Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 S 6 LOS SÁBADOS DE SUBASTAS De parte de la Reina María Cristina TEXTO: CARMEN FUENTES PRUDENCIO MATEOS l coleccionista está de suerte, y más si busca joyas royal En España no ha sido muy frecuente la salida de joyas de la Familia Real, a diferencia de Londres y Ginebra, donde unos han vendido lo que otros han recomprado para que todo quedase en casa. Véanse algunas tiaras que lucen la Reina y las Infantas de España, adquiridas a título personal por el Rey en las subastas. La madrileña sala Segre saca el 22 y 23 de este mes tres piezas de la Reina María Cristina, lo que no deja de llamar la atención. Se desprende de ellas una señora con familia en Brasil, que las compró hace unos diez años a un heredero directo de la Soberana. Las joyas vienen con el certificado de la venta y en él se incluyen comentarios sobre las piezas, que figuran en el testamento que María Cristina hizo en favor de sus hijas, Isabel II y la Infanta María E La caja de Fabergé es la estrella del lote. Un trabajo de la casa rusa, de gran valor material Fernanda de Borbón. La pieza más valiosa y atractiva del lote es una caja de Fabergé (24.000 euros de salida) Se trata de una exquisita caja circular de oro rosa de 18 kilates, esmalte guilloché traslúcido azul y blanco, con motivos superpuestos en oro amarillo y diamantes engastados en plata y piedras preciosas. La tapa lleva el águila bicéfala imperial rusa, co- mo regalo que fue del Zar, cuajada de diamantes, y cabujón de rubí. La orla es de brillantes; los roleos, de oro amarillo, y el marco exterior de laureas, también de diamantes rosas. La trabajó Henrik Wingström, maestro orfebre de Fabergé entre 1903 y 1917 y mide 7 cms por 2,6 de alto. El abanico sale por 7.000 euros. Es una coqueta pieza, en ámbar y encaje de Bruselas, con decoración en oro amarillo y piedras preciosas. Procede de la joyería portuguesa Leitao. La pieza se guarda todavía en su estuche original, algo deteriorado. La tercera joya es un alfiler pectoral, con placa central de marfil grabado en el anverso y reverso con retrato de la familia real y las fechas 1894- 1919. Lleva diamantes, rubíes y zafiros. En el centro, una esmeralda de cinco quilates y, colgando, una enorme perla de peculiar forma. El alfiler, de una gran belleza, sale a la venta en 18.000 euros. Abanico de ejecución delicada y con el añadido de su poder evocador y nostálgico. En el alfiler destacan la esmeralda y la perla de forma irregular