Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ELECCIONES 27 M ESPAÑA SEBASTIÁN CRISPA LA CAMPAÑA SÁBADO 19 s 5 s 2007 ABC Socialistas históricos ya advirtieron que la apuesta de Zapatero en Madrid les traería problemas El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ayer en el mitin de Palma de Mallorca EFE ha molestado a los socialistas madrileños. En general, reniegan por completo de la campaña que está llevando a cabo en Madrid al margen del PSM. Recuerdan que no ha tenido nunca una mínima colaboración con el partido en Madrid, ni siquiera tiene su despacho en la sede regional, y ven claro que cuando pierda las elecciones (lo dan por hecho) se irá por donde ha venido. Eso sí, están convencidos de que en unos meses tendrá su premio y Rodríguez Zapatero contará con él en las elecciones generales. La relación entre Sebastián y el PSM no es que sea mala, es que no existe: Y cuando se vaya, ¿quién se quedará en el Ayuntamiento trabajando duro? Los que realmente son del partido En el PSM están hartos, y se nota, de las aves de paso que llegan a Madrid al margen de la organización, y que cuando se pegan de bruces con los resultados en las urnas, se marchan de nuevo, normalmente a un buen puesto como pago por sus servicios. Ya ocurrió en 2003, cuando tuvieron que aceptar otra de las apuestas de Zapatero, Trinidad Jiménez, una candidata desconocida entonces en Madrid, que apenas sabía cómo era la capital. Zapatero quería echar un pulso al entonces presidente, José María Aznar, en una de las plazas fuertes del PP. Y lo perdió. Los madrileños, que son muy abiertos, pero no tontos, no tragaron con una candidata ajena por completo a la ciudad, y Gallardón se merendó al PSOE. Pero Zapatero cogió el gusto a las apuestas personales en Madrid, donde hasta ahora el PSOE regional no abría la boca y se contentaba con mantener a uno de la casa, Rafael Simancas, como candidato a la Comunidad. No vamos a consentir algo parecido en el futuro. Los candidatos de Madrid los elegiremos en Madrid aseguran en el PSM. La opción de Miguel Sebastián lleva peor camino todavía que la de Trinidad Jiménez, con una diferencia: Trini no se ganó la confianza de los madrileños, pero sí su simpatía y cariño. Sebastián no podrá decir lo mismo. Que pregunte por la calle y verá, dicen en el PSM. Más información sobre la campaña electoral en: www. abc. es El PSM reniega de Sebastián Las críticas a Sebastián se multiplican en el Partido Socialista de Madrid. Zapatero, el muñidor, también es blanco de las iras. Sólo la cercanía de las elecciones impide que estalle una crisis interna POR MARIANO CALLEJA MAHÓN. Dos históricos del socialismo madrileño, Joaquín Leguina y Juan Barranco, ya advirtieron en su día que la apuesta de Zapatero por Miguel Sebastián para competir con Alberto Ruiz- Gallardón por la Alcaldía de Madrid traería problemas al PSOE. Madrid no se gana con aves de paso afirmó el ex alcalde madrileño. Tenemos el enemigo en casa apuntó Leguina, quien advirtió al secretario general de los socialistas madrileños, Rafael Simancas, que las ideas que defiende Sebastián no eran las de ellos, de la izquierda de siempre. Por sus opas los conoceréis comentó el ex presidente de la Comunidad de Madrid. Hoy, las críticas al asesor económico de Zapatero son generales en el Partido Socialista de Madrid (PSM) No hay más que rascar un poco en el partido para que surja un profundo malestar por la campaña que está realizando Sebastián. Pero las críticas en sordina se dirigen también por elevación a la Moncloa, donde se diseñó de espaldas al partido lo que se prevé un desastre electoral inédito en la capital. La distancia entre el pupilo de Zapatero y los socialistas de Madrid se ha hecho insalvable tras el ataque personal que hizo contra Gallardón. Ése no es y no ha sido nunca el estilo de la izquierda para hacer política. No nos podemos identificar con ello comentan en el PSM. La pregunta de Sebastián a Gallardón sobre su relación con la abogada Montserrat Corulla, implicada en el caso Malaya mientras mostraba a las cámaras la fotografía de la mujer, no ha gustado nada en el PSM, según las fuentes consultadas, que ven un pésimo gusto en la estrategia del ex jefe de la oficina económica de Zapatero. Contra el alcalde de Madrid, dijeron, se pueden utilizar muchos argumentos, hay una lista muy larga de críticas que se le pueden hacer por su gestión en la ciudad pero no entrar en el terreno personal Ése no es nuestro modo de hacer política, no podemos compartirlo. Aunque los independientes sabrán... subrayaron, en alusión a la condición de Sebastián, que no es militante del Partido Socialista. Incluso Simancas se desmarcó en un primer momento de Sebastián al decir que no quería entrar en los enredos de los políticos El golpe bajo de Sebastián a Gallardón no es lo único que No tragar candidatura ajena Charo Zarzalejos CAMPAÑA Y REALIDAD S entir el calor de los propios es un acicate para sudar la camiseta que dice Rodríguez Zapatero. Los mítines, actos de liturgia para los convencidos, introducen a sus protagonistas en una especie de burbuja, sobre todo si quien lo protagoniza es gente del Gobierno. De ahí que Rodríguez Zapatero elija- -al igual que Rajoy- -con premeditación los asuntos a tratar. Ahora estamos con el urbanismo, uno, y con los guiños a CiU, otro. En el PP, están muy al loro de la actitud de los socios del PSOE. Creen que, a nada que flaqueen, hay generales de inmediato y, en el PSOE, haciendo cuentas porque para obtener nuevas plazas no sólo tienen que subir mucho ellos sino que no pueden flaquear sus necesarias ayudas. Hacen cuentas en casi todos los sitios. En Madrid ya no. Y ¡ojo ¡con Madrid porque la otrora fuerte FSM está como una olla a presión. Cuidado porque del error de Miguel Sebastián no tiene la culpa Pepe Blanco. En los mítines esta trastienda no aparece. Tampoco aparecen algunas quinielas que ya funcionan en Génova, ni se comentan las llamadas de ida y vuelta que proliferan, pese a la campaña, en los últimos días. El calculo popular es que si aflora el sentimiento de descontento que hay con el Gobierno, nuestros resultados van para arriba Pero no cantan victoria. Lo que si saben es que, ocurra lo que ocurra, el tiempo de descuento para Zapatero ha comenzado Esto que no aparece en los mítines forma parte de la realidad. Siempre tozuda y, a veces tortuosa, como, por ejemplo en el País Vasco.