Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 19 de Mayo de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.393. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Un corredor hacia España La firma de un acuerdo con Filipinas para el traslado de personas condenadas abre las puertas para que el español Francisco Larrañaga, liberado ya de la pena de muerte, pueda cumplir su condena en España LUIS AYLLÓN l calvario del español Francisco Larrañaga, nacido en Cebú (Filipinas) hace 29 años, de la unión de un pelotari vasco y una joven perteneciente a una acomodada familia filipina, comenzó después de que, el 16 de julio de 1997, las hermanas Marijoy y Jacqueline Chiong fueran secuestradas por un grupo de hombres que las sometieron a numerosas vejaciones, las violaron y después las asesinaron. La Policía no tuvo éxito en sus pesquisas y ocho meses más tarde, ante la presión popular, aceptó el testimonio de un delincuente común, hoy en paradero desconocido, que aseguró haber participado en el crimen junto a varios hijos de la elite de Cebú, entre ellos Larrañaga. La Policía aseguró que ese testimonio fue contrastado con los de numerosos testigos, que lo confirmaron. Sin embargo, los abogados del español presentaron, a su vez, hasta 15 testigos que afirmaron que la noche de los hechos, Larrañaga se encontraba en Manila, a 300 kilómetros de allí, donde estudiaba en la Escuela de Artes Culinarias. Entre los testigos se encontraban compañeros de clase, profesores e incluso el portero de su bloque de apartamentos, que aseguraron haberle visto o estado con él esa noche. La defensa presentó otras pruebas más, como un billete de avión, para demostrar que Larrañaga no estaba en Cebú, pero el juez no las aceptó y tampoco quiso hacer pruebas de ADN del semen encontrado en la ropa de una de las víctimas. Tras un juicio plagado de irregularidades, el español fue condenado primero a cadena perpetua y, más tarde a la pena de muerte. Los interminables y siniestros días de Francisco Larrañaga en el corredor DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany MADRID adrid es ella misma tres veces. Es la ciudad del humo y los clamores, donde nada se olvida. Son las tardes del Ritz un poco acartonadas, las lánguidas acacias de los blandos paseos, las tormentas de mayo, los salones de moda, las rosas del Retiro, los viejos palacetes, los cielos muy azules como un mar muy lejano, una vaga memoria de organillos huidos, la luz de Antonio López flotando en la Gran Vía, las torres inclinadas, los pueblos de chabolas, los magnolios cansados de tanta baronesa, lo antiguo y lo moderno, lo cruel y lo humano. Madrid, ciudad abierta al rencor y sus flores. Madrid, entre la espiga y la amapola. Madrid es donde rompen las fes y las vanguardias. Ya lo dice el proverbio, que de Madrid al cielo. Toda la calle es gente, gente de muchos sitios que vino aquí a poner su tenderete y se compró unos tiestos y un futuro con planos, se puso a tener hijos que llenaran Rockola, se puso a hacer historia entre Lhardy y Chicote, y aprendió a ser Europa los domingos con libros de la Cuesta de Moyano. A Madrid vino Lorca y conoció a Unamuno. A Madrid vino Goya y oscureció a Velázquez. A Madrid baja el agua de las nieves eternas y a Madrid sube el fuego de las noches fugaces. Mucha ciudad es ésta para que la gobierne un Miguel sin espada o un Sebastián sin dardos. Para guiñarle un ojo a la señá Cibeles o meterse en el túnel de una foto, primero hay que ser alguien. No basta con subirse a la yema de un dedo. Aquí hacemos un sayo de una capa. Aquí necesitamos alcaldes de una pieza. Iba a decir gallardos. Porque que somos gentes de aire propio, y nos importa un bledo la pulga del vecino o cómo le dé el opio una chulapa, lo saben en Madrid hasta los nardos. M E Larrañaga, en noviembre del pasado año, en la cárcel de Manila de la muerte de una cárcel de Filipinas quedaron atrás, desde que la pena capital fue abolida en ese país en junio del pasado año. Ahora, al español se le acaba de abrir otro pasillo muchos más agradable, que, en cuestión de meses puede conducirle a nuestro país. Ayer, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el embajador de Filipinas en Madrid, Joseph D. Bernardo y Medina suscribieron un acuerdo por el que presos españoles en el país asiático pueden cumplir su con- EFE dena en España y presos filipinos encarcelados aquí pueden hacerlo en Filipinas. El acuerdo debe aún ser ratificado por los parlamentos de los dos países y la esperanza es, como dijo Moratinos, que, gracias a ello, Paco Larrañaga pueda volver a España Tal vez, los buenos deseos de todos los que han luchado por liberarle de la ejecución, puedan verse cumplidos cuando a finales de este año o comienzos del siguiente visite nuestro país la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal. Los fines de semana a lo La revista más leída, cada domingo con al. com abc. xlseman