Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA SÁBADO 19 s 5 s 2007 ABC El atracador solitario reaparece en Toro y hiere a un empleado de banco Como hizo en Lugo el año pasado, disparó contra el empleado porque logró poco botín P. MUÑOZ MADRID. El atracador solitario el delincuente común más buscado de España que ya ha matado a dos guardias civiles en Navarra y a un policía local en Castellón, reapareció ayer en Toro (Zamora) donde hirió al cajero del banco que asaltó, enfadado por el poco dinero que había logrado, unos 6.000 euros. Ya el año pasado, el 20 de abril, había actuado de esta forma en otro golpe en una sucursal de Caixa Galicia en Sarria (Lugo) Si no me das más dinero te pego un tiro dijo ayer al empleado instantes antes de dispararle a las piernas. Los hechos ocurrieron sobre las dos menos diez de la tarde en una oficina de la Caja Rural de la calle Corredera, muy pocos minutos antes de que cerrara sus puertas. En la oficina había cuatro empleados y tres o cuatro clientes cuando entró un hombre de complexión fuerte vestido con una gabardina, con perilla y peluca, gafas y de 1,70 o 1,75 metros de estatura. En un par de minutos- fue visto y no visto aseguran los testigos- había logrado unos 6.000 euros, disparado al cajero y huido. Policías locales de Toro salieron tras él pero una vez más logró escapar, probablemente a bordo de un vehículo que tenía aparcado en las inmediaciones. La Guardia Civil instaló en pocos minutos controles en las carreteras, se utilizaron incluso medios aéreos, pero sin resultado. El criminal más buscado de España lograba eludir el cerco por enésima vez. Imagen del delincuente DGCC Coincide el modus operandi Un equipo de la UCO de la Guardia Civil viajó a Toro para investigar lo sucedido y comprobar al cien por cien que se trata del atracador solitario Coincide el modus operandi y la descripción, pero hay que terminar las indagaciones. Quizá la cámara de seguridad lo pueda confirmar, pero muchas veces las imágenes son muy malas dicen fuentes de la investigación. Es importante determinar el calibre de la munición disparada; normalmente, el asesino usa un revólver del 45. Ayer, los investigadores intentaban buscar huellas, pero hasta ahora El Solitario jamás ha dejado una. Es frío, maneja a la perfección las armas, tiene calculados los tiempos de respuesta policial, las medidas de seguridad del banco, conoce el terreno y tiene estudiadas las vías de fuga... Tiene todo previsto, no actúa sin estar seguro del éxito, prefiere una huida a tiempo que un botín suculento. Y cada golpe- -ya lleva una treintena- -le reafirma en que su modus operandi es el mejor de los posibles. El rastro de este asesino se había perdido en Madrid, donde desde agosto del pasado año hasta febrero último había perpetrado tres asaltos, dos de ellos, por primera vez, en demarcación de la Policía. La Guardia Civil sigue volcada en el caso. Tarde o temprano caerá. Pero hasta que eso se produzca, la espina sigue clavada en las Fuerzas de Seguridad.