Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
19 5 07 SALUD Psiquiatría Conocer para prevenir Uno de cada dos europeos sufrirá un trastorno mental a lo largo de su vida. El abordaje integral que propone la Red de Enfermedades Mentales incluye la prevención por el conocimiento de los factores de riesgo TEXTO: PILAR QUIJADA studiar las enfermedades mentales desde una perspectiva global, que integre aspectos clínicos, sociales, psicológicos y neurobiológicos es uno de los objetivos de la recientemente creada Red de Enfermedades Mentales, Trastornos Afectivos y Psicóticos (REM- TAP) que coordina el doctor Celso Arango, jefe de Psiquiatría Adolescente del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. La Red está financiada por el Instituto de Salud Carlos III y reúne a 17 grupos de investigación clínica y básica (seis Universidades y nueve hospitales) de seis Comunidades. Entre otras patologías, se centran en la investigación de los trastornos mentales de mayor prevalencia, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión. Entre los objetivos de este ambicioso proyecto- -el primero de estas características en España- -destacan la búsqueda de nuevas dianas tarapéuticas, predecir qué pacientes van a responder mejor a la medicación y cuáles experimentarán efectos secundarios o lograr la prevención a través del E conocimiento de los factores de riesgo. Aunque sin duda el objetivo básico de la Red es que la investigación se pueda trasladar a la clínica y mejorar así el conocimiento que tenemos de las enfermedades mentales explica el doctor Arango. Un conocimiento que en los últimos años se ha incrementado gracias a las técnicas de neuroimagen que han hecho posible la visualización de las zonas que se activan cuando nos emocionamos, vemos una cara familiar o tenemos obsesiones. Las técnicas de neuroimagen han permitido comprobar, por ejemplo, que la psicoterapia induce cambios en el cerebro similares a los que producen algunos psicofármacos, como los antidepresivos y en concreto la fluoxetina explica Arango. Resalta este experto la importancia que tiene esta observación: Es muy interesante el hecho de que a través de la palabra, de las experiencias y vivencias estemos modelando el cerebro, que es plástico y está abierto a cambios. Esto explica por qué la genética aunque es el principal factor de riesgo de pade- Cinco millones de personas en nuestro país se enfrentarán a la depresión en algún momento de su vida. En 2020 será la segunda causa de incapacidad Las técnicas de neuroimagen muestran que la psicoterapia induce cambios en el cerebro similares a los que producen algunos fármacos antidepresivos como la fluoxetina cer un trastorno mental, no tenga la última palabra, porque la interacción con el medio ambiente en que vivimos también es importante Tan importante que puede influir no sólo en el desarrollo de una patología como la esquizofrenia (la padecen únicamente el 50 de los gemelos idénticos) sino también en su pronóstico: Aunque la incidencia y prevalencia es igual en todo el mundo, quienes padecen esta enfermedad en la India tienen- -paradójicamente- -mucho mejor pronóstico que en Estados Unidos, porque las demandas de la sociedad son distintas en ambos países. En India, están integrados en la familia y no se les culpabiliza de que no sean productivos. En cambio, en Estados Unidos tienen mayor probabilidad de sufrir una deri- Trastornos mentales y conductas adictivas Como patología dual se conoce a la concurrencia de una conducta adictiva y un trastorno mental. Algo frecuente, explica el psiquiatra Néstor Szerman, presidente de la Asociación Española de Patología Dual (AEPD) Las cifras hablan: el 54 por ciento de las personas con trastorno bipolar, el 47 por ciento de las personas con esquizofrenia o el 40 por ciento de quienes han padecido un trastorno depresivo mayor tienen o han tenido un problema de abuso de sustancias (alcohol y otras drogas) a lo largo de su vida. Esta dualidad genera una nueva entidad clínica infravalorada y poco tratada aclara Szerman, al tiempo que destaca la importancia de tratar ambas manifestaciones de forma conjunta y no en redes asistenciales separadas como ocurre actualmente. Cuando se tratan conjuntamente, explica, el pronóstico es mejor. Si la conducta adictiva lleva al trastorno mental o viceversa es algo que aún no está claro. Aunque sí se conoce la relación entre un mayor riesgo de esquizofrenia y el consumo de cannabis en adolescentes.