Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo DOMINGO 20- -5- -2007 ABC CONGELACIÓN O VITRIFICACIÓN DE ÓVULOS Ovarios Ovario Óvulo Enfriamiento progresivo Enfriamiento inmediato Estimulación Durante diez días, la mujer es inyectada con hormonas que estimulan sus ovarios para que produzcan más de un óvulo, que es lo que normalmente producirían Recuperación A partir de un procedimiento externo, los especialistas retiran los óvulos de los ovarios femeninos por medio de una aguja que es introducida bajo anestesia total Congelación Vitrificación Almacenamiento Los óvulos son almacenados y conservados en nitrógeno líquido Calentamiento Cuando se necesita recuperar los óvulos, son extraídos del nitrógeno líquido, calentados lentamente y pasados por una serie de soluciones que lavan (eliminan) los restos químicos producidos en su congelación o vitrificación Se utilizan dos métodos. En el primero, los óvulos son introducidos en soluciones deshidratantes y posteriormente sometidos a una congelación suave y progresiva, a través de un sistema computerizado de almacenamiento en nitrógeno súper- enfriado. En el segundo método, llamado de vitrificación los óvulos son introducidos en altas concentraciones de soluciones similares, y después sumergidos de inmediato en nitrógeno líquido Fertilización e implantación Los óvulos supervivientes son fertilizados mediante inyecciones de espermatozoides y cultivados como embriones en placas de Petri. Los mejores embriones serán seleccionados para su transferencia o reimplantación en el útero femenino La esperanza es un óvulo congelado Estados Unidos duplica en dos años el número de clínicas que ofrecen servicios de congelación de óvulos para mujeres que no quieren que el paso del tiempo limite sus opciones de tener hijos propios. Se trata de una forma de poner freno al reloj biológico POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro de la tendencia a imponer toda clase de preferencias personales en la reproducción humana- -cuándo, cómo y hasta qué tipo de hijos se quiere tener- -Estados Unidos experimenta de un tiempo a esta parte una especie de boom para dar más tiempo al reloj biológico de las mujeres a través de la congelación de óvulos. De acuerdo a los más recientes datos, al menos 138 clínicas estadounidenses ofrecen estos servicios, cifra duplicada en cuestión de dos años. David Grainger, presidente de la patronal de los centros de fertilidad en Estados Unidos, explicaba recientemente al Washington Post que está a punto de inclinarse la balanza entre una tecnología que es cuasi- experimental y una que es empleada con bastante amplitud Una tendencia impulsada sobre todo por mujeres que se aproximan a los cuarenta, que no han tenido hijos todavía pero que no renuncian a formar una familia propia. Los defensores de este sofisticado y costoso atajo a la naturaleza presentan la congelación de óvulos como una forma de evitar la frustración de mujeres maduras con carreras profesionales que quieren tener descendencia pero a las que la biología no les acompaña con el paso de los años. Estableciendo incluso comparaciones con el efecto liberador que la píldora anticonceptiva tuvo en la década de los setenta para toda una generación de mujeres. Sin embargo, no todas las reacciones son positivas. Sin que falten advertencias sobre la necesidad de investigaciones adicionales para determinar la viabilidad de estos óvulos congelados y descartar la existencia de complicaciones a la hora de desarrollar embriones saludables. El historial científico disponible es relativamente limitado ya que la primera gestación a partir de óvulos congelados fue anunciada en Australia en 1986. Con solamente unos cuantos centenares de nacimientos logrados en todo el mundo. Junto a estas dudas, compartidas por la Asociación Americana de Medicina Reproductiva, también figura todo el debate sobre la conveniencia de retrasar la maternidad más allá de los cuarenta años. Cuestionándose si se está transformando un proceso tan natural como la gestación en una sofisticada y costosa aventura tecnológica. Además de las profundas cuestiones sociológicas que dificultan a las mujeres jóvenes el tener hijos y compatibilizar la vida laboral con la familiar. Aunque existe una larga experiencia en congelar y utilizar tanto esperma como embriones congelados, la preservación de óvulos ha sido una meta de la medicina reproductiva bastante más difícil de alcanzar. Pero según los defensores de estas técnicas, en buena parte desarrolladas para ayudar a mujeres sometidas a tratamientos esterilizantes contra el cáncer, en la actualidad una mujer puede tener más facilidad para quedarse embarazada con un óvulo congelado cuando tenía treinta años que con los producidos por ella misma a partir de los cuarenta. Como el resto de los servicios médicos en Estados Unidos, la congelación de óvulos no es precisamente barata, sobre todo hasta reunir los recomendados depósitos de entre veinte y treinta unidades. Un procedimiento de este tipo puede costar el equivalente de entre 6.600 y 11.000 euros, más gastos anuales de almacenamiento que pueden oscilar entre los 260 y los 370 euros. Pero a pesar de que estas inversiones se realizan como una especie de póliza de seguro, existen todavía pocos estudios para confirmar la existencia de resultados asegurados. (Pasa a la página 96) Con esta técnica entra en el debate la conveniencia de retrasar la maternidad más allá de los 40 años Un seguro de fertilidad entre los 35 y los 41 años N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Aún no es una opción frecuente en nuestro país. Pero las clínicas de reproducción asistida españolas cada vez reciben más consultas de mujeres mayores de 35 años que desean congelar sus óvulos para planificar su maternidad sin miedo al reloj biológico. A partir de esa edad, los ovarios empiezan a envejecer, aumenta el riesgo de tener un bebé con anomalías genéticas y la reserva de óvulos se reduce peligrosamente. En el Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) ya se han empezado a congelar óvulos de mujeres sanas sin problemas de fertilidad o sometidas a tratamientos como los del cáncer que pueden dejarlas estériles; lo hacen sólo por detener el tiempo hasta encontrar el momento para afrontar su maternidad. Un seguro de fertilidad que se ofrece a mujeres de 35 a 41 años. La congelación de óvulos es una realidad desde hace cinco años. Era fácil conservar en frío espermatozoides y embriones, pero las características especiales de los gametos femeninos hacían inviable su congelación sin que se dañaran en el proceso. Hasta que un científico japonés, el profesor Kuwayama, ideó un sistema (Cryo- Top) para extraer el líquido del óvulo y sustituir el agua del citoplasma del óvulo por un crioprotector, una sustancia que protege el material celular durante la congelación. El primer bebé que nació de un óvulo vitrificado vino al mundo en Japón en 2002. El segundo en Estados Unidos un año después, y el primer bebé europeo lo hará en Valencia este verano. El IVI ha sido el primero en adoptar esta técnica, aunque la clínica Cefer de Barcelona fue pionera en España en la congelación de óvulos. En Valencia ya hay más de 50 mujeres embarazadas con óvulos propios y donados, todos mediante vitrificación, con tasas de éxito similares a las de donación en fresco afirma Ana Cobo, responsable de la Unidad de Criobiología del IVI. Los estudios confirman que el material genético permanece intacto. ABC