Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ELECCIONES 27 M ESPAÑA LA OTRA CAMPAÑA SÁBADO 19 s 5 s 2007 ABC CAMPO DE AGRAMANTE Joaquín Leguina- -Diputado del PSOE por Madrid Esteban González Pons- -Consejero del Gobierno valenciano LA VIRGINIDAD EL MONOPOLIO DE SEGÚN CREEMOS EL SIGLO XX Y YO Se ha puesto de moda llamar izquierda abertzale a lo que siempre fue el entorno o la base de ETA Lo mejor y más seguro en el urbanismo es que el valor del suelo no tenga que ver con un lápiz recalificador na de las armas terroristas que más daño ha producido a los españoles es el lenguaje. Nuestra mala conciencia histórica parece habernos hecho aceptar que lo progresista, lo correcto y lo guay es simpatizar siempre con la causa de todos los grupos revolucionarios del planeta y, como no se puede compartir su método sanguinario, adoptar al menos su estética y su jerga. Ahora, se ha puesto de moda llamar izquierda abertzale a lo que siempre fue el entorno o la base de ETA: el caldo de cultivo del terrorismo, para ser más exactos. Dicen los lingüistas que las palabras nos condicionan el pensamiento, que lo que no tiene nombre no puede concebirse y que los sustantivos que usamos para hablar acaban convirtiéndose en nuestras ideas. Y debe ser cierto ya que, a fuerza de llamar izquierda abertzale a Batasuna, el fiscal general del Estado ha terminado por En el triste asunto de la corrupción nadie está libre de tener alguna manzana podrida en el propio cesto omo era de esperar, durante esta campaña ha surgido el tema de la corrupción en forma de arma arrojadiza contra el otro. Como si los nuestros detentaran el monopolio de la virginidad, sin tener en cuenta que en este triste asunto nadie está libre de tener alguna manzana podrida en el propio cesto. Se necesitarían, pues, menos denuncias y más propuestas capaces de poner coto a este cáncer. Si el cambio de una raya sobre el plano en un plan de urbanismo- -que califica de urbanizable un suelo rústico- -multiplica por cinco mil el valor de ese suelo, a nadie le puede extrañar que haya presiones para que se recalifique suelo; tampoco ha de extrañar que alguien esté dispuesto a compartir el gordo dándole una comisión a quien mueve el bombo de los premios. No todos los premios están C trucados, pero trampas haylas y por eso sería de agradecer que los que mueven el bombo de los premios urbanísticos estén por encima de toda sospecha. Parece necesario, por lo tanto, objetivar a toda costa las decisiones y no sólo en el urbanismo, aunque con ello se reduzcan las sacrosantas competencias municipales y autonómicas. Empero, tengo para mí que lo mejor y más seguro en el urbanismo es que no haya premios, es decir, que el valor del suelo no tenga que ver con ningún lápiz recalificador. Que se valore el suelo según el principio ricardiano y que las plusvalías que se derivan de las recalificaciones estén tasadas, tal como señala el artículo 47 de la Constitución: Para impedir la especulación... la comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística U Se olvida Pumpido de que, moralmente, la existencia de demanda no puede justificar una oferta electoral creer que son dos cosas diferentes. Y lo que es peor, que merecen un tratamiento jurídico diferenciado. ¡Gol para la ETA! Según Conde- Pumpido no podemos dejar sin partido al que votar a la izquierda abertzale o sea a los que votaban a Batasuna y que quieren seguir votando lo mismo pero con otro título. Según este fiscal, al que no le preocupan quienes por miedo no pueden votar libremente, les estamos privando de su derecho a participar. Se olvida Pumpido de que moralmente la existencia de demanda no puede justificar una oferta electoral, salvo que aceptemos que los 13.745.800 votos de Hitler en el 32 legitimaron la existencia del partido nazi y lo hicieron obligatorio en el escaparate electoral. Que alguien esté dispuesto a votar un partido racista o de maltratadores de mujeres no significa que debamos facilitarle que lo haga. O eso pensamos el pobre Siglo XX y yo. No me preocupa que se caiga la Sagrada Familia por el AVE Antoni Gaudí s Número 21 en la lista de CiU en Reus (Tarragona) POR MARÍA JESÚS CAÑIZARES FOTO: ABC REUS. Desde que decidió formar parte de la lista de CiU en la ciudad de Reus (Tarragona) la vida de Antoni Gaudí Moltó se ha convertido en una vorágine. Y sólo le faltaba eso, porque este ingeniero de 36 años, biznieto de un primo del universal arquitecto modernista, trabaja de noche en la planta petroquímica de Tarragona, duerme de día y le queda la tarde para dedicarse a la política, a los periodistas y a su pareja. No es fácil reconoce. Pero se sentía obligado a hacer algo por su ciudad, donde también nació su ilustre antepasado y que según dice, sufre desde hace años el caciquismo de los socialistas. -Porque creo que el cabeza de lista, Carles Pellicer, se lo ha ganado y es el más coherente. Soy el número 21 y, por tanto, es muy difícil que sea elegido concejal. Pero creo que debía apoyarle porque es el único que se ha preocupado por visitar los barrios y hablar con la gente. Además, es el único que ha prometido bajar los impuestos. Hay que acabar con el caciquismo de los socialistas, que llevan instalados en el poder municipal desde hace muchos años. Si para eso hay que hacer un pacto entre CiU y PP pues es, tupendo. ¿Qué soluciones pide para su ciudad? ¿Está al corriente de la polémica del trazado del AVE por la zona -Que el Ayuntamiento, que tiene una gran deuda, administre mejor el dinero público y no sea tan prepotente. El alcalde actual, Lluís Miquel Pérez, gobierna de espaldas al pueblo. Los proyectos urbanísticos se hacen sin consultar a los vecinos o a los comerciantes. La gente mayor necesita más servicios. de la Sagrada Familia de Barcelona? -Veo que el Ayuntamiento de Barcelona también actúa con prepotencia, sin pensar en los vecinos. No escucha. No me preocupa que se caiga la Sagrada Familia, pues se puede construir otra. Me preocupa más lo que pueda afectar a los vecinos, los ruidos, las vibraciones, accidentes... EL PESO DEL APELLIDO Descendiente del genial arquitecto modernista, este ingeniero de 36 años quiere acabar con el caciquismo de los socialistas s Hago campaña sólo cuando puedo porque soy un mileurista que trabaja de noche asegura Una vez quise cambiar el nombre con un compañero llamado Francisco Franco para dar más miedo CONTRA EL PSC -Es un proyecto que estaba paralizado, pero que con motivo de las elecciones han relanzado. Dicen que con ello aumentará el turismo, pero eso no es verdad. ¿Acaso creen que vendrán japoneses? ¿Qué opina del espacio cultural Capsa Gaudí que ha impulsado el Ayuntamiento de Reus? ¿Hace campaña? ¿Por qué eligió formar parte de la lista de CiU? -Sólo cuando puedo. Soy un mileurista que trabaja de noche y me cuesta mucho llegar a fin de mes, mientras que veo que la mayoría de los políticos ven el país sentados en su sillón. Si para acabar con el caciquismo socialista en Reus hay que hacer un pacto entre CiU y PP, pues estupendo -Pues sí, desde pequeño me hacían bromas pesadas. Tenía un compañero que se llamaba Francisco Franco y una vez le propuse cambiar el nombre porque, así, al menos daría miedo. ¿Pesa el apellido? -Entre el trabajo y la política, ¿a qué dedica el poco tiempo libre que le queda? -A pasear en moto y desfogarme. También me gusta mucho ir al cine o acudir a un concierto de rock.