívoco título de Chacun son cinéma (Cada uno su cine) arrancó ayer la jornada de cine oficial, una película realizada por treinta y tres cineastas de fama mundial tras el encargo de Gilles Jacob, el presidente de esto, para celebrar como se merece el sesenta aniversario de su Festival. Treinta y tres peliculitas de apenas cinco minutos, o treinta y tres declaraciones de amor al cine, o al Festival de Cannes, o a todo y todos, incluidos su padre y su madre, como en el caso de Claude Lelouch. La impresión global de Cada uno su cine es buena, incluso muy buena, pues resulta entretenida, variada ¿qué si no? a veces divertida y otras muy seria, tal vez demasiado; pero, sobre todo, lo que sin duda puede resultar es una magnífica película de intriga, y para ello lo único que se precisa es caer en el juego de las adivinanzas. Explicación: Cada películita arranca con un título, pero el nombre del director no se revela hasta el final, y ello da pie al estimulante juego de acertar a quién pertenece. Por el estilo, por algún actor, por el asunto que trata, por el tono, los colores, la música... en fin. Y es el momento y el lugar de hablar bien de mí mismo: pocos se me escaparon. El inconfundible Wong Kar Wai y su paleta de colores y tramas. El refinado y cultivado Manoel de Oliveira con su guiño histórico con el Papa y Kruschev. El egocéntrico Nanni Moretti. El nostálgico Lelouch. Los intelectualmente desacomplejados Coen con una historieta de cine de arte y ensayo. El brillante Zhang Yimou, inconfundible en los rostros picaruelos de sus chiquillos y en el corazón de su cine. Tsai Ming Liang, textual, por cómo trinca el pitillo su protagonista. Ken Loach y el acento de sus personajes, el texto y el subtexto. Walter Salles, rítmico y chispeante, que puso la sala a aplaudir con su homenaje a Gil Jacob, que no es Giberto Gil. Aki Kaurismaki, la inexpresión, la soledad y la ingenuidad hablan por él. El enrevesado Atom Egoyan. El enrevesadísimo David Cronenberg, cuya cara es lo primero que se ve. La seriedad sobria y poética que precede a Angelopoulos, imbatible en tres o cuatro minutos y combatible en trescientos. La divertida broma de Kitano o de Polanski (sorprendente en su trocito Cine erótico Y unos absolutamente inesperados Abbas Kiarostami, prendado de Shakespeare y de los hermosísimos rostros femeninos y llorosos; el todavía más sorprendente Lars Von Trier con un corto espeluznante que protagoniza él mismo a martillazos, o el delicadísimo y chaplinesco Elia Suleiman, que arrancó aplausos como para hacerse un ramo. Algunas películas españolas Roman Polanski abandonó la rueda de prensa tras acusar a los periodistas de hacer preguntas vacías Aunque había una película a competición, la israelí Tehilim de Raphael Nadjari, la pasaremos de puntillas puesto que no ocasionó el menor impacto y trasladamos la crónica a otras secciones en las que se proyectaron algunas películas españolas. El orfanato de J. A. Bayona, producida por Gui-